Zen Timientos 

Nada era igual a esta hora

El tiempo retrocedía sin descanso

Los relojes devoraban sus manecillas

Y amanecía cada cinco minutos

songorocosongo@icloud.com