Cinco obras de teatro

 

 

 

 



 

 

 

 

Mario Lamo Jiménez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cinco obras de teatro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


ÍNDICE

INMIGRANTE AL INVIERNO..............................................................................9

BANDOLEROS DEL FUTURO............................................................................ 49

HÉROES SIN GUERRA………………………………………………………………………………………………… 105

LA PIÑATA MÁS GRANDE  DEL MUNDO............................................................160

MEDIA HORA DE AMOR................................................................................ 191

 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INMIGRANTE AL INVIERNO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PERSONAJES

 

(Por orden de aparición)

 

VIRONCHO CASASBUENAS: Rebuscador que hace fila cada mañana frente a la embajada de los EE. UU. para vender su puesto y artículos de tocador

 

LOCO: Circula por las calles declamando poemas

 

VOCEADOR: Aparece en la primera escena vendiendo prensa

 

FLORINDO: Un gay folclórico que piensa emigrar a los EE. UU.

 

ESNEIDA: Mujer joven, usa muletas, conocedora natural del ser humano, hace cola en la embajada por su hermano

 

JOSÉ MARÍA REBOLLO (PEPE): Trabaja para agencias de turismo y va a la embajada a llevar y traer pasaportes

 

BERNARDO: Residenciado en los EE. UU., acude con su esposa a la embajada para sacarle la visa

 

MARÍA CLAUDIA: Esposa de Bernardo

 

ALFONSO: Hermano de Esneida, quiere migrar a los EE. UU.

 

AGENTE DE POLICÍA: Encargado de la vigilancia en la embajada

 

MR. LIPS: Funcionario de la embajada

 

DOÑA VITALIA DE PEREZ : Anciana un poco sorda que viene a pedir visa

 

HENRY: Compañero de Florindo

 

GIOVANA: Secretaria de la embajada

 

LIMPIADOR DE VENTANAS: Limpia las ventanas de la sala de espera

 

UNA PAREJA GRINGA: Viene a la embajada con un niño colombiano adoptado


PRIMERA PARTE

 

ESCENARIO COMPLETAMENTE A OSCURAS, SE ESCUCHA UNA CANCIÓN

 

Al nacer, cómo me acuerdo, sólo merecí

Media alma, media luz, medio alarido,

Media leche, media cama.

Fui un niño de pelo en pecho, un niño de

Rompe y rasga, el terror de los turpiales y

el coco de las muchachas.

Fui con Daniel, el Hachero su más leal

Camarada, su consejero, su doble, su

Brazo fuerte y su hacha.

Varón simple, sin relieve, especie de honrosa

Plaga, elegante espantapájaros con el

Pecho al sol y al agua. (1)

 

LAS LUCES ESTABAN BAJAS, EN EL PRIMER PLANO UNA GRAN REJA, EN UN SEGUNDO PLANO LA FACHADA DE UN EDIFICIO CON UN ESCUDO REDONDO QUE DICE "U. S. EMBASSY", ABAJO UN ÁGUILA DE LARGO PICO, AL LADO LA BANDERA NORTEAMERICANA. VIRONCHO EN ESCENA DUERME EN UN BANQUITO, TIENE RUANA Y UN MALETÍN DE VENDEDOR AMBULANTE. AL FRENTE SE VE UNA CALLE POR LA QUE CIRCULA UN LOCO MADRUGADOR.

 

LOCO:

Juego mi vida

Cambio mi vida

De todos modos la llevo perdida. (2)

Me creyeron loco cuando les dije que esto iba a acabar mal. ¡¡¡Qué frío tan verraco!!!

 

SACA DE UN COSTAL UN CEPILLO DE LIMPIAR LA TAZA DEL BAÑO, SE PEINA CUIDADOSAMENTE. GRITA Voten por mí que yo sí les limpio el cerebro de piojos. RECITA:

 

Soy un billete sin curso

Sorda moneda cansada,

Soy un muerto con licencia

Para dormir en mi casa.

Mañana será otro día

Y el ayer será mañana,

Más ginebra compañero

Que aquí no ha pasado nada. SALE DE ESCENA. (3)

 

SE ESCUCHA A UN VOCEADOR DE PERIÓDICOS, ENTRA ARRASTRANDO UN CARRITO DE BALINERAS.

 

VOCEADOR:

Tiempo, Espectador, República, Siglo. PARA EL CARRITO, SE ORINA

FRENTE A LA EMBAJADA. Alternativa, Tiempo…        SALE.

 

SUBEN LAS LUCES, SE EMPIEZAN A ESCUCHAR RUIDOS CALLEJEROS LOS CUALES IRAN AUMENTANDO A LO LARGO DE TODA LA ESCENA. DE IZQUIERDA A DERECHA DEL ESCENARIO PASA UN HOMBRE QUE VA A TRABAJAR EN BICICLETA. DE DERECHA A IZQUIERDA PASA UN HOMBRE ARRASTRANDO UN CARRITO DE RECICLAJE.

 

ENTRA EN ESCENA FLORINDO MARTINEZ, VESTIDO DE PANTALÓN FORRADO, GAFAS OSCURAS Y CAMISA ABIERTA

 

FLORINDO:

Hoy si fui perro y me vine temprano, porque es que al perro no se le hacen dos veces. SE FROTA LAS MANOS. Y cómo que si fui el primero. REPARA EN EL BULTO SENTADO EN EL BUTACO, LO OJEA, SACA DE LA CARTERA UN ESPEJITO Y SE RETOCA LA CARA.

 

CANTA: Solo tú amada amante, das la vida en un instante sin pedir ningún favor.

 

DESPIERTA VIRONCHO, QUIEN LO MIRA, FLORINDO LE SONRÍE Y CONTINUA TARAREANDO.

 

 

 

FLORINDO:

Yo estaba seguro que hoy nadie se me adelantaba, pero decime la verdad, ¿vos fue que dormiste en esa banquita? ¡Cómo estarás de adolorido! SE TOCA EL TRASERO.

 

VIRONCHO:

Vironcho Casasbuenas para servirle, farmaceuta y cosmetólogo a su servicio. ¿El caballero tiene nombre?

 

FLORINDO:

Cómo no voy a tener, Florindo, un amigo. LE TIENDE LA MANO.

 

VIRONCHO:

Puro nombre de desodorante. Ya que estamos hablando de Higiene... VA AL MALETÍN ¿Al caballero no le interesaría comprarse un talco o una locioncita?... ¿Bueno, no le interesa un quitaesmalte?

 

FLORINDO:

Mire vea, por qué no hablamos de algo más estimulante, lo que más me choca es la superficialidad de la gente, decime por ejemplo, ¿vos por que te vas para los Unites?

 

VIRONCHO:

¿Quién dijo que yo me quería ir? Lo que pasa es que aquí mato dos pájaros de un mismo tiro, por un lado le ofrezco al público estos afamados productos, y cuando abren, como estoy de primero, le vendo el puesto a los que llegan tarde.

 

FLORINDO:

Vos solo venís a hacer turismo a la puerta de la embajada, porque yo sí me voy. CANTA. Porque me voy en un jet y no sé cuando volveré, ¡oh baby I hate to go!

 

VIRONCHO:

Está bien que se exporten flores, pero que se exporten estos floripondios... A

 

FLORINDO

Y, el caballero, ¿Florindo es que me dijo que lo bautizaron? ¿a qué menesteres va a dedicar su humanidad por estas tierras?

FLORINDO:

Yo soy pedicurista graduado.

 

VIRONCHO:

Yo no le estoy averiguando que vicios tiene.

 

FLORINDO:

No jodás que eso es una profesión. Se trata de darle un tratamiento estético a los pies.

 

VIRONCHO:

Cada día aparece una nueva depravación, ahora les dio por hacer esas cosas por los pies.

 

FLORINDO:

Uno no sabe qué le pueda deparar el destino. SACA UNA PINZA, SE ARREGLA EL PELO, HABLA CON LA PINZA EN LA BOCA Es que mi empleo por aquí no paga, allá sí estamos bien remunerados. CANTA. Qué fácil tu me engañabas, dándome besos y besos, ríe y ríe mujer mala, con carcajada sonora, que quien mucho ríe ahora, así ha de llorar mañana.

 

VIRONCHO:

Está seguro el caballero que no necesita de una buena peinilla, por que esa se le está quedando mueca. Mire le tengo estas de cacho legítimo, mire que hasta le saca unos bucles ni los preciosos, o si es que el pelo se le enmaraña tanto, debe ser que usted necesita un champucito y de paso le saca brillo, se le pone el pelo coposo y ahí sí que queda usted bien matador, mire que a lo mejor el destino se le compone.

 

FLORINDO:

Mira, vos déjate la bobada que yo me sé mejor que vos el trajín de los cosméticos, como te dije antes, a mí me gustan las conversaciones con peso en la cola. ¿Vos hasta que año estudiaste?

 

VIRONCHO:

Yo hasta el 54 que fue cuando les dio por incendiar la escuela de la vereda.

 

 

 

FLORINDO:

QUIEN HA ESTADO BUSCANDO EN LA CARTERA. No, no hay derecho... como se me iba a quedar la cédula, como estás medio varadón te dejo 1000 pesos mientras voy a llamar para que me la traigan y me cuidas el puesto. SALE.

 

VIRONCHO:

AL PUBLICO. “¿El caballero tiene nombre?” IMITA A FLORINDO. “Cómo no voy a tener, Florindo, un amigo”. Mariposo ese, no compró nada, por lo menos se rasgó con mil pesos. LOS GUARDA EN LA MEDIA. Es que ya no se venden ni malos pensamientos, y eso que lo de las postales sí daba. HACE COMO SI ESTUVIERA VENDIENDO Cómprela, llévela caballero, por solo cien pesitos usted disfruta de la vista de una mujer hermosa y bien equipada, cien pesitos que ni a usted lo hacen pobre, que ni a mí me hacen rico, pero que lo harán disfrutar de un buen rato. Ahora que si quieren un ambiente de película francesa, nada más que nos consulte el catálogo, y ya, eso sí, por solo 150 pesos, verá lo nunca visto, lo que su imaginación no ha soñado, lo que sus vistas no han contemplado. PAUSA. íbamos del carajo hasta que aparecieron tiras y tombos y me encanaron dizque por fonógrafo o algo parecido. Ni qué decir cuando vendía los sobres con los consejos sentimentales.

 

ENTRA UNA MUJER EN MULETAS Y SÉ SITÚA DETRÁS DE VIRONCHO. LO OBSERVA.

 

VIRONCHO:

Problemas románticos, problemas de corazón, venga por su sobre, porque el sobre de consulta del profesor Fierabrás, le resuelve su problema, porque corazón que sufre, corazón que llora, corazón que consulta al profesor Fierabrás, es corazón contento. Yo sé señorita, no me diga, su problema es que dio un mal paso de que ninguno estamos exentos, y ese hijo que está por nacer necesita un apellido, no se preocupe que aquí mismo de la concurrencia, va a seguir ese galán, ese caballero que se encargará de apellidar a su hijo. La dama se llama Ifigenia su cédula es 20.135.440 de Ibagué.

 

ESNEIDA:

No señor, me llamo Esneida, no tengo todavía cédula pero sí soy de Ibagué.

 

VIRONCHO:

Pero si es que tenía público, también madrugadorcita, ¿no?

 

ESNEIDA:

¿Se puede saber que hace un pachuno haciendo teatro en la puerta de una embajada?

 

VIRONCHO:

La verdad señorita es que...

 

ESNEIDA:

Esneida no más, no sea bobo.

 

VIRONCHO:

Pues, mire Esneida, a mí me hubiera gustado ser actor, cuando estaba pelado siempre me gustaba imitar a la gente, una vez, ya volantoncito, se me dio por imitar al alcalde que era un borrachín de siete suelas y qué tierrero el que se armó en Pacho... oiga, ¿usted cómo supo que soy pachuno?

 

ESNEIDA:

Yo me conozco la gente, las caras dicen más que las bocas. Por ejemplo, usted hace poco tuvo un desengaño grandote que casicito se lo lleva.

 

VIRONCHO:

Me salió maga, también... pero qué va, debe ser que usted me conocía desde antes. METE LA MANO AL BOLSILLO, MIRA UNA FOTO, LA GUARDA

 

ESNEIDA:

Es que las caras de las personas son como los anillos de los árboles, los anillos forman árboles y al mismo tiempo dicen como fueron antes.

 

VIRONCHO:

Mire, yo creí en los curas hasta los 8 años, en los políticos hasta los 18 y en las mujeres hasta los 28. Ahora sólo creo que me tengo que ganar la vida de alguna manera.

 

ESNEIDA:

Usted es vendedor, ¿no es cierto?

 

VIRONCHO:

Ah... Usted lo dice por el maletín.

ESNEIDA:

Además de que usted, habla como vendedor... de cosas para mujer, ¿no?

 

VIRONCHO:

Si, es cierto. Pero no me le he presentado, Vironcho Casasbuenas para servirle, farmaceuta y cosmetólogo a su servicio. A propósito, no le interesa una crema para la cara, mire que la tiene como reseca. Me imagino que Esneida ha oído hablar de las tortugas mágicas de la Guajira.

 

ESNEIDA: No.

 

VIRONCHO:

Dicen que en Manaure los indios veían venir volando desde arriba unas aves gigantescas, pero nunca lograban localizar donde se posaban, hasta que un día, la hechicera las vio bajar, entonces se dio cuenta que no eran aves si no hombres y que apenas tocaban la tierra, esos hombres alados se volvían tortugas. Apenas se fue la luna, todos menos uno se volvieron hombres alados y desaparecieron. Ella capturó al que quedó y descubrió que todas las partes del cuerpo de esa tortuga tenían propiedades mágicas. Sólo se consigue una tortuga de esas al año y sólo una persona en el mundo sabe dónde se encuentra. ¿Ahora sí me compra la cremita?

 

ESNEIDA:

Qué tortugas mágicas ni qué ocho cuartos, yo ya pasé los cuentos de duendes, lo mejor para la cara es el agua y el jabón, la que no cree en nada soy yo.

 

VIRONCHO:

SE QUEDA CALLADO, GUARDA EL MENJURJE, OBSERVA A ESNEIDA, LA CUAL CAMBIA DE POSICIÓN LAS MULETAS. Si está medio cansada, siéntese en el banquito.

 

ESNEIDA:

No gracias, estoy acostumbrada.

 

VIRONCHO:

Perdone la pregunta, ¿hace mucho está así?

 

 

ESNEIDA:

Desde que nací. CAMBIANDO DE TEMA Usted vino a sacarle la visa a alguno, ¿no?

 

VIRONCHO:

Se puede decir que sí. Es como una especie de trabajo que hago, con esta vida tan fregada, uno tiene que rebuscárselas como pueda. ¿Usted trabaja?

 

ESNEIDA:

También se puede decir que sí.

 

VIRONCHO:

¿Me pongo indiscreto si le pregunto en qué?

 

ESNEIDA:

Bueno, pues... yo echo las cartas...

 

VIRONCHO:

NO PUEDE CONTENER LA CARCAJADA. La que tampoco creía en nada aprovechándose de la credulidad de los demás.

 

ESNEIDA:

Bueno, pues mire... no es para que se ría. ¿Usted no vendía acaso consultas amorosas? Lo que yo hago hasta le sirve a la gente. Cuando los ricos tienen problemas se van donde los siquiatras. Se puede decir que yo soy la psiquiatra de los pobres.

 

VIRONCHO:

Me imagino los embustes, yo ya no creo ni en los rejos de las campanas.

 

ESNEIDA:

Pues yo tampoco, pero de alguna manera hay que ayudar a la gente para que no se dejen apachurrar, y de paso me ayudo a mí también.

 

VIRONCHO:

No me diga que vino a echarle las cartas al embajador.

 

 

 

 

ESNEIDA:

No yo vine a... LA INTERRUMPE UN GRITO. APARECE JOSE MARÍA REBOLLO, VESTIDO CON CORBATA, TRAJE VIEJO Y MALETÍN DE EJECUTIVO.

 

JOSE MARÍA:

Ya llegó el que tanto esperaban, buenos días, buenos días.

 

VIRONCHO:

Pepe, me debe 20 pesos, qué muenda la que le pegaron al Junior, fue que no vieron una. A ESNEIDA. Es que Pepe por regionalista no hace más que perder la plata en apuestas.

 

PEPE:

No, coño, si esta semana no apostamos.

 

VIRONCHO:

Pero no se me ponga mosca que era solo para colorearlo, como se la pasa diciendo que cachaco y marrano se comen con la mano.

 

ESNEIDA:

La única vez que fui al fútbol se robaron el balón en la tribuna.

 

VIRONCHO:

Mire la presento a Esneida, ella adivina las vidas en las cartas.

 

PEPE:

Igualito que mi mujer, se la pasa espiando lo que escribo y después me arma unas así de gordas. SALUDANDO Pepe Rebollo agente de Colturismo Limitada. Para servirle.

 

VIRONCHO:

Pero le dicen “Pepe Rejas” porque lo tuvieron encanado por meter cheques chimbos.

 

PEPE:

Fuera de pachuno chismoso.

 

 

ESNEIDA:

MIRANDO EL EDIFICIO DE LA EMBAJADA Esta embajada parece una fortaleza como las de la segunda guerra.

 

PEPE:

Es una construcción de calidad. El cemento y el arquitecto los trajeron directamente de Estados Unidos. Ven esos vidrios, son a prueba de balas. Los gringos son metódicos en sus cosas.

 

ESNEIDA:

¿Metódicos o miedosos?

 

VIRONCHO:

Es que a este se le chorrean las babas por lo gringo.

 

PEPE:

No empecemos con la misma de cada 8 días.

 

ESNEIDA:

Pero cuando se les caiga encima, más verraco va a ser el golpe. APARECE FLORINDO ACOMPAÑADO DE UNA PAREJA DE MEDIANA EDAD. LA MUJER CUELGA DEL BRAZO DEL MARIDO.

 

FLORINDO:

A LA PAREJA. Porque no hablamos de algo más estimulante, lo que más me choca es la superficialidad de la gente. Decime vos, por ejemplo, ¿por qué te gustan los Unites?

 

BERNARDO:

GAFAS OSCURA, MASCANDO CHICLE. Es que da lástima ver este país como está y la verdad es que a mí no me gusta la pobreza. Los Estados Unidos, por su parte, son un país organizado, donde se pueden disfrutar cosas que aquí jamás hemos soñado tener.

LLEGAN A LA  COLA, EL  TRIO QUE ESTABA EN LA  ESCENA  LOS

OBSERVA, LA ESPOSA MARÍA CLAUDIA, MAQUILLADA Y ELEGANTE.

 

PEPE:

MIRANDO A LA MUJER Esa hembra no esta mal.

VIRONCHO:

 

A FLORINDO Todavía se lo tengo aquí guardado.

 

FLORINDO:

Ay gracias, pero me lo seguís guardando que aquí estamos en una conversación la mar de interesante.

 

A BERNARDO De ser delicioso haber vivido tanto tiempo por allá. ¿Cuantos años me dijiste que llevabas?

 

BERNARDO:

Cinco años que he pasado de perlas, cómo sería que ya ahorré lo suficiente para llevarme a mija y a los pelados. Ya tengo la carta para sacarle la visa de residente.

 

FLORINDO:

Pero eso de residente es como fregado, ¿vos crees que a mí me pongan problemas?

 

BERNARDO:

Pues con mija siempre se demoró, y eso que yo soy nacionalizado. SACA EL PASAPORTE. Mire pasaporte americano.

 

ESNEIDA:

Entonces a usted lo volvieron gringo.

 

BERNARDO:

Más vale la pena ser gringo que un muerto de hambre por aquí. Allá tengo Mustang último modelo, televisión digital, computador, dishwasher, ... ¿cómo se dice?... ah lavaplatos automático; en sólo cinco años me volví una persona, no les digo rica pero sí acomodada. Vuelvo aquí a los cinco años ¿y qué encuentro? La misma hambre y la misma politiquería. Es que da lástima vivir aquí, en cambio allá se vive muy bien.

 

ESNEIDA:

Cómo no va a vivir bien, si para allá se llevan todo lo que aquí nos hace falta.

 

 

BERNARDO:

FROTÁNDOSE LAS MANOS Este frío me come los huesos.

 

ESNEIDA:

¿Es que por allá no hace frío?

 

BERNARDO:

Ahora estamos en Invierno.

 

ESNEIDA:

¿Y qué hace un inmigrante al invierno quejándose del frío de por aquí?

 

VIRONCHO:

A LA ESPOSA DE BERNARDO Sabe que ese tono de maquillaje le echa años encima, mire este tono mate, lo último de Revlón es lo mejor que ha salido en polvos, se los echa y notará el cambio.

 

MARÍA CLAUDIA: No gracias.

 

BERNARDO:

Ella no necesita de esos. Yo le traje buen maquillaje de los Estados Unidos.

 

FLORINDO:

Por allá sí se deben conseguir buenos polvos.

 

ESNEIDA:

A BERNARDO ¿Por qué tener un computador significa que uno vive mejor?

 

BERNARDO:

Los Estados Unidos han hecho grandes aportes al desarrollo de la humanidad. Si usted piensa un poquito se dará cuenta de toda la tecnología que se necesita para desarrollar una computadora. Con una computadora uno se entera automáticamente de lo que pasa en el resto del planeta.

 

MARÍA CLAUDIA:

¿Usted supo del paro del 20 de Julio?

 

BERNARDO:

No, pero vi como llegábamos a Marte, en vivo y en directo.

VIRONCHO:

Esos son los inventos que me gustan. Saber qué pasa en otros planetas, pero ignorar lo que pasa en la propia casa.

 

PEPE:

La ignorancia sí que es atrevida, deje hablar al señor a ver si todos

aprendemos algo.

 

BERNARDO:

A nivel comunicativo, de "mass media", los computadores nos sitúan en el sitio donde se desarrollaron los eventos. Por ejemplo, yo vi en Internet el partido de ajedrez entre Casparof y una computadora y ganó la computadora.

 

MARÍA CLAUDIA:

Mijo, ¿Será que hay una computadora que cambie pañales y prepare el almuerzo?

 

BERNARDO:

No, pero hay computadoras que le dicen a uno cuando la sopa está lista. Y hasta hay uno con recetas de cocina, para preparar beets con catsup... Eso que parece como sangre… SE RÍE Ah, ya me acuerdo, para preparar remolacha con salsa de tómate.

 

VIRONCHO:

¿Usted esta hablando de guerras o de ensaladas?

 

ESNEIDA:

Para que hagan lo que hicieron en Irak, que mataron a la gente con bombas manejadas por computadoras. Para eso es que los gringos se inventaron esos aparatos.

 

FLORINDO:

Y si a vos te disgusta tanto ese país, ¿qué haces en una cola para

conseguir visa?

 

ESNEIDA:

Y quién dijo que yo quería conseguir visa? Estoy haciendo cola para un hermano. Además por allá lo veo... GRITA ¡Alfonso, aquí le tengo el sitio! APARECE ALFONSO, FATIGADO Y SUDOROSO

ALFONSO:

Casicito no llego, se me estrelló el bus en que venía.

ENTRA UN AGENTE DE POLICÍA QUIEN SALUDA A UN FUNCIONARIO DE LA EMBAJADA FUERA DE ESCENA

 

POLICÍA:

Good Morning Mr. Lips thank you, have a nice day. PAUSA. A ver si me ordena el personal para ver si podemos repartir las boletas. Y se les  recuerda que sin la boleta  no  se  les  da  ni  la  hora. SEÑALANDO UNA COLA IMAGINARIA allá atrás por favor no se me estrujen que para todos hay boletas.

 

MARÍA CLAUDIA:

¿Ya las van a repartir?

 

POLICÍA:

Cómo no mi señora, en 10 minutos.

 

EL POLICÍA SE DIRIGE DONDE VIRONCHO, CHARLAN EN VOZ BAJA. EL POLICÍA SALE.

 

VIRONCHO:

Estos solo se contentan con pulpa. 2000 pesos diarios por dejarme parar en la esquina.

 

ENTRA DOÑA VITALIA DE PEREZ

 

DOÑA VITALIA:

¡Uy que colonón, eso me pasa por no venirme temprano!

 

VIRONCHO:

Véngase para acá que aquí le tengo puesto.

 

 

DONA VITALIA:

¿Cómo?

 

VIRONCHO:

Que venga, que se venga para acá.

PEPE:

A ALFONSO. ¡Qué va, el Santa Fe me vale huevo!

 

MARÍA CLAUDIA:

Miami debe ser increíble.

 

FLORINDO:

Ya me veo todo tostadito en la playas de Miami.

 

VIRONCHO:

Gracias, le aseguro que esa crema le deja otra vez las manos como terciopelo. Es que los detergentes son un veneno para la piel.

 

DOÑA VITALIA:

¿Cómo?

 

SE ESCUHA EL ALTOPARLANTE DE UN CARRO QUE PASA HACIENDO PROPAGANDA.

 

AUTOPARLANTE:

Pueblo colombiano, votar no es un deber, es una obligación, y en estas elecciones tenemos el mejor, Horacio Ernesto Sandoval es el hombre, porque CANTANDO Con Horacio Ernesto Sandoval la vida sabe mejor. MÚSICA DE CIRCO.

 

ALFONSO:

Que nos gobiernen los godos o mande el liberalismo, para joder a los pobres ambos nos dan lo mismo.

 

ENTRA HENRY CON LA CÉDULA DE FLORINDO.

 

HENRY:

Aquí le traje su cédula y sea más cuidadoso, uno bien ocupado tendiendo camas y lavando platos para que usted me haga perder dos horas en un bus.

 

FLORINDO:

Henry por Dios, que ya ni para hacer un favor servís... y no me levantes la voz que esto está lleno de gente.

 

HENRY:

Ojalá le salga esa visa y que se largue rápido, así quedo yo sin

problemas.

 

ALEGAN FUERTEMENTE,  MIENTRAS  TANTO SE ESCUCHA   OTRO ALTOPARLANTE.

 

ALTOPARLANTE:

Sí señores, no se la pierdan, esta noche, coliseo cubierto, sin límite de tiempo, amarrados por cadenas, el Lobo Solitario contra el Tigre Violento. Vale todo, máscara contra pantaloneta. HENRY SALE DE ESCENA Conductores de buses no pagan, ah y algo más, Coca-Loca gratis para los 100 primeros asistentes, porque Coca-Loca también sabe mejor.

 

DOÑA VITALIA:

HABLANDO SOLA Pues yo ya aprendí mi puchito de inglés, por ejemplo buenos días se dice yes.

 

ENTRA EL POLICÍA

 

POLICÍA:

Se me pasa el personal de uno en uno para repartir las boletas.

 

SALEN LOS ACTORES DE ESCENA, A MEDIDA QUE VAN SALIENDO

SUENA UNA CANCIÓN:

 

Ahora soy flecha al vacío disparada

el esqueleto de un faro

la sombra de

una palabra.

Soy un billete sin curso

sorda moneda

cansada, soy un muerto con licencia

para dormir en mi casa.

Hombre de tierra no hice más, ¡valiente

gracia!

Que túneles en el aire y agujeros

en el agua.

Pero en mi mano baldía la antorcha no

Está apagada y mi corazón de circo

Desde su trapecio canta. (4)


 

 

II PARTE (En el interior de la embajada)

 

DOS SERIES DE ASIENTOS, UNOS DE FRENTE AL PUBLICO, OTROS EN DIAGONAL. EN LOS QUE ESTÁN DE FRENTE AL PUBLICO SE SIENTAN ESNEIDA, ALFONSO, VIRONCHO Y DOÑA VITALIA. EN LOS DIAGONALES BERNARDO, LA ESPOSA, FLORINDO Y PEPE. AL FRENTE HAY UNA MESA CON REVISTAS. EN LA PARED DE ATRÁS LAS FOTOS DEL PRESIDENTE DE LOS EE. UU. Y LA ESPOSA. AL LADO UN LETRERO ACERCA DE LAS VISAS. EN UN ESCRITORIO, GIOVANA ESCRIBE A MÁQUINA. EN LA PARED LATERAL SE VEN UNOS AFICHES DE TURISMO. EN EL PRIMER PLANO LA ESTRUCTURA DE UN VENTANAL, UN HOMBRE LA LIMPIA MIENTRAS DAN LA BIENVENIDA.

 

VOZ DE MUJER:

COMO SI FUERA UNA AZAFATA ANUNCIANDO UN VUELO Buenos días damas y caballeros, es un placer para la embajada americana él tenerlos con nosotros. Esperamos que su estancia en la embajada sea agradable, nuestro personal está para servirles y facilitarles la información que sea necesaria. Presentamos a todos ustedes un cordial saludo de parte del presidente de los Estados Unidos y de su no menos ilustre esposa. El personal y funcionarios de la embajada les desean a todos ustedes un muy feliz día. Gracias.

 

Good morning Ladies and gentleman. It pleases the embassy to have you here with us once again. We hope you stay with us will be a pleasant one.  Our  personnel  is  here to  serve  and  give you  any information you may need. We would like to transmit you our president’s warmest greeting. The personnel of the embassy wishes you a pleasant day.

 

EL HOMBRE TERMINA DE LIMPIAR EL VENTANAL Y SALE, EN UN

SEGUNDO PLANO ACÚSTICO SE EMPIEZA A ESCUCHAR MÚSICA DE LATA (MUSAK). LA SECRETARIA TOMA EL TELÉFONO E INICIA UNA CONVERSACIÓN. BERNARDO TRADUCE APARTES DE UNA REVISTA A QUIENES SE SIENTAN A SU LADO.

 

 

 

DOÑA VITALIA:

A VIRONCHO. Gracias por entrar a ayudarme, con esta sordera y hablándome un gringo trabado, ahí si que no entiendo nada.

 

GIOVANA:

SEGUNDO PLANO ACÚSTICO. That’s wonderful.

 

ALFONSO:

¿Usted también se va a trabajar?

 

GIOVANA:

I can't believe it.

 

DOÑA VITALIA: ¿Cómo?

 

ESNEIDA:

j¡Que si va a trabajar!!

 

VIRONCHO:

¡¡Que de qué va a vivir!!!

 

GIOVANA:

That's bullshit.

 

ALFONSO:

Eso suena increíble, porque yo sí me voy a moler fuertemente. El trabajo no busca a nadie si uno no lo sale a buscar.

 

ESNEIDA:

Si es que le dan visa, ¿no ve ese letrero colgado en la pared?

 

GIOVANA:

With him also?, but he is married!

 

DOÑA VITALIA: ¿Cómo?

 

ESNEIDA:

Mire lo que dice ese letrero.

 

DOÑA VITALIA:

LEYENDO EN VOZ ALTA. El Departamento de Estado ha autorizado la entrega de visas solicitadas con anterioridad al 28 de abril de 1992.

 

GIOVANA:

You are making me horney.

 

ALFONSO:

Con tal que eso no me pase a mí, yo quiero salir cuanto antes, además hace dos años que estaba tratándome de conseguir este contrato. LO MUESTRA CON LA MANO EN ALTO.

 

VIRONCHO:

¿Pero es que usted está desempleado?

 

ALFONSO:

Lo que pasa es que yo trabajo en construcción y lo que pagan es una miseria, en cambio por allá la mano de obra, según me cuentan, si está bien remunerada.

 

GIOVANA:

Go ahead, Mr Lips isn't here yet.

ESTE GRUPO SIGUE CON SU CHARLA, EL OTRO GRUPO PASA A UN PRIMER PLANO ACÚSTICO.

 

BERNARDO: Su pregunta tiene sentido, y eso es más o menos lo que dice el artículo, es una lástima que ustedes no entiendan bien el inglés, por que allá aparecen unas revistas con unos artículos fabulosos.

 

FLORINDO:

Lo que sí entendemos son las fotografías, retratan una gente tan hermosa.

 

PEPE:

Pero a Miami como que sólo van viejitos, porque miren estos pasaportes, son un resto de ancianos.

 

MARÍA CLAUDIA:

¿Verdad, mijo?

 

GIOVANA:

Why didn't you call me?

 

BERNARDO:

Si, es un fenómeno muy interesante propio de los países desarrollados el que la población de cierta edad se concentre en ciertas áreas que les ofrecen más facilidades ambientales. Pero Miami no es solo eso, se trata de un emporio turístico, y seguramente, "nemine discrepante", es decir sin que nadie discrepe, las mejores carreteras, los mejores hoteles del mundo entero se encuentra allá. No más miren el afiche en la pared, ¿no les parece algo del otro mundo?

 

GIOVANA:

Did you have a orgasm?

 

MARÍA CLAUDIA:

Bellísimo, bellísimo.

 

PEPE:

Viajar sí que hace falta para salir de esta falta de ignorancia.

 

FLORINDO:

No, tampoco por aquí tenemos cierta cultura, el problema es que hay otra gente que entiende mejor las cosas.

 

MARÍA CLAUDIA:

¿Cuál cultura? Mire, si hablamos español fue porque nos lo trajeron los españoles, o sino quién sabe qué diablos estaríamos hablando.

 

PEPE:

Pero era que los pobres indios no pudieron defenderse.

 

GIOVANA:

Did you give him a blow-job?

 

BERNARDO:

Precisamente, he aquí el quid del asunto. Allá no se mezclaron con los indios, y esta mezcla de indio y negro es la que nos tiene fregados.

ESNEIDA   AL   OÍR   ESTO   INTERRUMPE  LA   CONVERSACIÓN   LA SECRETARIA CUELGA EL TELEFONO.

 

ESNEIDA:

Lo que nos tiene fregados es ese maldito complejo de inferioridad, mírense la piel, no ve que todos somos mestizos, y usted que habla tanta paja de los Estados Unidos, ¿es que no sabe que ellos son los que sacan las cosas de por acá? ¿Usted ha hecho alguna vez cola para comprar gasolina blanca? Pues no se consigue, ¿y ha visto los nombres de las bombas? Exxon, Texaco, Mobil, Shell, todos son nombres gringos y eso se llama un monopolio.

 

MARÍA CLAUDIA:

Pero también se puso histérica, y a mi marido no lo grite.

ENTRA UNA PAREJA GRINGA, LLEVA UN NIÑO PEQUEÑO CARGADO EN LOS BRAZOS SE DIRIGEN DONDE GIOVANA.

 

FLORINDO:

Es que con las mujeres no se puede.

 

PEPE:

SÉ RÍE A CARCAJADAS. Esto sí que esta chistoso.

 

VIRONCHO:

Yo no le veo el chiste.

 

PEPE:

Miren que por andar discutiendo carajadas se les coló un gringo.

 

ALFONSO:

¿Acaso no dijeron que no atendían a nadie sin boleta?

 

BERNARDO:

¡¡Primero esa secretaria hablando dos horas de sexo por teléfono y ahora se nos cuelan, protestemos!!!

 

TODOS SE DIRIGEN A PREGUNTAR QUE PASA, ENTRA EL POLICÍA

 

POLICÍA:

DANDO PITAZOS. A ver se me ordena el personal o lo saco a formar afuera.

 

MIRANDO HACIA AFUERA Y los de afuera tampoco se me arrevolveren que aquí solo se entra de ocho en ocho. Se despachan ocho y entran otros ocho. PAUSA. Qué aguacero si eso apenas es una llovizna. PITA Y SALE.

 

EL GRUPO VUELVE A SUS ASIENTOS.

 

VIRONCHO:

¿Esto es una embajada o un campo de fútbol?

 

BERNARDO:

Eso es lo que pasa por estar en este país, en los Estados Unidos nada se demora, uno aprieta un botón y las cosas aparecen automáticamente.

 

ESNEIDA:

Pues uno de estos días aprietan un botón y nos desaparecen también automáticamente.

 

VIRONCHO:

Lástima que no traje los paraguas que hasta me había vendido unos allá afuera. MIRA POR LA VENTANA. LA LIMPIA CON UN PAÑUELO. Ustedes se están mojando por pendejos.

 

ALFONSO:

Yo sembré la mejorana, a ver si me mejoraba, la matica si creció pero mejorarme nada.

 

PEPE:

REIENDOSE. Lo único que nos faltaba, un poeta de tercera para amenizar el rato.

 

MARÍA CLAUDIA:

Mire Mijo, se me fue una media en el carrerón.

 

DOÑA VITALIA:

Yo pensé que nos habían llamado para que viéramos al niño.

 

ESNEIDA:

¿El niño? ¿Cuál niño?

 

DOÑA VITALIA:

HACE GESTOS DE NO OÍR.

 

VIRONCHO:

Un momento que yo soy el traductor. ¿Que de qué niño habla?

 

DOÑA VITALIA:

¿No ven que ese par de monos están que muestran allá un niño?

TODOS DIRIGEN LA MIRADA DONDE SE ENCUENTRA LA PAREJA

 

VIRONCHO:

A BERNARDO. A ver si usted sirve para algo, traduzca esa jerigonza para saber qué pasa.

 

BERNARDO:

Sí es que deja oír lo que hablan, ¿no?

 

TODOS SE CALLAN, LA PAREJA Y LA SECRETARIA PASAN A PRIMER PLANO ACUSTICO.

 

GIOVANA:

You've got a cute little baby Ms. Wright.

 

Ms. WRIGHT:

We were going to get a Korean one, but our neighbor had a beautiful

Columbian one, so we decided to come down here.

 

Mr. WRIGHT:

Thank you, he is really a beautiful kid. How long did you say it will

take to get the inmigrant visa?

 

GIOVANA:

Just half an hour. Would you please fill the application?

 

Mr. WRIGHT:

Sure.

 

ESNEIDA:

¿Qué es lo que pasa con el muchachito?

BERNARDO:

CON LA CARA AUSENTE. Lo están adoptando.

 

DONA VITALIA:

¿Que se van a llevar al niño?

 

FLORINDO:

A lo mejor lo mandaron a hacer por encargo.

 

VIRONCHO:

Por fin entiendo, a mí siempre me extrañaba que las parejas que llegan aquí fueran monas y los pelados morenitos, yo pensaba que había venido de turismo a Cartagena y como los gringos son tan pendejos...

 

ESNEIDA:

¿Es que eso es de todos los días?

 

PEPE:

Por aquí siempre pasan con los muchachitos.

 

VIRONCHO:

Esto es el colmo de la pereza, ellos ya ni siquiera... HACE UN GESTO CON LOS BRAZOS ¿sino que hay que hacérselos por aquí?

 

BERNARDO:

PARA SÍ, SE PARA Y SE PASEA, Ya lo tengo, ya lo tengo, Colombia produce más café del que necesita para su consumo. El café sobrante se exporta a los países que lo necesitan. Colombia también produce una excesiva cantidad de niños (5). PAUSA, Dijeron que iban a adoptar un coreano, pero que como los vecinos tenían un colombiano muy bello, ellos habían decidido adoptar un colombiano. Por lo menos somos menos feos que los coreanos.

 

ALFONSO:

Claro, unos calientan la comida para que otros se la coman.

 

MARÍA CLAUDIA:

Esos niños son productos de las clases bajas, son hijos de nadie, los norteamericanos nos están haciendo un favor dándole familia a los niños que no tiene familia.

 

GIOVANA:

Thank you very much, Mr. and Ms. Wright, everything is ready.

 

Mr. WRIGHT:

Thand you very much, you helped us a lot.

 

Ms. WRIGHT:

We're really thankful.

 

LA PAREJA SALE, EL GRUPO LA OBSERVA.

 

DOÑA VITALIA:

Siempre fue que llevaron al niño y nadie hizo nada.

 

PEPE:

No se preocupe señora que ellos pagaron por el niño, ¿acaso se lo estaban robando?

 

DOÑA VITALIA:

¿Cómo dice?

 

PEPE:

Mire seño, yo no tengo eco para andar repitiéndole a cada tiro.

 

ESNEIDA:

¿Acaso le dieron plata a la madre por adoptarlo?

 

PEPE:

No, a la agencia, una señora de apellido López es la del negocito, ella

fundó "La casa de la madre y el niño".

 

VIRONCHO:

Explotan a la madre y venden al niño, bonita caridad.

 

BERNARDO:

CON CARA AUSENTE. Ya lo tengo, ya lo tengo. Colombia produce más bananos de los que necesita para su consumo. El banano sobrante se exporta a los países que lo necesitan. Colombia también produce una excesiva cantidad de niños.

 

FLORINDO:

Ya le dio por ponerse morboso a este señor.

 

MARÍA CLAUDIA:

¿Mijo, qué le pasa?

 

ALFONSO:

Miren la secretaria se va a ir.

 

SE LEVANTAN A PROTESTAR, ENTRA EL POLICÍA CON EL PITO.

 

POLICÍA:

Se me sienta el personal que aquí adentro se conserva el orden.

 

ALFONSO:

Pero no nos han atendido y la secretaria sé esta largando.

 

POLICÍA:

No ven que es la hora de descanso, siéntese el personal que la señorita secretaria vuelve en 15 minutos.

 

VIRONCHO:

Así de jarto es atender a los gringos que se cansó y le tocó irse a descansar.

 

ALFONSO:

Ahora va a ser otra media hora perdida.

 

VIRONCHO:

Qué perdida ni qué perdida, que aquí está Vironcho Casasbuenas para servirles, farmaceuta y cosmetólogo a su servicio, quien ha sido cordialmente invitado a la embajada norteamericana para hacer la entrevista del siglo. Siga Don Vironcho. Gracias Jaime. SE PARA EN LA MESA, COGE UN FRASCO DE DESODORANTE COMO MICRÓFONO. Damas y caballeros que tan amablemente nos escuchan, no se impacienten, sabemos que ustedes están haciendo cola desde esta mañana solo para ver esta entrevista con el presidente Guillermo Clinton y su dignísima esposa doña Hillary. Necesitamos un caballero del público que nos diga como se dice Derechos Humanos en Inglés, allá el caballero de anteojos oscuros, ¿nos puede dar la respuesta, ¿cómo se dice Derechos Humanos en Inglés?

 

BERNARDO:

AUSENTE. Human Rights.

 

VIRONCHO:

Perfectamente bien contestado, Jiuman raits, el caballero se ha ganado un desodorante y dos tiquetes para que vaya a pasar su luna de miel a las playas de Tunja. Ya lo vemos tostadito, alegre, sabrosón... exactamente sobre eso versa el tema de nuestra entrevista... Los Jiuman raits. MIRA LA FOTO DE CLINTON. Aquí lo vemos sonriente, bien peinado, bonachón, es que él usa lo que todo hombre debe usar y lo que toda mujer sabe que él usa, ah y para ella no olviden que lo más sensitivo de la mujer no es el corazón, sino lo que él usa. Después de estos comerciales empezamos con nuestra entrevista. Viene nuestra primera pregunta para el presidente. Señor Clinton: Ustedes los Estados Unidos, que se inventaron el cáncer y la Coca-Cola, la úlcera y la aspirina, el napalm y las cremas para la piel, la polución y las máscaras de oxígeno, el baygón y las cucarachas, las borracheras y el Alka-seltzer, los locos y los siquiatras, los suicidios y los golpes de estado... ¿qué opinan de los Jiuman raits en Latinoamérica?

 

LE PASA EL MICRÓFONO A LA FOTO DE CLINTON

 

VIRONCHO:

Qué claras palabras, que eminencia, todo ha quedado perfectamente explicado, éste es míster Clinton, un hombre de pocas palabras pero muy explicativo. Viene ahora nuestra segunda pregunta, esta vez dirigida a doña Clinton, una mujer de pelo en pecho, que se le mide a cualquier viaje por el mundo. Esta vez dadas las condiciones de la dama la pregunta va a ser más sencilla. Puede explicarnos doña Clinton, ¿su esposo le violó los derechos humanos a esa señorita a la que le mostró la...?

 

ENTRAN EL POLICÍA Y LA SECRETARIA.

POLICÍA:

Bájese carajo, bájese de ahí que ahí atrás viene Mr. Lips, el secretario

consular.

 

LA SECRETARIA VA APRESURADAMENTE A SU ESCRITORIO, EL POLICÍA SE PASEA. ENTRA MR.LIPS, LA MITAD DE LA BOCA LA TIENE DEFORME.

 

Mr. LIPS:

AL POLICÍA. ¡Qué   formita   de   llover! ¡Qué hubo Demetrio, felicitaciones!, ¿a que no saber qué día es hoy?

 

POLICÍA:

Good morning Mr. Lips, hoy es jueves.

 

Mr. LIPS:

Hombre, yo también sabe que es jueves. Hoy es Thanksgiving day, el día de Acción de Gracias, mire hasta le traje un regalito.

LE ENTREGA UNA CAJA CON UN MOÑITO. SE DIRIGE DONDE LA SECRETARIA LA ABRAZA Y PASA A SU ESCRITORIO. EL POLICÍA ABRE LA CAJA Y UNA CULEBRA CON RESORTE LE SALTA A LA CARA. VIRONCHO SE PASEA CON LA MISMA CARA ESTÚPIDA QUE HA ADQUIRIDO BERNARDO.

 

PEPE:

A ese tal Mr. Lips le tumbaron media jeta en Vietnam y con la media que le quedó lo mandaron a dar órdenes por acá.

 

EL POLICÍA TRATA INUTILMETE DE METER LA CULEBRA DENTRO DE LA CAJA, LA CULEBRA BRINCA POR LA ESTANCIA, EL GRUPO CONCENTRA SU ATENCIÓN EN VIRONCHO QUIEN SE PASEA CON CARA AUSENTE,

 

DONA VITALIA:

Ahora no hay uno sino dos con la teja corrida, será que todos nos vamos a quedar así.

 

PEPE:

Como no pudo acabar de hacer las payasadas también quedó ventiado.

 

ESNEIDA:

PREOCUPADA, Vironcho Casasbuenas, ¿qué le pasa?

 

FLORINDO:

Desde esta mañana me di cuenta que ese señor no era bien normal.

 

ALFONSO:

SE PARA Y LE HABLA A VIRONCHO. Lo último que usted dijo fue "gracias doña Clinton por esta... ", ¿qué iba a decir después?

BERNARDO SE LEVANTA Y CAMINA AL LADO DE VIRONCHO.

 

BERNARDO:

Ya lo tengo, I got it man. Colombia produce more coffee that it needs for its consumption. Extra coffee is exported to those countries that need it. Colombia also produces an excessive quantity of Children. SE SIENTA.

 

VIRONCHO:

Ya lo tengo, ya lo tengo. PAUSA. Colombia produce más idiotas de los que necesitamos para su consumo. Los idiotas sobrantes se exportan a los países que los necesitan. Colombia produce también una excesiva cantidad de idiotas. SUELTA LA CARCAJADA Y VUELVE A SU ACTITUD NORMAL

 

PEPE:

Sólo se estaba haciendo, pues nos engaño.

 

DOÑA VITALIA:

Será que el otro también se está haciendo.

 

EL POLICÍA LOGRA GUARDAR LA CULEBRA EN LA CAJA, LA LLEVA DONDE LA SECRETARIA, EMPIEZAN A ATENDER AL PUBLICO,

POLICÍA: El número uno.

 

VIRONCHO:

A DOÑA VITALIA, Ya le toca, vamos.

 

POLICÍA:

A VIRONCHO. Sólo la llamé a ella. ¿Y usted a qué viene?

 

VIRONCHO:

Yo le estoy traduciendo la sordera a la señora y mire, tengo el número 2.

 

SUENA EL TELÉFONO, LA SECRETARIA CONTESTA.

 

GIOVANA:

Embajada Americana, buenos días. PAUSA, No señor, por teléfono no

se puede dar ningún tipo de información. PAUSA. Le toca venir personalmente. PAUSA. Aunque sea sólo para eso, sí señor. PAUSA. De nada y a la orden. CUELGA.

 

GIOVANA:

A DOÑA VITALIA. ¿En qué le puedo ayudar?

 

VIRONCHO:

¿Qué visa quiere?

 

DOÑA VITALIA:

Aquí tengo los pasajes y la carta de invitación para sacar la visa de residente.

 

VIRONCHO:

A LA SECRETARIA Que quiere una visa de residente.

 

GIOVANA:

Yo entiendo español.

 

VIRONCHO:

A DOÑA VITALIA. Que ella entiende español.

 

GIOVANA:

Lleve estos formularios y cuando los tenga listos se los lleva a Mr. Lips quien le indicará qué papeles debe conseguir.

 

VIRONCHO:

A DOÑA VITALIA Hay que llenar estos papeles y llevárselos después al míster de la media jeta.

 

POLICÍA:

El número 3.

 

VIRONCHO:

Parece que estuviéramos en un bingo.

FLORINDO:

A LA SECRETARIA Mira, ve, que yo me quiero ir a residir a Miami.

 

GIOVANA:

LE TIENDE UN PAPEL Consiga los documentos que se le señalan y vuelva dentro de tres meses.

 

FLORINDO:

Pero cómo, ¿así de demorado?

 

GIOVANA:

Hay gente que hace cola desde hace cinco años y no se ha quejado, el siguiente.

 

POLICÍA:

El número 4.

 

FLORINDO SE SIENTA A LEER EL PAPEL QUE LE DIERON.

 

ALFONSO:

ALFONSO VA DONDE LA SECRETARIA Yo tengo un contrato de trabajo y quiero conseguir visa de residente.

 

GIOVANA:

Deje aquí el contrato y espere a que lo llame Mr. Lips.

 

POLICÍA:

El número 5.

 

PEPE:

LE PASA LOS PASAPORTE A LA SECRETARIA Hoy si va a ser rápido, ¿no Doña Giovanita?

 

GIOVANA:

En media hora.

 

PEPE:

IRÓNICAMENTE Siempre tan amable, gracias.

 

POLICÍA:

El número 6.

 

FLORINDO:

Esto tiene más requisitos que un juego de tute.

 

POLICÍA:

El número 6

 

MARÍA CLAUDIA:

Mijo, nosotros tenemos ese número.

 

BERNARDO:

Colombia produce más niños que café, el café se exporta con los niños... no Colombia produce menos café que niños, los niños son color café...

 

MARÍA CLAUDIA:

A GIOVANA. Mi esposo y yo tenemos ese número, pero él se insoló, aquí están los papeles para mi visa.

 

GIOVANA:

LEE. Venga mañana para ver si están listos y dígale a su esposo que pase por el escritorio de Mr. Lips para firmar la carta de sostenimiento.

 

MR.LIPS:

Mr. Alfonso Sanchoz, tenga la bondad de acercarse.

 

ALFONSO:

Sanchoz no, Sánchez. Buenos días, o mejor buenas tardes.

 

MR. LIPS:

Qué tal Alfonso, como te va, es para decirte que necesitar además de contrato de trabajo un fiador que certifique: LEYENDO EN UN PAPEL tus ingresos, tus recursos, tus obligaciones en lo que respecta al sostenimiento de los miembros de tu familia y otras personas, manifestación de que el fiador está dispuesto a depositar un bono en la oficina de inmigración con el fin de garantizar que el solicitante no se convertirá en carga pública para el estado, si fuere necesario... ahora con relación a tus datos sobre recursos e ingresos, debes anexar: certificados de finca raíz, copias o certificados de tu última declaración de renta, una declaración firmada por tu patrón que indique tu salario, un certificado del estado actual de tu cuenta bancaria y finalmente un manifiesto que certifique los recursos económicos para cumplir tus compromisos con el solicitante por lo que podría ser un tiempo indefinido. ¿Estar claro? Bien, ahora, debes contestar estas preguntas: ¿Has tenido enfermedades contagiosas?

 

ALFONSO:

No, nunca.

 

MR. LIPS:

Te toca traer certificado. ¿Has practicado o predicado alguna vez la poligamia?

 

ALFONSO:

No, soy soltero.

 

MR. LIPS:

¿Piensas atentar para derribar el gobierno legítimamente constituido de los Estados Unidos de América?

 

ALFONSO:

No, ni más faltaba, no he podido ni derribar una pared que me quedó mal hecha, mucho menos…

 

MR. LIPS:

LO CORTA ¡Sufecente! ¿Has tenido alguna vez sífilis, blenorragia o gonorrea?

 

ALFONSO:

Sarampión únicamente.

 

MR. LIPS:

También traes certificado. ¿Has sido o has pensado ser miembro del partido comunista?

 

ALFONSO:

Ni por el putas. Ni siquiera sé donde queda.

 

 

MR. LIPS:

¿A qué raza perteneces, blanca, negra, indígena o mestiza?

 

ALFONSO:

Yo nací en el Espinal, Tolima, mi mamá era de Armero, pero mi papá era del Guainía y…

 

MR. LIPS:

¿Has hablado mal contra el gobierno colombiano, participado en

manifestaciones o mítines, has tenido carnet en otro partido subversivo diferente al partido comunista, eres religioso y respetuoso del deber?

 

ALFONSO:

¿Oye, a los gringos les preguntan todo eso para entrar a Colombia?

 

MR. LIPS:

No aquí no preguntan eso.

 

ALFONSO:

Entonces, ¿qué mierda hace preguntándome todo esto a mí?

 

MR.LIPS:

Son las normas de nuestro gobierno y si quiere entrar a nuestro país, tiene que atacarlas, digo, acatarlas. Como ve no se trata de nada personal, por irrespeto a un funcionario consular, su solicitud de visa ha sido negada. Agente Demetrio, lleve al cabellero, pardón, al caballero a la salida.

 

VIRONCHO:

Agente Demetrio, haga cumplir la ley y saque a los gringos de este país.

 

MR.LIPS:

El señor también tenga la bondad de abandonar la embajada.

 

FLORINDO:

Mira Demetrio, sácame a mí también antes que me ponga bravo por que soy terrible.

 

 

 

POLICÍA:

Se me va para afuera el personal no sea que me toque reseñarlo por irrespeto a la autoridad.

 

ESNEIDA:

No se preocupen que si en Vietnam les tumbaron media jeta, aquí van a dejar enterrada la otra media, para que se queden callados para siempre.

 

EL GRUPO SALE ACOMPAÑADO POR EL POLICÍA, BERNARDO SE PASEA DICIENDO INCOHERENCIAS EN INGLÉS, LA ESPOSA LO SIGUE. BAJAN LAS LUCES, SE ESCUCHA UNA CANCIÓN

 

Al nacer como me acuerdo, sólo

Merecí media alma, media luz,

Medio alarido, media leche,

Media cama.

Varón simple, sin relieve, especie

De honrosa plaga, elegante

Espantapájaros con el pecho

Al sol y al agua.

Hombre de tierra, sin tierra,

No hice más, valiente gracia, que

Túneles en el aire y agujeros en

El agua

Pero en mi mano baldía la antorcha

No está apagada y mi corazón

De circo desde su trapecio canta.

 

 

 

FIN

 

 

 

 

 

 

 

 

NOTAS

 

1. Del poema de Ciro MENDIA: "Autobiografía en blanco". Antología de poesía

antioqueña. Editora Popular Panamericana S.A., Lima, Perú.

2. Del poema de León de Greiff: "Relato de Sergio Stepansky". Ibid.

3."Autobiografía en Blanco", Ibid.

4 Ibid.

5. El Tiempo, martes 21 de Junio de 1977, palabras textuales del abogado

Valencia Zea, publicadas por "The Miami Herald" (Junio 19/77).

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BANDOLEROS DEL FUTURO

 

 

 


PERSONAJES

 

Dios: un anciano bueno de barba blanca y con un tic nervioso.

 

Una modelo: toda piernas y escote.

 

El General Carlos Bejardes: un general de tres soles, dos lunas y un asteroide.

 

El Ministro de Guerra: tiene cuerpo de galgo y cara de bulldog.

 

El Ministro de Gobierno: tataranieto de un ex-presidente, nieto de un ministro e hijo de un expresidente.

 

Esta obra esta basada en acontecimientos reales que tuvieron lugar después del asesinato de Gaitán hasta poco antes del golpe militar del General Rojas en 1953, sin embargo es un producto de la imaginación del autor.

 

 

  

 

 


PRIMERA PARTE: INTRODUCCIÓN

 

El escenario está a oscuras, una luz ilumina gradualmente a un anciano bonachón sentado en una silla. Su voz se escucha desde la penumbra. Es la voz de Dios.

 

Dios:  

He recibido demasiadas inquietudes acerca del contenido del juicio final. La justicia humana y la divina son similares. La única diferencia es que la justicia humana es ejercida por mis delegados. Como prueba de mi magnanimidad, he decidido delegar un caso muy especial a manos de la justicia humana.

 

En guarda del prestigio y buen nombre que a través de los siglos he tenido, me veo precisado a informaros que se trata de un juicio sobre la conducta del recientemente fallecido, General de la República de Colombia, Carlos Bejardes. En caso de que la justicia humana lo condene, tal será el fallo, caso contrario recibirá el cielo como morada eterna, para que la palabra de Dios y el hombre así sean una sola.

General Carlos Bejardes, descienda usted del Limbo, donde se lo tiene confinado en arresto preventivo, para que en su juicio se reconstruya a la luz pública el contenido de sus actuaciones.

 

Suena un redoble de una marcha militar un spot alumbra la derecha del escenario y vemos entrar al General en una silla de ruedas, el pecho lo tiene lleno de condecoraciones y en sus manos sostiene un pato de orinar.

 

Dios:              

Serán sus jueces, a su diestra, el señor Ministro de Gobierno, a su siniestra, el Señor Ministro de Guerra.

 

Se iluminan los dos ministros, visten elegantemente, usan sombrero y sostienen sendos tabacos en sus manos.

 

Dios saluda de mano al Ministro de Guerra.

 

Dios:              

Luis Ignacio, siglos sin verte, ¿cómo va todo?

 

 

Guerra:           

(Besándole la mano) Altísimo, no sé como agradecerle las deferencias que ha tenido para conmigo. De paso aprovecho para consultarle la posibilidad de un cupo en el tercer jardín del cielo para una sobrina mía...

 

Dios:              

(Dirigiéndose al Ministro de Gobierno) José María, placer infinito el tenerte en este juicio. ¿Cómo sigues del brazo?

 

Gobierno:       

Ya sólo un milagro me lo arregla, los años y la artritis son como un mal matrimonio, no hay manera de separarlos. ¿Tendría su Altísima un remedio casero para curarme?

 

Dios:              

Ruégale a San Benito que él es el especialista. (Le palmotea la espalda) Suerte en el juicio.

 

Fuera luces. Los dos ministros formularán a continuación los cargos. Las luces los iluminarán alternadamente con cada parlamento.

 

Gobierno:       

Testigos de cuyo testimonio es imposible dudar, se han acercado para informarme lo que ya es voz del pueblo, no solamente en la capital de la república sino en la provincia, se le acusa de...

 

Guerra:           

Sus actuaciones delictivas cuando desempeñó los cargos de: Gobernador de Boyacá, Director General de la Policía Nacional y Jefe Civil y Militar de los Llanos Orientales.

 

Gobierno:       

En todos estos cargos, el General Bejardes, hizo negociaciones de las que obtuvo pingües comisiones que le representaron un capital no inferior a los dos millones de pesos.

 

Guerra:           

A cambio de salvoconductos para transportar ganado al interior del país fue como obtuvo la mayor cantidad de ese capital.

 

Gobierno:       

En los llanos repartió armas, vestuario y víveres a los bandoleros y fue complaciente con estos.

 

Guerra:           

Finalmente, el General Bejardes se dedicó a resolver los problemas administrativos de los llanos en vez de concretarse como era su deber al único problema existente en esa región: el problema militar.

 

Fuera luces. Un foco ilumina a una modelo, quien anuncia:

 

Modelo:         

Damas y caballeros, este juicio es un esfuerzo más del gobierno colombiano y lo patrocina la Justicia Divina. Para su comodidad, tenemos el gusto de informarles que estará dividido en tres partes y un epílogo. Durante el juicio está prohibido fumar. Pasemos ahora a la siguiente parte, la excitante gobernación de Boyacá. (La modelo se contorsiona, exhibe su escote  y sale de escena contoneándose).

 


SEGUNDA PARTE: GOBERNACIÓN DE BOYACÁ

 

Al fondo del escenario vemos una fachada construida con móviles. El general es llevado en su silla de ruedas por el ministro de Gobierno, cogido a la cintura del anterior va el ministro de Guerra, recorren el escenario, se detienen en la mitad del mismo, dejan al general de espaldas al público y entonan a coro:

 

Coro:              

Quienes no hayan olvidado aquella época azarosa que vivió la República como consecuencia del nefando 9 de abril de 1948 y muy particularmente lo que se presentó en el departamento de Boyacá, sección esta que se convirtió en el epicentro de todos los conflictos políticos, podrán apreciar la ponderosa tarea que se echaba sobre mis hombros y la responsabilidad que asumía ante:

 

Gobierno:     

El gobierno.

 

Guerra:         

Las Fuerzas Militares.

 

General:        

Y el pueblo colombiano.

 

Los ministros corren y sacan al general por un extremo del escenario, al mismo tiempo suenan disparos, una cortina de humo se eleva del fondo, cuando esta se desvanece vemos una barricada hecha con sillas, llantas, escritorio, un sofá viejo y una cama.

 

El ministro de Guerra entra a escena arrastrando al general y lo deja en medio de la barricada. El ministro de Gobierno se atrinchera en un extremo, mientras que el de Guerra hace lo propio en el extremo opuesto.

 

Vemos como el general utiliza su pato de orinar de teléfono, por el mismo escucha y habla.

 

General:         

(Por el teléfono) Señor ministro de gobierno, la lucha partidista de violencia ha destruido 17 casas de elementos conservadores en Sogamoso, esta es toda la novedad del 9 de abril y sus días subsiguientes.

Gobierno:       

(Grandielocuente) Empecé con la ejecución... (Socarronamente) de medidas preventivas.

 

Guerra:           

(Sale de su trinchera, mira por unos binóculos, grita desesperado) ¡Envíe a Bogotá toda la tropa disponible de inmediato! ¡La chusma enardecida avanza por los techos en dirección a Palacio!

 

General:         

(Mueve su silla de ruedas y se enfrenta al público) Pero señor ministro, ¡la tropa es liberal! (Retrocede angustiado).

 

Gobierno:       

(Suena un disparo, el ministro se tiende, grita) Entonces mande los fusiles y los uniformes, que aquí los rellenamos con la gente apropiada.

 

General:         

(Lee un telegrama) Los alcaldes y corregidores están contra el ejército.

 

Gobierno:       

(Corre al otro extremo del escenario) Seleccione a los alcaldes y a los corregidores, examinando sus antecedentes de honorabilidad y condiciones de idoneidad para el cargo. Es decir, ¡Remueva a esos hijueputas!

 

General:          

(Con un títere en la mano, el títere le lanza golpes) La gente no quiere cooperar...

 

Guerra:           

(Saca un revólver y lo apunta al público) Granjéese el respeto, la estimación y la simpatía de la gente para obtener de ellos su espontánea y eficaz colaboración, así toque amenazarlos. (Guarda el revólver).

 

Pasa un cura en bicicleta portando un fusil.

 

Gobierno:       

He recibido notificación de que los curas arengan al populacho.

 

General:         

(Corre detrás del cura, lo sacan de escena) Un pelotón se tomó la iglesia para hacerle a un cura párroco unas discretas y respetuosas sugerencias acerca de su nobilísima misión. (Suena un disparo, el cura ensangrentado se arrastra de un lado a otro del escenario) Se le solicitó mantenerse en armonía con los nuevos alcaldes y corregidores y dispensarles (Irónicamente) "su sabio consejo". (Con un alarido) Sin embargo, ¡la situación es insostenible!

 

Gobierno y Guerra:       

(A coro) ¡Convoque a elecciones!

 

Gobierno y Guerra acuden al despacho del General, departen unos tragos amistosamente, se sirven del pato del general.

 

General:         

(Con voz de locutor de radio) Las elecciones que se sucedieron después de la dejación de mi cargo de gobernador y que controlé como Comandante de Brigada, pues de aquel pasé a éste, (Pasa el pato de la mano del ministro de Guerra a la mano del ministro de gobierno) le dieron al conservatismo el doble de los votos obtenidos en las anteriores elecciones.

 

Gobierno:       

(Brindando) ¡Admirable!

 

Guerra:            

(Ingenuamente) ¿Y eso cómo lo logró?

 

General:         

(Hace con la boca el ruido de una ametralladora) Ratatatatata...., di de baja a la mitad de los electores liberales. Me enorgullezco que al llegar las elecciones no hubiera ni un solo muerto y cabe recordar que las relaciones entre los dos partidos fueron más cordiales a partir de la fecha. (Brindando) ¡Salud!

 

Gobierno:       

(El Ministro de Gobierno se viste una toga y se trepa en un podio, se dirige al General) El acusado tenga la bondad de responder a las preguntas que le formulen los acusadores y sírvase abstenerse de dramatizar aspectos insignificantes que no tienen nada que ver con el juicio en sí.

 

Guerra:           

(Con un libro de contabilidad en la mano, lo inspecciona) Queremos saber cuál era la situación económica y fiscal del departamento en el momento en que usted asumió el cargo de gobernador.

 

Gobierno:       

(Se baja del podio, confronta al general) No estamos averiguando por los muertos, un cadáver sin papeles es como si no hubiese muerto nadie. Sólo queremos saber cuántos pesos con cuántos centavos se enriqueció usted durante el ejercicio de su cargo. Los muertos se pueden reponer, el dinero no.

 

El Ministro de Gobierno se rebusca entre los bolsillos de donde saca papeles de diferentes tamaños y aspectos que va arrojando al piso. Finalmente se queda leyendo uno que extrae de su zapato derecho.

 

Guerra:           

(Arroja el libro con violencia fuera del escenario, se escucha el grito de un transeúnte, un hombre aparece en escena sangrando por la cabeza. El ministro le apunta con un revólver, el hombre sale despavorido) La gente de todos modos tiene que morir, que mueran ahora o dentro de 30 años, ¡qué importa!, sin embargo el dinero sólo se lo puede gastar su legítimo dueño.

 

General:         

(Se pasea en su silla de ruedas, parece que fuera a decir algo trascendental, finalmente dice en tono introspectivo) Siendo el suelo y el subsuelo del territorio Boyacense inmensamente ricos, el pueblo boyacense inmensamente es pobre, ¿será esto acaso una vil paradoja del destino?

 

El Ministro de Guerra y el Ministro de Gobierno arrastran alternativamente al General por el escenario. Aparecen y desaparecen detrás de los módulos del fondo, de tal manera que en el interrogatorio que sigue, el General resulte contestando las preguntas al ministro contrario. Se tirarán la silla del general cual si se tratara de una pelota de ping-pong. Aparece la Modelo con un letrero en el que se lee "5 minutos de interrogatorio".

 

Gobierno:       

Escalas de pobreza del departamento durante su reinado, digo, administración.

 

 

General:        

Los agricultores son los más pobres, después vienen los empleados públicos; luego la legión de chicheros y por último, los primeros, o sean los ganaderos.

 

Guerra:           

Caracterice en cuatro palabras al pueblo boyacense.

 

General:         

(Recitando) El pueblo boyacense es inteligente, virtuoso, noble y... resignado.

 

Gobierno:       

¿Industrias pesadas?

 

General:        

Solamente dos: la chicha y la politiquería. Me di a la tarea de acabarlas y las acabé. Por todos los medios incitaba al pueblo a pensar en grande y fui afortunado en esta tarea porque el gobierno del excelentísimo señor Ospina Pérez no vaciló en darle vigoroso y definitivo impulso a la siderúrgica Paz del Río como tampoco echó pie atrás en su propósito de sacar avante la Ley 34 de 1948, el más importante decreto de su mandato, sobre el control de fermentadas.

 

Gobierno:       

Los problemas sociales que se salieron de madre a la muerte infausta de Gaitán, ¿cree usted que se debieron a convicciones políticas o tal vez a infiltraciones comunistas?

 

General:         

La supresión de la chicha y por consiguiente la desaparición de los que acumulaban riqueza, estimulando el crimen, era la solución del problema social, eje de todos los demás.

 

Guerra:           

Lo que en otras palabras significa que según el grado de fermentación de la chicha el populacho se tornaba conservador, liberal o hepático.

 

General:         

Para que el departamento de Boyacá pudiera recibir un millón 600 mil pesos en impuestos, el populacho invertía en chicha más de 18 millones de pesos. Las trascendentales decisiones de la política boyacense, tenían lugar en los expendios de chicha.

 

Gobierno:       

Necesitamos saber a dónde fueron a parar esos 18 millones de pesos cuando el pueblo dejó de consumir la fermentada maldita.

 

General:         

Alojamientos más decentes, vestuario para toda la familia, herramientas de labor... pero hay algo que vale más que todo eso, la armonía de la familia, lo que hizo descender el índice de criminalidad verticalmente.

 

Guerra:           

Pero la supresión de la chicha no acabó con los borrachos...

 

General:         

Usted entenderá, mi querido ministro de Guerra, que no se trata de transformar el mundo sino de entenderlo, y lo que yo entendí es que la gente se debía emborrachar con permiso del estado. Esto me hizo pensar en mejorar la calidad de los licores que se fabricaban de manera oficial, para lo cual contraté a un afamado licorista quien mejoró la calidad de los rones y aguardientes.

 

Gobierno:      

Aquí fue donde olimos un aroma extraño...

 

Guerra:           

Vamos al grano, mi querido general, usted sabe que el problema no es del contenido sino de la forma.

 

Gobierno:        

No era lo que se tomaban, sino de dónde se lo tomaban.

 

(El par de ministros confrontan ahora al general con sus preguntas, juegan como si estuvieran proponiendo una adivinanza.)

 

Guerra:           

Es como cuando un hombre recibe un balazo en el corazón y no muere por la herida sino por la infección.

 

Gobierno:       

No ponga cara de medalla, General, Usted sabe de qué se trata.

 

Guerra:           

A usted no se le juzga por servir aguardiente, mucho menos por tomárselo.

 

Gobierno:       

A  usted se le juzga por quedarse con la botella.

 

General:         

Sus comentarios son absurdos, tendenciosos y calumniosos. La junta de gobierno resolvió modificar el contrato en el sentido de que las botellas fueran pirografiadas, que las tapas fueran de rosca y se recubrieran con una cápsula y que las entregas se hicieran en Tunja, no admitiendo sino la mercancía que llegara en buen estado.

 

Guerra:           

Dos millones de borrachos por ocho fines de semana, nos dan un gran total de 16 millones de borracheras, de a borracho por botella, son 16 millones de botellas....

 

Gobierno:       

Que fue donde usted obtuvo sus ganancias.

 

General:         

La secretaría de Hacienda y la Administración de Rentas llevaron a cabo el contrato de modificación del existente, obteniendo una economía de 17 centavos por botella. Es decir, que antes salía por 44 centavos y ahora solo valía 27.

 

Guerra:           

El nuevo tipo de envases y la mejor calidad de los licores le reportaron a usted ganancias inesperadas.

 

Gobierno:       

Aquí lo estamos juzgando por 17 centavos. ¿Acaso algún filósofo mencionó que la diferencia entre la honradez y la malversación de fondos, son sólo 17 centavos?

 

General:         

Pero los ingresos del gobierno aumentaron en un 200%.

 

Gobierno y Guerra a coro.

 

CORO:          

Y las borracheras aumentaron en un 200% y usted con sus 17 centavos por botella deshonró al glorioso ejército de nuestro país.

 

General:         

Preferible 17 centavos de deshonra que una borrachera con chicha.

 

Gobierno:       

Hay que analizar el peso jurídico de su argumento.

 

Guerra:           

La elasticidad de las leyes es como medias de mujer. Suben y bajan según el tamaño de las piernas del funcionario encargado de redactar los códigos.

 

Se prenden todas las luces del escenario. Los tres hombres fijan su mirada en el techo, hacen un círculo con la cabeza hasta fijar la mirada en un rincón del escenario. Fuera luces. Un foco alumbra el rincón donde aparecen Dios y la modelo sentada en sus piernas.

 

MODELO:    

Todopoderoso, eres Omnipotente, Potente e Imponente, tu sagrada virilidad me vuelve virgen cada vez que...

 

DIOS: Ha terminado la primera parte del juicio. Mujer, baja a la tierra y anuncia la segunda parte.

 

Fuera luces, un reflector intermitente sigue a la modelo quien se dirige hacia los personajes.

 

MODELO:    

El Altísimo desea que este juicio continúe de la siguiente manera. LEYENDO:

 

I-El Ministro de Gobierno tiene que dramatizar más la defensa de las instituciones.

 II-El ministro de Guerra puede adoptar actitudes más cínicas, si así gusta.

 

III- El General enfatizará su enfermedad adquirida al servicio de la patria.

 

AL PUBLICO. Estimado público, empieza ahora la tercera parte al final del cual tendremos un intervalo de cinco minutos.

 


TERCERA PARTE: DIRECCION GENERAL DE LA POLICIA NACIONAL

 

(LA MISMA FACHADA ANTERIOR AHORA CON UNA PUERTA EN EL MEDIO Y DOS VENTANAS A LOS LADOS. EL GENERAL SE ENCUENTRA EN EL MEDIO, LOS MINISTROS SE DESPLAZARAN HACIA ADENTRO Y HACIA AFUERA Y APARECERAN ALTERNATIVAMENTE A TRAVÉS DE LAS VENTANAS CONSULTANDO LIBROS O DESARROLLANDO ACTIVIDADES AJENAS AL JUICIO MISMO).

 

(MINISTROS A CORO DESDE SUS RESPECTIVAS VENTANAS)

 

CORO.      

El 17 de septiembre de 1949 se posesionó del cargo de Director y lo

desempeñó hasta el 11 de octubre de 1950.

 

SE PONEN DE PIE POR ENCIMA DE LA FACHADA CUELGAN UN LETRERO QUE DICE “DIRECCION GENRAL DE LA POLICIA NACIONAL; GOLPEE”.

 

GOBIERNO BAJA A SU VENTANA, GUERRA DESAPARECE.

 

Gobierno:  

Señor General Bejardes, explíquele al pueblo colombiano cuál era la

situación de la República en ese lapso de tiempo.

 

UN SOLO REFLECTOR ILUMINA AL GENERAL COMO EN UN INTERROGATORIO. EFECTO 1

 

General:     

El señor Ministro de Gobierno, doctor Luis Ignacio Adrede sabe mejor

que yo cual era la situación política en ese entonces.

 

LUCES ILUMINAN TODO EL ESCENARIO. GOBIERNO APARECE POR LA VENTANA OPUESTA. EFECTO II.

 

Gobierno:  

Ex ore parvuloru veritas.

 

GUERRA APARECE POR LA MISMA VENTANA, LLEVA UNA PELUCA DE MUJER.

 

Guerra:      

Usted puede saber que tiene una mujer entre las piernas pero eso no

quiere decir que sienta como ella. Limítese a contestar.

 

EFECTO I

 

General:     

Mis desvelos, mis esfuerzos, mis preocupaciones y mis

responsabilidades....

 

EFECTO II GUERRA EN VENTANA DERECHA, GOBIERNO EN VENTANA IZQUIERDA:

 

Gobierno:       

Mis Florida...

 

Guerra:           

Mis Bogotá....

 

Gobierno:       

Mis Barranquilla

 

Guerra:           

Mis Tenerife....

 

CORO:          

Mis.....terios de la vida.

 

EFECTO  I

 

General:         

Mis actividades se circunscriben a un período jalonado por paros nacionales, clausura del Congreso, elecciones para presidente, transmisión del mando, huelgas de estudiantes y mil conatos de subversión del orden.

 

EFECTO II LOS MINISTROS CAMBIAN VENTANAS.

 

Gobierno: Qué siente una mujer entre las piernas... eso no es cinismo, eso es pornografía.

 

Guerra:           

Drama viene de rama y dama, que traducido al español, significa ramera.

 

Gobierno:       

Stultorum infinitus est numerus

 

EFECTO I

 

General:         

La corta y azarosa historia de la Policía nos demuestra que a diferencia de las fuerzas militares, es una institución política.

 

EFECTO II GOBIERNO Y GUERRA JUEGAN UN PARTIDO DE AJEDREZ EN UNA DE LAS VENTANAS, EN LA OTRA VENTANA APARECE UN TABLERO CON LAS MISMAS JUGADAS. EL QUE JUEGA CON LAS BLANCAS EN UNO, LO HACE CON LAS NEGRAS EN EL OTRO.

 

Gobierno:       

¿Eso es una opinión o una acusación?

 

Guerra:           

Las balas en sí no tienen partido y la gente al morir carece tanto de sexo como de credo.

 

Gobierno:       

El rey negro está bizco. MUEVE. Jaque.

 

Guerra:          

Los peones quieren romper la cerca. MUEVE:

 

EFECTO I   General:         

Porque sin dejar de cumplir con exactitud las funciones técnicas que la estructuran, debe ser un cuerpo de la más absoluta lealtad al “Régimen en el Poder” y esa lealtad se garantiza ante todo por la selección del personal dentro de los miembros del partido que están en el poder. Lo demás es literatura.

 

EFECTO II LOS MINISTROS EN LA OTRA VENTANA

 

Gobierno:    

Señor General, García Márquez no ha escrito todavía “El Coronel no

tiene quien le escriba”, ¿de qué literatura habla?

 

Guerra:           

Éste no es un juicio literario. El doctor Ospina nunca prohibió los escritores.

 

Gobierno:       

Los peones quieren romper la cerca. Jaque.

 

Guerra:         

El rey negro está bizco. MUEVE.

 

General:        

No los prohibió porque no los había. De todos modos la semántica sí jugaba un papel trascendental en el asunto. El carácter de “Institución Nacional” le debería venir de la unificación de su organización, es decir, que no deben existir policías departamentales, ni policías municipales. GOBIERNO Y GUERRA VAN AL OTRO TABLERO. Su organización debe ser para toda la república. De otra manera no se justifica la denominación inexacta de “Director General de la Policía Nacional”.

 

Guerra:           

Señor General, si usted pone en tela de juicio el nacionalismo del gobierno, eso equivale a que seamos agentes al servicio de extranjeros. Ni el capitalismo ni el comunismo socavarán una pulgada de nuestra conciencia nacional.

 

Gobierno:

La policía siempre ha disparado sin discriminación de sexo, edad o raza.

 

Guerra:           

Su caballo se hizo donde no debía. MUEVE.

 

 

Gobierno:       

La dama se me fugó con un alfil. Jaque.

 

General:         

Una conciencia que se mida en pulgadas seguramente ha sido hecha a la medida norteamericana. El otro aspecto de “nacional” al que quiero referirme, que quizás sea el más importante LOS MINISTROS CAMBIAN DE TABLERO se le debe dar el procedimiento, porque los miembros de esta institución están obligados moral y técnicamente a obrar sin discriminaciones políticas, porque la ley es para todos y la justicia una.

 

Gobierno:

¿Acaso usted pretende aseverar que una sola bala ha sido disparada por razones políticas? Detrás de la mirilla de cada fusil hay un cerebro pensante.

 

Guerra:           

Usted hizo cambios de personal que no consultaban la más mínima norma de beligerancia administrativa.

 

Gobierno:

Su caballo se hizo donde no debía.

 

Guerra:           

La dama se me fugó con el alfil. Jaque.

 

General:         

Un ligero examen de la situación me llevó al convencimiento de que el número de hombres sobre armas era insuficiente para responder con eficacia a sucesos de gravedad que parecían inminentes.

 

Guerra:           

Mate. Nosotros ordenamos que Scotland Yard abriera la investigación para que el populacho se enterara quién era el asesino de Gaitán.

 

VAN AL OTRO TABLERO. Gobierno:     

Mate. Jordán Jiménez en persona investigó el asesinato. Se trataba de un asunto individual, por ningún motivo social. Un psicópata desadaptado, falto de cariño paterno se vengó así del sistema que lo parió.

 

GOBIERNO Y GUERRA  SE DAN LA MANO.

 

CORO:          

Juguemos con las negras o las blancas, siempre hacemos las mismas jugadas. Le damos mate al contrario que según el caso es uno de nosotros para de esa manera mantener la opinión dividida. Así lo que perdemos en un tablero, lo ganamos en el otro.

 

ACABA EL APRETON DE MANOS. EFECTO 1

 

General:         

Bogotá contaba en 1800 unidades de las cuales dos terceras partes no me inspiraban confianza. Una quinta parte me inspiraba desconfianza y tres cuartas partes no ofrecían garantías. EL GENERAL BUSCA EN VANO A LOS MINISTROS. GRITA SU DEFENSA. DESPUES HABLA PARA SI O PARA EL PÚBLICO. El resto de las divisiones estaba compuesto por personal adicto al gobierno, pero la selección merecía muchos reparos porque se había dado cabida a analfabetos y reservistas de segunda clase, contrariando toda técnica.

 

LOS DOS  MINISTROS DESAPARECEN TRAS LOS MOVILES, LOS SIGUIENTES DIALOGOS EN OFF. EL GENERAL AL NO ENCONTRAR A SUS INTERLOCUTORES, HABLA DIRECTAMENTE AL  PÚBLICO.

 

Gobierno:       

Esto era para evitarle problemas morales a los miembros de la institución, si no podían leer en la prensa los nombres de sus víctimas, cumplirían mejor con su deber.

 

Guerra:          

Señor General, sabiendo usted que el tiempo apremiaba y que la situación política se complicaba cada día por la proximidad de las elecciones y la violencia desenfrenada de la oposición en el Congreso, ¿qué medidas tomó usted para escoger el personal y no empeorar la situación, como fue el caso?

 

EL GENERAL TRATA DE ESCAPAR, SE LEVANTA COJEANDO DE SU SILLA DE RUEDAS, LE COLOCA SU KEPIS A UNO DE LOS JURADOS A QUIEN SIENTA EN LA SILLA.  SE SIENTA ENTRE EL PÚBLICO Y SE ALEJA CADA VEZ MAS CON CADA PARLAMENTO.

General:         

Con ayuda de comisarios, intendentes y gobernadores se llevó a cabo un reclutamiento de los hombres más honestos y capaces, pues satisfacían las condiciones fijadas en el estatuto orgánico de la Policía y también la de ser de la más absoluta confianza del gobierno.

 

Gobierno:     

Un ignorante fusil en mano le sirve más a la patria que un extremista instruido.

 

Guerra:           

¿Qué le garantizaba a usted que los más capaces y honestos se conservarían así al frío contacto del metal?

 

General:         

Abrí un curso extraordinario para aspirantes a oficiales y respondieron 114 jóvenes de los cuales dos terceras partes eran bachilleres. Una tercera parte había cursado y aprobado el quinto de primaria. Este curso fue dirigido por los oficiales de la Misión Inglesa y terminaron satisfactoriamente 84.

 

EL GENERALSE SIGUE OCULTANDO ENTRE EL PUBLICO. EFECTO II. A MANO IZQUIERDA APARECE EL MINISTRO DE GUERRA ENSAYANDO UNOS PASOS DE TANGO, A LA DERECHA EL MINISTRO DE GOBIERNO SUBIÉNDOSE LA CREMALLERA DEL PANTALON. EL HOMBRE EN LA SILLA DE RUEDAS LES DA LA ESPALDA.

 

Guerra:            

¿Cómo distribuyó usted esos fondos? ¿De qué dineros adquirió el lote de la séptima con séptima, por qué importó mercancías de Panamá?

 

Gobierno:    

Aquí no se le está indagando por ideas, se le está acusando por  malversar fondos. Responda qué hizo con  el comisariato, la reparación del edificio de Muzú, la clínica y el Palacio de la Policía.

 

Guerra:           

¿Qué país donó la droga y elementos sanitarios para dotar la clínica?

 

SE ACERCAN AL FALSO GENERAL, LAS PREGUNTAS SUBEN DE TONO

 

Gobierno:    

¿Cómo se distribuyeron los $120.000 que costaron las reparaciones del edificio de Muzú?

 

Guerra:           

¿Por qué sacó $30.000 pesos del fondo de empleados para comprar mercadería en Panamá?

 

Gobierno:    

¿A cuánto ascendió su comisión con la casa Americana que le

suministró los paños y driles para los uniformes?

 

EL GENERAL RESPONDE, SORPRENDIENDO A LOS MINISTROS.

 

General:         

La cuestión también es de ideas, organicé cursos por correspondencia para agentes secretos y alcancé a repartir 30 conferencias.

 

LOS MINISTROS VAN A LA CAZA DEL GENERAL. SE DESHACEN DEL FALSO.

 

LOS MINISTROS CARGAN AL GENERAL DE VUELTA A SU SILLA DE RUEDAS.

 

Guerra:           

Se le dan 4 minutos para que responda a los cargos, antes de que le toque responder a la mayor acusación que pesa sobre su cabeza. SACA UN RELOJ DE BOLSILLO, LO MISMO HACE EL MINISTRO DE GOBIERNO. El tiempo empieza a correr. Ahora.

 

General:         

APRESURADAMENTE. Para que los edificios de la Escuela de Policía pudieran ser ocupados sin ningún peligro, pues en el concepto de ingenieros y arquitectos amenazaba con desplomarse, se emprendieron obras de reparación y readaptación que montaron la suma de $120.000. Además fue dotado de todos los elementos indispensables a esta clase de establecimientos. Agregados militares de los USA que lo visitaron no ocultaron su admiración y lo catalogaron como uno de los mejores de América Latina. Lo primero que se imponía en la Clínica de la Policía era dotarla con un cuerpo médico que correspondiera con eficiencia a la organización y funcionamiento de un establecimiento de esta naturaleza. No poca dificultad encontré debido al bajo sueldo que les estaba señalado y siéndome imposible mejorar de inmediato las asignaciones, logré interesar y comprometer a un grupo de especialistas que le haría honor y le darían prestigio a la mejor clínica.

 

Guerra:        

Minuto y treinta segundos.

 

Gobierno:       

Minuto y treinta y tres en el mío.

 

General:         

Lo inadecuado del edificio donde funcionan las oficinas de la Dirección de la Policía, donde empecé a contraer esta artritis calumniosa, digo, infecciosa me llevó a pensar en la adquisición de un lote para levantar un moderno edificio...

 

Guerra:        

Dos minutos treinta segundos.

 

Gobierno:       

Dos minutos y treinta y cinco en el mío.

 

SIMULTÁNEAMENTE

 

General:

Estuve bastante afortunado al localizar el lote de la Séptima con Séptima que mide alrededor de ocho mil varas cuadradas y que por                           

su ubicación y extensión era el adecuado. Adelanté la negociación con el Banco de la República propietario de esta finca y con la misma

entidad me comprometí a la adquisición de dos lotes más.

                       

 

Guerra:

Su reloj se adelanta dos segundos cada minuto y medio.

 

Gobierno:

Su reloj se atrasa dos segundos cada minuto y medio.

 

Guerra:

Este es un reloj impermeable no se retrasa con el sudor.

 

Gobierno:

Éste es un reloj alemán, le está prohibido adelantarse.

 

                                                                                                                       

General:

Convencidos hasta la saciedad de que las calidades de los paños y driles y que la confección de los uniformes que se venían suministrando, eran inferiores bajo cualquier aspecto a los ofrecidos por casas americanas y no justificándose pagar mayor precio por aquellos, por el solo hecho de protegerla industria nacional, se optó por adjudicar los contratos a algunas casas extranjeras, ni más ni menos que las especialistas en esas prendas y que por lo mismo son abastecedoras de varios países americanos....

 

Guerra:           

Tiempo

 

Gobierno:       

(Pausa.) Tiempo.

 

Guerra:           

Todo cuerpo de Policía funciona con los elementos propios de su trabajo, los cuales sin necesidad aparente usted se dedicó a cambiar para obtener ventajas materiales que engrosaran su cuenta bancaria.

 

Gobierno:       

En otras palabras, ¿por qué cambió los revólveres Smith and Wesson por otros de marca Colt y las patrullas Studebaker por otras de Panauto?

 

Guerra:           

Cuando suprimió la chicha negoció con las botellas, cuando cambió el color de los uniformes negoció con los driles...          

 

 

General:         

El populacho quemó los pocos carros de vigilancia con que contaba la policía. Era tan urgente la situación que la fuerza de las circunstancias obligó a los organizadores de la nueva Policía a adquirir camionetas de reparto de las que utilizaban las empresas comerciales para adaptarlas al servicio de radiopatrullas.

 

Gobierno:       

Excelente medida, así el pueblo no notaría la diferencia, donde antes repartían pan ahora repartían bala.

 

Guerra:           

General Bajardes, ¿es acaso usted consciente de la mala imagen que le creo a la policía? Los detenidos del restaurante “Cecilia” fueron llevados a la comisaría en una camioneta que decía “Lavandería Imperial”, “también se pegan cuellos”.

 

Gobierno:       

Cuando la redada de las putas que pretendieron linchar al teniente Jaramillo, la camioneta donde las embarcaron decía: “Pan Caliente a toda hora, Patrulla 069”.

 

General:         

El contratista de los uniformes se tomó demasiado tiempo en las respectivas entregas, lo cual obligó al Departamento de Adquisiciones a hacer contratos con tintorerías para dejar de color carmelita los uniformes viejos que se hallaban en los depósitos.

 

Guerra:           

El hábito no hace al monje.

 

Gobierno:       

Vale más pájaro en mano que solterona en ataque de celos.

 

General:         

Los cuerpos de policía de fuera de Bogotá se uniformaban según los gustos de los comandantes y, en algunas guarniciones, con sujeción a las posibilidades de los contratistas.

 

Gobierno:       

En Guatancuy la policía tenía el mismo uniforme de las hermanas Bethelemitas.

 

General:          

Era necesario, pues, acabar con esa anarquía y con ese estilo de vestimenta que hacían del agente de policía una figura de opereta.

 

LOS MINISTROS SE TRANSFORMAN EN FIGURAS DE OPERETA.

Guerra: 

CANTADO

 

            Como no señor Ministro

            aquí desde Nueva York

            visité la Marmon-Harrington

            donde vi con honor

            que carros radio patrullas

            iguales a los de Nueva York

            patrullarían las calles

            de Usaquén a Fontibón

            y los precios no son

            centavos más

            centavos menos

            que aquellos estipulados

            en ventas al exterior.

 

Gobierno:

CANTANDO

 

            Claro Señor Presidente

            aquí desde Nueva York

            visité la casa Colt

            de un solo disparo

            se acaba con un candidato

            un negro, un comunista

            un pato

            sin embargo

            hubo una equivocación

            revólveres y pistolas

            incluyendo munición

            valen otros noventa y cinco centavos

            en ventas al exterior.

 

Guerra:

CANTANDO

 

            Su eminencia

            aquí desde Nueva York

            visité la casa Russel

            fabricante de vestuario

            para cualquier ocasión

            Fracs para golpe de estado

            chalecos a prueba de bala

            en caso de revolución

            varios países suramericanos

            adquieren sus prendas

            aquí en el exterior.

 

General:          

¿Quien será más figura de opereta, un analfabeta disfrazado de monja Bethlemita con un fusil al hombre o un ministro con amnesia contagiosa y extensiva a las generaciones futuras?

 

Gobierno:       

Cristo perdonó al buen ladrón basado en una interpretación deficiente de los códigos de justicia de su época. Aquí no se perdona ni el vuelo equivocado de una mosca.

 

Guerra:           

La justicia militar debe ser tan magnánima como la justicia Divina, permite condenar a su propio hijo con tal de salvar la humanidad.

 

General:         

En épocas de Jesucristo no se importaban armas de los Estados Unidos. El doctor Sourdis recibió los informes acerca de los contratos con las casas americanas. El ministro de Hacienda y el Contralor declararon anulados los contratos que se venían adelantando y se continuó la investigación, a la vez que se abrió una nueva licitación.

 

Guerra:           

La negociación estaba viciada por falta de supervisión en la junta de adquisiciones.

 

General:         

Sin embargo, el mismo contralor manifestó EN TONO DE FALSETE “La compra de los revólveres es una negociación que está perfeccionada y no hay en el mundo otra casa que pueda darnos mejores condi...(TOSE) condiciones.

 

Gobierno:       

Yo mismo elevé mi voz vehemente para que el atribulado pueblo no soportara en sus espaldas generosas una carga más, el precio escandaloso de las mismas armas con las que se le impediría protestar por el alto costo de la vida.

 

General:         

El doctor Luis Ignacio Adrede asistió a todas las sesiones de la Junta de Adquisiciones y al finalizar la última de éstas, repitió estas mismas palabras. FALSETE: “Hasta ahora he venido a darme cuenta cómo debe funcionar una junta de adquisiciones; cuanto aquí se ha decidido merece toda mi aprobación y me declaro defensor de las negociaciones celebradas”.

 

Gobierno:       

Esa frase no apareció en el Diario Oficial, por lo tanto su afirmación carece de validez ético-jurídica.

 

Guerra:           

Sin embargo los precios de los nuevos contratos fueron superiores a los anteriores, ¿cómo aceptó usted esa incongruencia monetaria?...a no ser que...

 

General:         

Consulte la historia, Señor Ministro, si la historia se repite estamos condenados a conocerla. La iniciación de la guerra de Corea obligó al gobierno Americano a monopolizar lanas y algodones lo cual incidió en el alza de los precios.

 

Gobierno:       

Sencilla lógica, para visitar cualquier país extranjero hay que vestir con esmero y más aún si se piensa matar a los habitantes de ese país.

 

Guerra:           

Arterosclerosis histórica la suya General, Panauto no cumplió el contrato por estar ocupada con las armas que debía enviar a Corea y la policía perdió 20 unidades que necesitaba con urgencia.

 

General:         

OFUSCADO, A PUNTO DE UN PARO CARDIACO. Con todo, la envidia y la maledicencia se abrieron campo y sus autores, maestros de la murmuración, levantaron una nueva especie, “el Coronel Bejardes cuando fue Gobernador de Boyacá hizo un contrato de adquisición de botellas que le reportó jugosas comisiones”. Eso fue suficiente para que me empezara la flebitis. El soplo cardiaco me sobrevino con lo de las armas. Todas estas ocurrencias eran simples antecedentes para terminar con mi carrera militar. Ahora me va a sobrevenir....

 

EL GENERAL BEJARDES CAE DESMAYADO, LOS MINISTROS VAN EN SU AUXILIO. GOBIERNO LE ESCUCHA EL CORAZON.

 

Gobierno:       

Aún está vivo, espero que recobre el conocimiento para el tercer acto.

 

LE TOMAN EL PULSO, GOBIERNO EN UNA MANO, GUERRA EN LA OTRA.

 

Guerra:           

46 pulsaciones por minuto y baja.

 

Gobierno:       

48 pulsaciones por minuto.

 

Guerra:           

36 pulsaciones por minuto.

 

Gobierno:        38 pulsaciones por minuto y baja.

 

Guerra:           

La izquierda no puede ir más rápido que la derecha. Su reloj sigue adelantado.

 

SE OSCURECE EL ESCENARIO. REFLECTOR A UNA ESQUINA/DIOS Y LA MODELO SE BESAN APASIONADAMENTE/DIOS INTERRUMPE EL BESO Y MIRA FIJAMENTE LA MODELO.

 

DIOS:            

Uno de los actos más creativos de mis funciones divinas fue la invención de la mujer. Al principio no sabía si colocarle dos o tres senos. LA MODELO MIRA AL PUBLICO, TRATA DE AVISARLE A DIOS QUE LA OBRA ESTA EN UN INTERMEDIO. Sin embargo razoné de la siguiente manera: El hombre tiene dos manos, que la mujer tenga dos senos.

 

MODELO:    

El General agoniza al final del segundo acto que acaba de concluir.

 

DIOS:            

Que preparen la escenografía para el tercer acto. Apaguen ese reflector que incluso Dios tiene derecho a su vida íntima.

 

A OSCURAS. MODELO:   

Entre este acto y el siguiente gozaremos de un intermedio.

 

 


CUARTA PARTE:  JEFATURA CIVIL Y MILITAR DE LOS LLANOS ORIENTALES

 

Tres hamacas con mosquiteros en primer plano, perpendiculares al público. El General duerme en la hamaca de la mitad, a su derecha el ministro de gobierno, a su izquierda el ministro de guerra. El General en traje de fatiga, los ministros en trajes de tierra caliente. En un letrero deshecho se alcanza a leer: “Tauramena”.

 

General:         

Sin salir de las hamacas, jamás se enterarán de lo que pasa en estas tierras, son doscientos mil kilómetros de llano y agua lo que he venido a mostrarles.

 

Gobierno:       

De a mosco por metro cuadrado, son doscientos mil millones de mosquitos. De este mosquitero no me muevo.

 

Guerra:           

Hicimos este viaje para reconstruir su actuación en el lugar de los hechos, sin embargo usted no habló de mosquitos antes de partir.

 

Gobierno:       

Ni mucho menos nos mencionó que nos tocaría esperar en este pueblo poblado por fantasmas para siempre, hasta que nos recoja el Douglas.

 

General:         

Los habitantes se encuentran diseminados, no hay vías terrestres para el transporte automotor, la carencia de recursos distintos a la carne, las innumerables plagas diurnas y nocturnas, la bravura del clima y las distancias inconmensurables hacen de este territorio un teatro para operaciones militares casi imposible de dominar.

 

Gobierno:       

Haberse llevado a los bandoleros a pelear a otra parte y nos habíamos ahorrado todo este ajetreo.

 

Guerra:           

Tocó bombardear toda la zona porque sus habitantes le colaboraban a los bandoleros.

 

Gobierno:       

Sólo escombros y pedazos de zinc que se derriten con el sol cual si fueran cera. Una pista de aterrizaje con el pasto crecido y nosotros aquí varados recontando muertos y esperando a que nos recojan.

 

General:         

Todo parece estar hecho para el transporte aéreo y sin embargo los riesgos que se corren en el invierno no son pocos por razón de los vendavales, ni menores lo de tiempo de verano, debido a la calima.

 

Guerra:           

Tauramena, extraño nombre. Cuando las cosas desaparecen por lo menos queda el nombre de recuerdo. No podemos caminar.

 

General:         

Cuando el invierno ha entrado de lleno, junio, julio, agosto, septiembre y octubre es imposible viajar por el llano abierto, en verano no hay mayores problemas, aunque el agua potable escasea y las cabalgaduras tratan de insolarse.

 

Gobierno:       

Tengo sed. ¿Podemos ir por el río?

 

General:          

La navegación no es del todo fácil, los ríos tienen inmensos desparramaderos y palizadas en tiempos de invierno, y en tiempo de verano se limita a determinados sectores para embarcaciones de muy pequeño calado.

 

Gobierno:       

Anoche se me entró un murciélago con dientes de vampiro.

 

Guerra:           

He visto cucarachas del tamaño de un mango.

 

General:         

Las orillas de los ríos y de los caños son cubiertas de monte que forman fajas sobre las márgenes de más de un kilómetro de ancho. El terreno en su gran extensión es pantanoso.

 

Gobierno:       

En el primer pantano que cruzamos se me desfondaron las botas que traje de los Estados Unidos.

 

Guerra:           

Un sapo atravesó el río de un solo salto.

 

General:         

SUBIENDO EL TONO. ¿La simple y ligera descripción de este territorio no es acaso un problema para el desarrollo normal de operaciones militares? ¿Cómo influyen los factores enumerados en la salud de la tropa, en el empleo de sus armas, en el equipo, en los abastecimientos y en la moral del combatiente, máxime cuando no encuentra enemigo que le presente combate sino que está en permanente estado de atalaya en el paso de un caño o de un río o en los contornos de un conuco?

 

Gobierno:       

A mi no me capturan vivo, yo me tiro al río así me muerda un caribe.

 

GOBIERNO CAE DE LA HAMACA, CHAPOTEA EN EL PISO. EL GENERAL Y EL OTRO MINISTRO SACAN LA CABEZA.

 

General:         

Despiértese señor Ministro, no se revuelque en el piso que está lleno de alacranes.

 

Gobierno:       

Un jíbaro me quería reducir la cabeza para ponérsela de corbatín, qué pesadilla. SE INCORPORA Y VUELVE A LA HAMACA.

 

General:         

Si carece de medios de transmisión, o estos le faltan para coordinar una acción, para emitir una orden, para dar oportuna cuenta de una sorpresa o para solicitar algo que demanda con urgencia, qué hace un Comandante para garantizar una acción, para emitir una orden, para dar oportuna cuenta de una sorpresa o para solicitar algo que demanda con urgencia, ¿qué hace un Comandante para garantizar una acción o para salvar la moral de sus hombres? ¿No es esto un verdadero problema militar?

 

Gobierno:       

Yo más bien diría que es un problema estomacal.

 

Guerra:            ¿A qué se refiere?

 

Gobierno:       

Tengo diarrea.

 

General:         

Desgraciadamente los botiquines fueron donados por la Embajada Americana y todo lo que empacaron por error fueron píldoras anticonceptivas. Por suerte lo descubrimos a tiempo cuando a todo un pelotón le crecieron senos.

 

Gobierno:       

¿Ya es de noche?

 

General:         

Bandadas de pájaros vuelan a acostarse.

 

Gobierno:       

¿Será peligroso si camino solo hasta la letrina?

 

General:         

Más peligroso es que contraiga una infección en esa hamaca mojada. Podemos levantar los mosquiteros, a esta hora si acaso nos pica un tábano.

 

EL MINISTRO VA A LA LETRINA, LOS MOSQUITEROS ESTAN LEVANTADOS.

 

Guerra:           

Si yo hubiera sabido que para juzgarlo a usted tenía que venir a reconstruir los hechos a los llanos mismos, habría hecho que lo absolvieran de antemano. ¿No está demorado el avión?

 

General:         

Parece que el aeropuerto de Villavicencio sigue cerrado por la calima.

 

EL MINISTRO DE GOBIERNO APARECE CORRIENDO Y ESPANTADO.

 

Gobierno:       

Una culebra negra y brillante trató de hipnotizarme de un mordisco.

 

Guerra:           

Hoy es domingo y por aquí no se ve ninguna Iglesia.

 

General:         

El ministerio sagrado no se ejerce sino en contados lugares, estas gentes están sueltas de la mano de Dios. Pastores protestantes, desconociendo la legítima autoridad, catequizan con la protección y el beneplácito de los bandoleros. Estas gentes sin Dios y sin ley nos están creando un problema religioso que rompe la unidad nacional y pervierte la conciencia de las generaciones presentes y futuras.

 

Gobierno:       

Los ceibos se llenan de flores rojas en el verano, seguramente esos árboles fueron sembrados por bandoleros liberales.

 

General:         

Si se suben a esa loma verán el río Upía, allí los evangelistas fundaron un colegio y están recibiendo refugiados.

 

Guerra:           

General, tenga la bondad de dispararle a ese lagarto, no sea que nos contagie alguna enfermedad.

 

General:         

EL GENERAL SACA SU PISTOLA APUNTA AL AIRE, LUEGO AL MINISTRO.  Está prohibido matar babillas. Capitán Silva, le comunico que está detenido, ya me decía yo que usted estaba efectuando vuelos sospechosos. Mientras a mis hombres ni siquiera se les vendía víveres, ¿cómo es que usted contaba con tantas simpatías por parte de la población?

 

Guerra:           

Estamos aquí aislados, incomunicados y sin alimentos y usted empieza a hacer teatro, General Bejardes modere su....

 

 

General:         

Desde la mitad del año (MIRA EL RELOJ) 1949, se observó en Casanare y Arauca la presencia de elementos facciosos y se temió que tuvieran vinculaciones con ciudadanos venezolanos desafectos al Gobierno del hermano país. Usted vino aquí para combatirlos, no para unírseles. Cabo Mantilla, confiese al Capitán Silva antes que me vea obligado a ejecutarlo en nombre de Dios y de la Santa Madre Iglesia.

 

Gobierno:       

Pero General, no soy clérigo...

 

General:         

De cabo para arriba ya se puede decir misa. Cabo cumpla las órdenes que se le imparten.

 

EL MINISTRO DE GUERRA SE ARRODILLA AL PIE DE LA HAMACA DEL MINISTRO DE GOBIERNO.

 

General:         

Repita conmigo Capitán Silva, Yo pecador me confieso....

 

Guerra:           

Esto es absurdo, él no es cura ni yo soy el Capitán Silva.

 

General:         

¿Y esto tampoco es un revólver ni lo que va a salir por el cañón una bala?

 

Guerra:           

Yo pecador me confieso....

 

General:         

Que di un golpe militar sobre el gobierno de la Intendencia del Meta.

 

Guerra:           

Que di un golpe militar...

 

General:         

Que el Comandante, oficiales y tropa de la base de Apiay se declararon en rebeldía contra el gobierno legítimo.

Guerra:           

Que el Comandante, oficiales y tropa....

 

General:         

¿Aló? ¿General Régulo Gaitán? Reporte de orden público del 25 de mayo de 1951. Para guarnecer el llano hay que organizar un regimiento de caballería con los efectos en hombres y dotaciones en elementos que demandan las circunstancias, para una acción enérgica, eficaz, de corto plazo, para batir los grupos de bandoleros. Voluntarios para ir de pesca, dos pasos al frente. ¿Ningún voluntario? El que quiera pescado que se moje el culo.

 

LOS DOS MINISTROS CUCHICHEAN ENTRE SI, SE PONEN DE PIE Y DAN DOS PASOS EN DIRECCION AL GENERAL, SE CUADRAN MILITARMENTE.

 

Gobierno:       

Cabo Mantilla.

 

Guerra:           

Y Capitán Silva.

 

A CORO:      

Se voluntarizan para ir de pesca.

 

General:         

Miren señores ministros, ¿acaso creen que estoy loco y que me van a llevar la corriente? Yo sólo les estaba ejemplarizando lo que es ser militar, lo que representa estar investido de tan alta dignidad. Todo me estaba permitido, menos hacer el mal, aunque el adagio rece “que no hay mal que para bien no sea”.

 

LOS MINISTROS ABANDONAN LA POSICION MILITAR.

 

General:        

Pelotón, no le he dado orden de descanso. Aborden las curiaras que nos vamos a rendaliar. Cabo Mantilla revise que no vaya a llover, Capitán Silva empáqueme el encauchado.

 

CADA CUAL ENTRA EN UNA HAMACA A UNA SEÑAL DEL GENERAL

 

General:          

Soldados a remar que vamos contra la corriente.

 

LOS MINISTROS REMAN EL GENERAL SE FUMA UN CIGARRILLO

 

Gobierno:       

General, reme que se está quedando atrás.

 

General:         

¿Es que acaso no ven que voy en un barco de vela y el viento sopla generoso?

 

                     Con la ley en una mano (REVÓLVER)    

                     y la espada en la otra (CIGARRILLO)

                     reto al que sea

                     para que me pruebe

                     que la virtud

                     no se habilita por decreto

 

General:         

Octubre de 1951, el señor General Gaitán, Comandante General de las Fuerzas Militares me informó que el gobierno había decidido crear la Jefatura Civil y Militar de los Llanos Orientales y me manifestó que se había decidido que yo desempeñara el mencionado cargo. Enseguida pasamos al despacho del Señor Ministro de Guerra, quien me confirmó la información haciendo un generoso elogio de mis cualidades. Capitán Silva imagínese que usted es el Ministro de Guerra y manifieste el generoso elogio.

 

Guerra:           

Yo soy el Ministro de Guerra.

 

General:         

Así me gusta que tome en serio su papel.

 

Gobierno:       

A mi me toca de cabo Mantilla o de Ministro de...

 

General:         

Agradezco el honor que el Gobierno me dispensa y los generosos elogios de su señoría, mientras esté en servicio activo iré donde la superioridad lo determine y sabré esforzarme en el cumplimiento de mi deber; supongo que se haya meditado muy bien a trascendencia de este nombramiento. Debe tenerse en cuenta que es un General de la República el que va a asumir la responsabilidad, por consiguiente,  hay que darle los medios necesarios para cumplir su cometido, porque el fracaso de un General constituye el desprestigio de las Fuerzas Militares y el de éstas significaría el del Gobierno.

 

Gobierno:       

General la Patria ha meditado su nombramiento.

 

General:         

Cuando usted fue Ministro de Guerra señor Ministro de Gobierno, le expliqué perfectamente lo que le expliqué al Ministro de Guerra cuando el fue Ministro de Gobierno.

 

Guerra:           

Como su superior inmediato le ordeno que vuelva a la cordura General.

 

Gobierno:       

Si el ministro de Guerra puede ser el Ministro de Gobierno y el Gobierno el de Guerra, ¿cómo se sabe cuál es cuál después de las cinco de la tarde?

 

General:         

Señor periodista haga usted una pregunta más cuerda. Los he invitado a la posesión de mi cargo y espero que las preguntas estén a la altura. Las fotografías me las toman de perfil únicamente.

 

Guerra:           

Señor General queremos una declaración que deje entrever la complejidad del problema, en otras palabras, ¿nos puede resumir en una frase categórica la política que usted va a emplear?

 

General:         

"Por la razón o la fuerza". Pelotón, ensillar las cabalgaduras que nos vamos de gira por los llanos. Numerarse de derecha a izquierda y de arriba a abajo.

 

Guerra:           

Uno.

 

Gobierno:       

Dos

 

LOS TRES HOMBRES MONTAN EN LAS HAMACAS A GUISA DE CABALLOS, GALOPAN

 

General:         

Señores ministros el objetivo de esta gira consiste en ilustrarles con hechos en qué consistió mi política del convencimiento y la atracción. ¿Tienen alguna pregunta sobre el campamento que acabamos de visitar?

 

Gobierno:       

Los coloraditos que se me treparon por las piernas me están causando una infección en las pantorrillas, ¿hay algo más en los botiquines fuera de anticonceptivos?

 

Guerra:           

La situación es confusa, sus tropas no gozan de simpatía, se recela de ellas y se critican algunas de sus actuaciones por parte de la población civil.

 

General:         

De los tres mil soldados que guarnecen el territorio, 1900 han cumplido el tiempo de servicio obligatorio, y a la fecha llevan tres meses de retardo en el licenciamiento. Como pudieron apreciar los campamentos están desprovistos de lo más indispensable, los soldados duermen en el suelo y les toca requisicionar plátano y yuca para poder comer.

 

Gobierno:       

¿Requisicionar y robar son la misma cosa?

 

General:         

Del mismo modo que un Ministro de Guerra y uno de Gobierno son dos personas diferentes pero al final la misma cosa.

 

 

 

Guerra:           

La población civil se muestra huraña, desconfiada y miedosa, los comandantes me informaron que contadas personas les merecían confianza, que las demás o eran francamente simpatizantes del movimiento bandolero o jugaban las dos cartas; que nadie se atrevía a dar informaciones veraces y que las que suministraban no tenían otro objetivo que el despiste.

 

Gobierno:       

¿Nos podemos desmontar? Estoy mal de la vejiga.

 

PARAN LAS CABALGADURAS, GOBIERNO SALE DE ESCENA

 

General:         

Mi política tenía que traducirse en hechos y las decisiones tenían que ser audaces. Abramos el llano y hagamos como si nada hubiera pasado, o se compone esta situación o se empeora de verdad.

 

GOBIERNO APARECE CORRIENDO

 

Gobierno:       

La misma culebra de antes nos está siguiendo, esta vez espero hasta que me bajara los pantalones.

 

General:        

 El que no esté con esta política estará contra ella.

 

Gobierno:       

Tenía cabeza de culebra y cuerpo de mujer, me miró fijamente a los ojos y me dijo: “¿Tienes sed de amor?”

 

General:         

Si nos equivocamos podremos justificar ante todo el mundo los procedimientos que tengamos que emplear por la fuerza. Hagamos un despliegue de generosidad que si no es correspondido, se cambiará por un plan de restricciones y de lucha sin cuartel.

 

 

 

 

Gobierno:       

Yo no sabía qué decir, los senos los tenía destapados como dos frutas maduras listas a caer del árbol a mis manos, la contemplé extasiado y entonces me besó.

 

GOBIERNO CAE DESMAYADO, EL GENERAL Y EL MINISTRO ACUDEN EN SU AYUDA.

 

General:         

Es una picadura de culebra.

 

Guerra:           

(Tocándose sus partes nobles.) ¡Y en qué sitio!

 

General:         

No tenemos suero antiofídico tenemos que amputar o morirá en dos horas.

 

Guerra:           

Lo siento por la esposa.

 

General:         

Por suerte tengo mi cuchillo desinfectado. SACA EL CUCHILLO, GOBIERNO VUELVE EN SI.

 

Gobierno:       

Prefiero morir a que me amputen.

 

Guerra:           

En su epitafio dirán “murió meando por la Patria”.

 

General:          Si en dos horas no nos recogen o el se queda sin su miembro  o el país se queda sin Ministro de Gobierno.

 

Gobierno:       

He de velar por la suerte del partido conservador y ¡Vive Dios!, que no habré de asistir  a su caída mientras viva. Fui llamado al ministerio como hombre de partido y no como hombre de Estado, y así seguiré actuando.

 

 

Guerra:           

Sigue actuando Luis Ignacio, más vale morir picado que vivir ateo en la anarquía.

 

LLEVAN AL MINISTRO A LA HAMACA Y LO ACUESTAN

 

General:         

Está delirando, si el Douglas no nos recoge en hora y media, procedo con el cuchillo.

 

Gobierno:       

Contra igualdad, libertad y fraternidad, Dios, Patria y Familia.

 

General:         

Es cierto que existe el método de succionar el veneno pero en tal caso prefiero que se muera.

 

Gobierno:       

¿Cómo dice General?

 

General:         

Capitán Silva, ¿usted fue tan ingenuo que no cayó en cuenta cómo la Dirección Nacional Liberal jugó con usted cual si fuera una marioneta?

 

Gobierno:       

Tengo sed.

 

Guerra:           

Por deficiencias de comunicación nunca supe que el golpe de estado había sido canjeado por un paro general de la C.T.C.

 

General:         

Dos mil personas exhibían su miseria por todo Villavicencio, se les dio víveres para quince días, algunos utensilios de cocina y un hacha. Los mandé a abrir monte y así solucioné el problema de los desplazados.

 

Guerra:           

El Cabo Mantilla se nos muere de sed General

 

General:         

Lo mismo le pasaba al ganado, dos cosechas expuestas a perderse por mil causas de todos conocidas. En partidas de 200 cabezas diarias salieron con destino al matadero de Bogotá más de doce mil novillos gordos.

 

Guerra:           

Tiene hijos pequeños y una esposa.

 

General:         

Novillos de tres años de edad y vacas viejas, fueron trasladados a los potreros de ceba.

 

Gobierno:       

Usted compraba ganado a menos precio y después autorizaba la saca, incautaba novillos diciendo que eran de los bandoleros.

 

Guerra:           

Los ojos se le están inyectando de sangre... una araña puso huevos en la herida.

 

General:          

Organicé una semana pedagógica encaminada a darle orientación profesional a maestros y maestras ya que en un 90 por ciento carecían de estudios normalistas.

 

Guerra:           

Luis Ignacio delira y el general se cree en guerra con los bandoleros.

 

General:        

Hice de cada niño un mensajero de la paz y un vínculo de concordia.

 

Guerra:           

Nacieron tres arañitas.

 

General:         

Al mismo tiempo que el magisterio debía constituir por su eficaz desempeño y ejemplo una barrera que preservara a los niños de la perversión reinante y de ser los bandoleros del futuro. Capitán Silva deje al muerto en paz y venga conmigo a repartir regalos que llegó la navidad.

 

Guerra:           

Detrás de cada uno de esos pequeños barrigones se esconden los bandoleros del futuro. ¿Quién es tan ingenuo de repartirle regalos a su futuro verdugo?

 

General:         

Todo era propicio para el advenimiento....

 

Gobierno:       

¿Del niño Jesús?

 

General:         

De la normalidad y el ambiente no solamente era de trabajo intenso y prometedor sino de alegría.

 

EL MINISTRO DE GUERRA Y EL GENERAL ESTIRAN LOS BRAZOS Y RECORREN EL ESCENARIO CUAL SI SE TRATARA DE AVIONES EN PLENO VUELO.

 

General:         

El 23 de diciembre viajé con mi esposa y mis hijos en un avión, y en otro el Coronel Rengifo, bombardeamos el llano... con paqueticos que contenían juguetes y elementos de aseo personal con destino a los niños pobres. SE DETIENE HACE CUADRAR AL MINISTRO: Y según listas que previamente me habían remitido. Coronel Rengifo administre un vaso de agua al moribundo.

 

Gobierno:       

Si fuere posible con whisky y hielo.

 

Guerra:           

Si el Douglas no llega en una hora estamos perdidos.

 

General:         

Por primera vez en la historia del llano se hacía esto que es costumbre establecida en otras regiones del país. Así las tropas se granjearían la simpatía de la gente o al menos verían en ellas a los representantes de la Patria tendiéndoles la mano.

 

Guerra:           

Oigo los motores de un avión.

 

General:         

Coronel Rengifo vuelva a su sitio, que yo pienso en un avión no le confiere a usted derecho a escuchar su ruido. Capitán Silva, arreste al Coronel Rengifo.

 

Gobierno:       

REZANDO APENAS PERCEPTIBLE. Cuando mis pies ya inmóviles me adviertan que mi carrera en este mundo está próxima a su fin, Domine, exáudi orationem meam.

 

General:         

¿Qué dijo?

 

Guerra:           

Parece que quiere ir al baño pero no puede.

 

General:         

Cuando les da por rezar es porque la muerte amarró el cuello del condenado con su soga de serpientes. Capitán Silva aplíquele a ese pobre hombre la extrema unción.

 

Guerra:           

Señor, Dios mío, desde este momento con entera conformidad y con ánimo resignado, acepto de vuestras manos cualquier género de muerte... SIGUE MURMURANDO.

 

General:         

Muerte a bayoneta o por disparo de mortero, lanzado desde un avión o en el palo de arara. La gente de bien constituía la gran mayoría, gracias a mi política le colaboraban efectivamente a las Fuerzas Militares.

 

Gobierno:       

Cuando mis labios fríos y temblorosos pronuncien por última vez vuestro adorable nombre. Dómine, exáudi orationem meam.

 

 

 

General:         

El doctor López tal como le había prometido a Urdaneta los invitó a imponer la paz, pero ocurrió que las entrevistas envalentonaron a los forajidos y desconcertaron a los liberales de bien. Y el doctor López manifestaba que hablando con Guadalupe y con los Bautistas él arreglaba el problema. No jugué más a la normalidad, el establecimiento del orden se debía obtener por la fuerza.

 

Guerra:           

Los guerrilleros eran unos idealistas que se salieron de las manos de la Dirección Liberal, el mismo Carlos Lleras les había dicho ante sus peticiones: ”ni autorizamos ni desautorizamos, estamos con esos muchachos de todo corazón”.

 

General:         

La historia aquí la cuento yo.

 

Gobierno:       

Cuando mis ojos llenos de tinieblas y desencajados ante el horro de la cercana muerte, fijen en Vos sus miradas lánguidas y moribundas. Dómine, exáudi orationem meam.

 

Guerra:           

El miembro se le está poniendo como una berenjena, parece que se le fuera a reventar.

 

General:         

Eduardo Franco debía suceder en el mano a Eliseo Velásquez. Tomaron inusitado auge los robos, los saqueos, los incendios, los arrazamientos, los asesinatos, las violaciones y no podían faltas en las previsiones, ante la imposibilidad de continuar efectuando bazares, los impuestos. EL GENERAL AUSCULTA EL CIELO. Capitán Silva oigo un Douglas que se acerca.

 

Guerra:           

Yo no oigo nada.

 

 

 

 

General:         

De prisa, revise la pista para que el Douglas pueda aterrizar, estamos salvados. MIRA AL MINISTRO DE Gobierno. Con un poco de suerte podrá orinar con un tubo conectado a la garganta. Cabo Mantilla, apresúrese.

 

Guerra:           

¿Qué reviso?

 

General:         

Que no haya bombas en la pista, de prisa.

 

EL MINISTRO DE GUERRA VA A REVISAR LA PISTA

 

General:         

Los idealistas guerrilleros dijeron que los hatos con todos sus semovientes y tierras no eran de sus dueños sino de los revolucionarios, que los terratenientes nada tenían que hacer en el llano y que el régimen feudal había terminado. Pero se equivocaron de cabo a rabo y para eso estaba aquí el General Bejardes.

 

APARECE JADEANTE EL MINISTRO DE GUERRA

 

Guerra:           

El Cabo Mantilla reporta que la pista se encuentra en perfectas condiciones para el aterrizaje del Douglas. El cabo Mantilla reporta que no se ve ningún Douglas.

 

EL MINISTRO DE GUERRA MECE AL MINISTRO DE GOBIERNO,  EL GENERAL MIRA EL CIELO CON LAS MANOS ENROSCADAS FRENTE A SUS OJOS.

 

General:         

La vida del llanero es miserable, el dinero que recibe por concepto de jornales durante las épocas de ganadería lo invierte la mitad en aguardiente y la otra mitad en ron. La base de la alimentación es la carne, el topocho, la yuca y el maíz, (MIRANDO AL CIELO) se metió por esa nube, (BAJANDO LA VISTA) a juzgarlo por la alegría que lo caracteriza, (MIRANDO AL CIELO) ahí le veo la cola, (BAJANDO LA VISTA) se diría que es el perfecto feliz.

 

 

Gobierno:       

Cuando, perdido ya el uso de todos los sentidos, el mundo entero haya desaparecido de mi vista y gima en el estertor de la última agonía y en las congojas de la muerte. Dómine, exáudi orationem meam.

 

Guerra:           

Usted va a ser juzgado por esto General.

 

General:         

Mis actos los juzga Dios únicamente. El cabecilla Eduardo Franco recaudaba impuestos. (MIRANDO AL CIELO) Siempre dan tres vueltas antes de aterrizar. (BAJANDO LA VISTA) Esta situación económica que afectaba a los dueños de los hatos, sumada al factor político, que despertaba simpatía por los bandoleros fue otra de las causas del fracaso de la política del convencimiento y la razón.

 

Guerra:           

Una vez estemos dentro de ese avión lo declararé bajo arresto.

 

General:         

No me extrañan sus palabras, esa es la índole del colombiano, minar el principio de autoridad y burlar la justicia. Alístese cabo para la operación exterminio.

 

Guerra:           

Estoy harto de esto, yo no soy ningún cabo, soy un Ministro de la Patria.

 

EL GENERAL LO ENCAÑONA

 

General:         

Es por esto que la impunidad está siendo característica de la vida colombiana y a ello se debe igualmente el desprestigio de la administración de justicia en este país. Hay una crisis del carácter, de la moral. Es cuestión de educación, hemos ampliado demasiado los moldes educativos; hemos olvidado la composición racial de nuestro pueblo y el medio tropical en que se ha levantado.

 

Guerra:           

¿O sea que la terapéutica tiene que ir a las causas del mal?

 

General:        

El aspecto discriminatorio más simple que resume los hechos es hacer dos bandos: los buenos y los malos. Vamos a batir los bandoleros hasta su exterminio.

                      

EL GENERAL Y EL MINISTRO SE DESPLAZAN SIGILOSAMENTE POR EL ESCENARIO, EL MINISTRO SE CAMUFLA EN UNA HAMACA, EL General EN LA OTRA.

 

General:         

Hay que copar al enemigo entre dos fuegos. Cabo nos desplazamos al Hato Las Margaritas.

 

RODEAN LA HAMACA DEL MINISTRO DEL GOBIERNO, SUENAN RUIDOS DE DISPAROS.

 

General:         

(PARECE UN CADAVER IMAGINARIO. SONRIE). Es Eduardo Martínez. Escriba en el diario cabo. Jefe de los guerrilleros de Arauca, muerto el 18 de febrero.

 

SE DESPLAZAN DE NUEVO LEVANTAN LAS HAMACAS A MANERA DE BARRICADAS.

 

General:         

Terminada la limpieza del territorio de Arauca se reforzó el puesto de hato Corozal y se emprendieron acciones de alguna envergadura a lo largo del río Casanare, hacia arriba de Corozal, para cerrarle paso a los forajidos procedentes del Cocuy y batirlos si presentan combate o perseguirlos hasta el exterminio si huían.

 

INTERCAMBIAN HAMACAS, MAS DISPAROS, SE ACUESTAN BOCA ABAJO EN LAS HAMACAS CUAL SI ESTUVIERAN REPTANDO. SE LEVANTAN SE CUADRAN FRENTE AL PUBLICO.

 

General:         

Reporte de orden público

 

Guerra:           

En el territorio del Meta se mueven comisiones al Ariari.

 

General:         

Haciendo la limpieza de las márgenes de este río.

 

Guerra:           

Hacia el Metica, sobre la región del Nare.

 

General:         

Hacia la desembocadura del Manacacías, en el Meta.

 

Guerra:           

Hacia el Hume, partiendo de Cumaral.

 

EN CORO:    

Todas estas comisiones tuvieron éxitos rotundos, porque se cumplió el plan de limpieza en el departamento del Meta.

 

EL GENERAL SE SIENTA Y DA DECLARACIONES A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EL MINISTRO DE GUERRA SOSTIENE LA PISTOLA DEL 0 CUAL SI FUERA UN MICRÓFONO.

 

General:         

Concentrados los bandoleros en Casanare, el invierno los inmovilizaba y no tenían otro camino que situarse en zonas altas y de recursos agrícolas, zonas que por lo menos eran muy conocidas y de fácil localización por la aviación.

 

SUENA UNA EXPLOSION, EL GENERAL CONTINÚA CON LA ENTREVISTA AGAZAPADO TRAS DE UNA HAMACA.

 

General:         

No tendré nunca palabras para elogiar a los aviadores que bombardearon bajo mis órdenes. No tuvieron un momento de descanso y en cada acción daban nuevas demostraciones de valor, de pericia y de patriotismo.

 

SE ESCUCHA EL MOTOR DE UN AVION, EL GENERAL LE QUITA LA PISTOLA AL MINISTRO.

 

General:         

Estamos salvados, el Douglas.

 

Guerra:           

Tauramena pasará a la historia, nunca se me olvidará que estuvimos a punto de quedar sepultados en este pueblo muerto para siempre.

 

SIGUEN LA TRAYECTORIA DEL AVION AL ATERRIZAR, DE REPENTE SE ESCUCHA UNA EXPLOSION.

 

General:         

Usted no examinó sino dos terceras partes de la pista. Había una bomba; ahora seremos presa fácil de las guerrillas. Si vamos a morir usted será el primero señor Ministro.

 

EL GENERAL LE DISPARA AL MINISTRO DE Guerra, APUNTA AL MINISTRO DE GOBIERNO.

 

General:         

Con éste no hay necesidad, se le floreó el miembro cual si fuera metal ardiente.

 

Gobierno:       

Finalmente, cuando mi alma comparezca ante Vos y vea por primera vez el resplandor inmortal de vuestra Majestad, no lo rechacéis de vuestra presencia, dignaos recibirme en el seno amoroso de vuestra misericordia, para que eternamente cante vuestras alabanzas.

 

EL GENERAL CONTEMPLA LOS MINISTROS MUERTOS

 

General:         

Dómine exáudi, orationem meam. Ambos están muertos. Todo por la existencia de organizaciones en que los instintos primarios se han despertado con tan salvaje crueldad que en nada se diferencian de manadas de hienas y de lobos hambrientos. Ya hemos comprobado la reciedumbre de las Fuerzas Armadas en todos los aspectos. Las fuerzas del mal no prevalecerán contra ella.

 

SE LLEVA LA PISTOLA A LA SIEN, SE APAGAN LAS LUCES Y SE ESCUCHA UN DISPARO.

 

 


QUINTA PARTE: EPILOGO

 

SE PRENDEN LAS LUCES, DIOS Y LA MODELO EN UNA ESQUINA, LA MODELO SENTADA EN LAS PIERNAS DIVINAS.

DIOS: Así mismo.

 

MODELO:    

¿Padre e hijo al mismo tiempo?

 

DIOS:           

Exactamente.

 

MODELO:    

Todavía no entiendo, si la virgen y tú tuvieron un hijo, el hijo fue padre de sí mismo, por consiguiente la relación era incestuosa.

 

DIOS: Después te explico. Ahora tráeme la carta que nos envío el Ministro de Gobierno para darle pública lectura.

 

LA MODELO SE SACA LA CARTA ENTRE EL ESCOTE

 

MODELO:    

Y tú que todo lo sabes, ¿no sabías donde la tenías metida?

 

DIOS SE CALA UN PAR DE ANTEOJOS, LEE RAPIDAMENTE DIOS:        

 

Sección Gabinete, número 22, Bogotá 17 de julio de 1952.

Señor General Carlos Bejardes, Ciudad.

Porque estuve enfermo, (murmura, escasamente se oye lo que dice) .....................

hube de afrontar debates en las ...................legislativas

y por las complica......ministerio......, no había podido

..................para expresarle.................sentimiento cordial...

amigo y funcionario.............retiro temporal de servicio.........

honda gratitud..........................................(En voz clara) Conocí la importancia de sus servicios........................faenas todas desempeñadas en días por extremo azarosos y de las más tremendas complicaciones de todo orden, y me es singularmente grato declarar en las presentes líneas y en toda oportunidad que se me presente, la eficiencia de su labor, el desvelo patriótico conque usted nos sirvió y la honestidad y rectitud de sus procedimientos. Todas estas apreciaciones, sinceras y justas, determinan el sentimiento de su retiro del ejército en el que tiene usted puesto de señalada distinción. Respeto las determinaciones de usted y formulo votos porque su retiro sea realmente temporal, de un merecido descanso y aprovecho la ocasión para reiterarle las protestas de mi cordial amistad, con las cuales me suscribo de usted como servidor y compatriota.

 

SE APAGAN LAS LUCES PARA PRENDERSE EN LA MISMA ESCENA QUE TENIA LUGAR AL FINAL DE LA TERCER PARTE.

 

Guerra:         

14 pulsaciones por minuto y baja

 

Gobierno:       

16 pulsaciones por minuto

 

Guerra:           

12 pulsaciones por minuto

 

Gobierno:       

14 pulsaciones por minuto y baja

 

Guerra:           

El General ha estado murmurando incoherencias por casi una hora.

 

Gobierno:        Deliraba con sus combates enfrentado la guerrilla del llano.

 

Guerra:           

Creí entenderle algo así como “bandoleros del futuro”

 

Gobierno:       

Ojalá no sea una premonición sobre el futuro de la Patria.

 

Guerra:           

Cero pulsaciones por minuto

 

Gobierno:       

Cero pulsaciones por minuto

 

Guerra:           

¿Cómo lo vamos a juzgar si el General siempre se muere al final de la tercera parte?

 

ESCENARIO A OSCURAS, UNA LUZ ILUMINA GRADUALMENTE UN

ANCIANO BONACHON SENTADO EN UNA SILLA. SU VOZ SE ESCUCHA DESDE LA PENUMBRA. ES LA VOZ DE DIOS

 

DIOS:       

He recibido demasiadas inquietudes acerca del contenido del juicio final. La justicia humana y la Divina son similares. La única diferencia...

 

FUERA LUCES, SE SIGUE ESCUCHANDO LA VOZ DE DIOS HASTA QUE SE CONVIERTE EN UN MURMULLO IMPERCEPTIBLE.

 

 

 

                                           F I N

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Héroes sin guerra


Finalista, Concurso de Dramaturgia Letras de Oro de la Universidad de Miami

 

 

 

Personajes

 

(En orden de aparición)

 

Manuel: Puertorriqueño de unos 40 años, veterano de la guerra del Vietnam. Atraviesa una crisis psicológica.

 

María: Puertorriqueña de 20 años de edad, vive con Manuel. Estudia para obtener si diploma de equivalencia de bachillerato, cree en la superación de la mujer.

 

Lorenza: Salvadoreña, 22 años de edad. Huyó de su país por la situación política y es bastante consciente acerca de la misma.

 

Mauro: Salvadoreño, 28 años de edad, esposo de Lorenza. Trabaja en

forma "ilegal" en los Estados Unidos, huyó de El Salvador en compañía de su esposa. Ambos admiran a Monseñor Romero.

 

Alba: Puertorriqueña, 55 años de edad. Trabaja como limpiadora en un edificio. Vive con su sobrino Efraín, es habladora y comunicativa.

 

Harry: Mexicano de 45 años. Trabaja para la Oficina del Censo y es el burócrata típico que quiere hacer su trabajo sin importarle la comunicación a nivel humano.

 

Efraín: Sobrino de Alba, puertorriqueño de 18 años, le gusta la salsa, la música de Bladés y tocar las congas.

 

Leonarda: Puertorriqueña, viuda, de 60 años de edad, le gusta hablar de una manera filosófica y enigmática acerca de sus recuerdos. Vive resignada con su vida.

 

Rosa: Hija de Leonarda, tiene unos 18 años, es soltera y se encuentra embarazada. Quiere tener su hijo a pesar de los problemas que le da la Oficina de Bienestar Social del gobierno.

 

Reutilio: Funcionario de la Oficina de Bienestar Social del Gobierno (Oficina del Welfare). Tiene unos 45 años, es de nacionalidad colombiana. Se viste y habla afectadamente.

 

Elvia: Hondureña de 37 años. La están desalojando de su apartamento. Vive sola con su hija Renata.

 

Renata: Tiene unos 8 anos, habla inglés como primer idioma y su mamá está tratando de mejorarle su español.

 

Osmundo: Cubano de unos 50 años, dueño del edificio donde tiene lugar la obra.

 

Serafín: Cubano exilado con la marea de Mariel. Tiene unos 28 años, vive solo en un apartamento y es travestista.

 

Juventino: Ministro evangélico de 50 años. Es aficionado al ron y se encuentra en plena decadencia.

 

Natalia: esposa de Juventino, tiene unos 45 años y trata de ayudar a su marido, aunque es critica de él al mismo tiempo.

 

Nota: Al final de la obra se encuentra un glosario donde se explican las palabras que van apareciendo subrayadas en el texto, así como algunos conceptos culturales.

 

La obra tiene lugar en el 2606 de la calle Park, un desvencijado edificio de apartamentos en una gran ciudad de la costa Este de los Estados Unidos, a comienzos de la década del 80. Durante la misma pasaremos de un apartamento a otro del edificio. Los apartamentos se encontrarán modestamente amoblados. Al comenzar la obra, nos encontramos en el apartamento de María y Manuel. El sonido de la sirena de una ambulancia se aleja en la distancia. El ruido atronador del tren subterráneo que pasa a nivel del edificio se apodera del ambiente. Luego viene un silencio que se rompe por el batir de unas congas.

ESCENA I

 

El apartamento de María y Manuel. En las paredes se ven algunos cuadros rechinantes al lado de un cuadro del Sagrado Corazón de Jesús y la Caridad del Cobre. Hay una cama apoyada en ladrillos, un asiento cojo y una hamaca descolorida colgando del techo. María, en escena, cose unas medias rotas con un bombillo adentro de ellas. Manuel fuera de escena, canturrea una canción.

 

MANUEL:

Cuidado en el barrio

cuidado en la acera

cuidado en la calle

cuidadondequiera

que te andan buscando

por tu mala maña... (1)

 

MARÍA:

¿Siete por siete son 49 o 56? ANOTA EN UN CUADERNO.

 

MANUEL:

FUERA DE ESCENA Da lo mismo.

 

MARÍA:

¿Cómo puede dar lo mismo? Si yo le debo 56 pesos del arriendo a Don Osmundo, no es lo mismo que si yo le debiera 49, porque si yo le pago 49 debiéndole 56, él va y me dice que le estoy robando.

 

MANUEL:

Da lo mismo porque tú  ya no puedes volver a la escuela.

 

MARÍA:

¿Cómo que ya no puedo volver? ¿Acaso nací para coser medias rotas y cocinar arroz con gandules? ARROJA LA MEDIA CON EL BOMBILLO A LA OTRA PIEZA. APARECE MANUEL EN ESCENA, TORSIDESNUDO Y LA CARA RECUBIERTA CON CREMA DE AFEITAR. EN EL BRAZO DERECHO SE LE VE EL TATUAJE DE UN ÁGUILA.

 

 

 

MANUEL:

CON LA MEDIA EN LA MANO Es que ya no me aguanto a ese profesorcito tuyo con visiticas a los museos y habiéndoles de liberación. Eso es para las gringas. La mujer latina pertenece a la casa y al marido.

 

MARÍA:

¿Al marido?, cuál marido si ni siquiera estamos casados. Si me separé de mi marido fue porque ya no me lo aguantaba. Tú lo que estás es celoso, pero entiéndelo muy bien que yo hablo y salgo con el que me dé la gana. Parece que salí de Guatemala para meterme en guatepeor.

 

MANUEL:

CANTA Del montón, una mujer del montón eres tú, una

mujer del montón. MIRANDO POR LA VENTANA Hay que tener un ojo en ese hueco, no sea que llegue el mailman y se nos desaparezca el cheque como pasó la vez pasada. SE ACABA DE AFEITAR, SE VISTE Y CANTA Cuidado en el barrio, cuidado en la acera, cuidado en la calle, cuidadondequiera...

 

MARÍA:

Estoy harta de que me veles todo el tiempo.  MANUEL CANTA Eso, sigue cantando y no me escuches. Ese maldito machismo tuyo es tu propia inseguridad. COGE SU CUADERNO, CONTINUA ESTUDIANDO El 7 en el 8 no cabe, bajo 3 y sobran 4. A MANUEL Si no te

apuras vas a llegar tarde a la entrevista.

 

MANUEL:

¿Y qué?, llegue tarde o temprano, afeitado o sin afeitar, bien vestido o como uno del parque de los bones, de todos modos nadie me da empleo.

 

MARÍA:

En vez de pasarte el tiempo jugando brisca con tus amigos, deberías ir a la reunión de la unión esa.

 

MANUEL:

La única unión que conozco es la que tengo contigo y ya me tiene hasta aquí. HACE UN GESTO CON LA MANO ¿De qué unión es que tú hablas?

 

 

MARÍA:

¿Ya no te acuerdas? De la que nos estuvo hablando el señor de barba en Villa Victoria.

 

MANUEL:

COGE UNA ESCOBA Y LA ARROJA CONTRA UN RINCÓN Coño, que casi mato a ese vietnamita, la próxima vez no se me escapa.

 

MARÍA: ¿Otra vez con tus delirios selváticos?

 

MANUEL:

BUSCA POR LA HABITACIÓN Sal rata vietnamita a poner la cara. A MARÍA La rata esa que se nos comió el pan en la cocina.

 

MARÍA:

Mejor le decimos otra vez a Don Osmundo que nos ponga más veneno en el sótano.

 

MANUEL:

De esos vietnamitas me encargo yo. RECOGE LA ESCOBA Fusil al hombro, rata en la mira, pum, muere cobarde rata comunista. DA UNA VUELTA REPENTINA Y CON EL PALO DE LA ESCOBA ROMPE UN VASO

 

MARÍA:

LE QUITA LA ESCOBA, BARRE LOS PEDAZOS DE CRISTAL El último que nos quedaba. Cuando salí de Santurce, vino mi abuela, alma bendita y me dijo: "María, cuando vuelvas a esta isla, puede que esta pobre vieja ya esté muerta, llévate tú esta media docena de vasos. No valen nada, pero es para que en ellos te bebas los recuerdos de estas tierras y cuando estés viviendo bueno, no te olvides de lo pobre que por aquí vivimos”.

 

MANUEL:

Tú siempre con tus sentimentalismos tontos. Bota esos recuerdos al zafacón no sea que te cortes las manos con ellos.

 

MARÍA:

Se nos murió la abuela, que en paz descanse y se fue pa'l otro lado con la esperanza de que íbamos a vivir mejor, ¿y qué tenemos? Nada. Como vamos, ni los nietos de nuestros nietos van a ver mejor vida. HACE UNA PAUSA, COGE EL LIBRO DE ESTUDIOS Y

LEE CON RABIA Si un hombre gana tres pesos la hora, ¿en 40 horas cuántos pesos gana?

 

MANUEL:

Si no tiene pega, no gana nada. SE PRUEBA UNA CAMISA VERDE DEL EJERCITO

 

MARÍA:

Gana $120. Pero si paga $7.50 por la guagua, $60 del arriendo, $25 del heat, $25 en comida, sólo le quedan... CALCULA $2.50, lo que no alcanza ni para envenenar los ratones.

 

MANUEL:

SE PONE UNA CAMISA BLANCA Y SE PASEA POR LA HABITACIÓN Las selvas del Vietnam me recordaban Puerto Rico. Matando ratas amarillas, con el M16 al hombro, los acorralábamos  como a jíbaros en sus bohíos. CORRE POR LA PIEZA, SE ATRINCHERA EN UN ASIENTO La aviación los fumigaba con Napalm. Ese disparo estuvo cerca. ASOMA LA CABEZA, GRITA A ese jíbaro le bajaron la cabeza por no hablar inglés. El sargento gritó "Lay-down" y el entendió "¿Le han dado?", se asomó a decir que no y vi como le brincaban los sesos. 

 

MARÍA SALE DE LA PIEZA, MIRA A MANUEL COMO DICIENDO "LO MISMO DE SIEMPRE"

 

MANUEL:

De pronto llegaban los Iraqois y un soldado bajaba en medio del campo de batalla colgando de un lazo. ¿Nombre? Manuel Méndez. ¿Identificación? A.S.2485-0S. Aquí está tu cheque. Y algunos desgraciados morían sin siquiera gastarlo. REPTA POR EL PISO DE ESPALDAS A LA VENTANA Los tengo rodeados, de esta no se escapan. Me alisto a tirarles una granada, quito la espoleta y ... UNA LATA DE CERVEZA ENTRA VOLANDO POR LA VENTANA, SE ESCUCHAN AFUERA LOS GRITOS DE UNA PELEA Y EL RUIDO ENSORDECEDOR DEL SUBWAY. MANUEL RECOGE LA LATA Y LA ARROJA DE VUELTA POR LA VENTANA. GRITA Oye jíbaro de la mierda, ¿qué tú te has creído, que mi casa es el zafacón? Respeta. ENTRA MARÍA EN ESCENA, SE HA CAMBIADO DE TRAJE Y TRAE UNA BOLSA CON SUS LIBROS DE LA ESCUELA

 

MARÍA:

Tranquilízate Manuel, que nos rompen otra vez los vidrios. No sé por qué tú    crees que hay un Vietnam en todas partes. Estamos en Roxbury, Massachussetts.

 

MANUEL:

SE MIRA LA CAMISA MOJADA Y SUCIA  Mira cómo me dejaron los de esa ganga.

 

MARÍA:

Pues tu mismito lo vas a arreglar porque yo salgo ya para la escuela a seguir con mis clases. SALE

 

MANUEL:

SE PONE SU CAMISA DEL EJERCITO La selva como una araña de trapo mojada no enredaba en sus telarañas pegajientas. Coquis gigantes como conejos espiaban con ojos enemigos. Tintinas, riecas y mapanares, acechaban desde los árboles disfrazadas de mujeres. De repente la selva se quedaba en silencio y una hoja cayendo hacía más ruido que la explosión de una granada de mano. Los Viet-Cong se escondían en madrigueras que con sus túneles de alcantarilla atravesaban la selva. Los desertores se iban a vivir con los vietnamitas, a esperar a que terminara la guerra. Algunos tenía hasta hijos con las mujeres del enemigo. Un día entré a una aldea donde no habíamos dejado a nadie vivo. De pronto vi a una mujer que todavía estaba agonizando. Saqué la bayoneta para rematarla y le dije en español, "muérete rata vietnamita" y ella me contestó entre los coágulos de sangre que le chorreaban por la boca, también en español: "Jíbaro, ¿no ves que estás matando a tus hermanos?

 

MANUEL LANZA UN GRITO DESGARRADOR. BAJAN LAS LUCES. SE ESCUCHA UNA RADIO QUE BUSCA UNA EMISORA QUE NO ENCUENTRA. PASA POR DIVERSAS ESTACIONES. SE ESCUCHAN ALGUNOS SONIDOS DEL MAR. FINALMENTE SINTONIZA UNA CANCIÓN. ESTA SE ESCUCHA.

 

CANCIÓN:   

Ruge la mar embravecida,

rompe la ola desde el horizonte

brilla el verde-azul del gran Caribe

con la majestad que el sol inspira

es que ese guerrero va pasando

recorriendo el reino que domina

pobre del que caiga prisionero

hoy no habrá perdón para su vida... (2)


 

 

 

ESCENA II

 

El apartamento de Mauro y Lorenza Villeda, una pareja de "mojados" salvadoreños. Al principio no hay nadie en escena. Vemos unos muebles sencillos, entre ellos una cama doble que ocupa casi toda la habitación. En una pared cuelga una foto de Monseñor Romero. Al lado, una anticuada y bultosa televisión en blanco y negro, que sólo vemos de lado, funciona sin que nadie la vea.

 

TELEVISOR:

...todos los días a las once de la mañana, usted podrá disfrutar de su telenovela favorita, Capricho de un destino, ¿Se casarán Nelly y Armando? ¿Podrá el malvado Ricardo Armendáriz arruinar dos vidas y quedarse con la herencia de la familia Acosta? ¿Se descubrirá que el verdadero padre del hijo de Jesusita es don Arturo?

 

EN ESE INSTANTE ENTRA EN ESCENA LORENZA VILLEDA, UNA MORENA DE UNOS 22 AÑOS. TRAE UN PLATO Y SE DISPONE A COMER, SE SIENTA EN LA CAMA, MIRA EL TELEVISOR Y MURMURA:

 

LORENZA:

Sí, seguro que se van a casar como en todas las telenovelas, serán felices por el resto de la vida y los malos

serán castigados y los buenos premiados. Lo único malo es que en la vida real lo que pasa es lo contrario. COME Espero que las noticias digan por lo menos algo.

 

TELEVISOR:

VOZ DE MUJER ¿Problemas de inmigración? Los abogados Smith and Remington le legalizan el futuro. Por sólo 300 dólares, le cambiamos su pesadilla diaria por el sueño americano. Smith and Remington, donde usted entra mojado y sale seco.

VOZ DE HOMBRE #1: Buenas noches, están ustedes viendo "Monovisión", directamente desde Miami les traemos las noticias

del día, con John Peláez.

 

TELEVISOR:

Para toda la audiencia hispana, un saludo muy caluroso desde la paradisiaca ciudad de Miami, donde en esta época de turismo, las lindas bañistas exhiben unos lindos cuerpos que hacen subir algo más que la temperatura...

 

LORENZA:

BAJÁNDOLE AL APARATO EL VOLUMEN No sé cómo creen que eso son noticias. Mientras el mundo se está desbaratando, lo único que se les ocurre transmitir es mujeres semidesnudas con al excusa de reportar el clima. Me pregunto que estará pasando en San Salvador. MIRANDO LA FOTO QUE CUELGA EN LA PARED Si no fuera por él, no habría nadie que nos defendiera.

 

CONTINUA COMIENDO, OJEA UN PERIÓDICO Y DE VEZ EN CUANDO MIRA LAS IMÁGENES QUE SE TRANSMITEN EN LA PANTALLA,DE REPENTE SE QUEDA MIRANDO FIJAMENTE EL APARATO. DEJA CAER EL PLATO DE LA COMIDA AL PISO Y EXCLAMA:

 

LORENZA:

Dios mío, ¡no puede ser! LE SUBE EL VOLUMEN AL TELEVISOR

 

VOZ DE HOMBRE:

...el asesino, que no pudo ser identificado, se presume que disparó la bala que penetró el corazón de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, desde la entrada de la catedral. El gobierno anunció que hará todo lo que está a su alcance para dar con los asesinos de Monseñor, a la vez que afirmó que es muy temprano para saber si los asesinos fueron de derecha o izquierda. Por su parte, el presidente Carter...

 

EL VOLUMEN DE LAS NOTICIAS BAJA, LORENZA SE ARRODILLA ANTE EL RETRATO DE MONSEÑOR ROMERO Y LLORA AMARGAMENTE. PASAN UNOS INSTANTES. EL VOLUMEN DEL TELEVISOR AUMENTA Y SE ESCUCHA UNA VOZ DE HOMBRE CON ACENTO NORTEAMERICANO.

 

 

 

VOZ DE HOMBRE:

...mis pollos son los más tiernos porque yo personalmente vigilo que coman solo lo mejor, después de ver este aviso, ¿se atrevería usted a comer otra marca que no fuera la mía?

 

BAJA EL VOLUMEN DEL TELEVISOR, ENTRA EN ESCENA MAURO VILLEDA, LLEVA PUESTAS UNAS GAFAS OSCURAS Y UNA CAMISETA EN QUE SE LEE "U2". VE A LORENZA ARRODILLADA LLORANDO ANTE LA FOTO, APAGA EL CON RABIA EL TELEVISOR. SE ABRAZAN.

 

MAURO:

Yo sabía que tarde o temprano eso tenía que pasar. Los escuadrones de la muerte no descansarán hasta que nos hayan matado a todos.

 

LORENZA:

Siento lo mismo que sentí cuando se llevaron a Paula y a Ernesto. La guardia Nacional se los llevó esposados. No contentos con eso se robaron el televisor, una grabadora y 60 colones. Dos días después los encontramos a ambos en la entrada del cementerio de San Martín. A Paula la habían violado y torturado, le habían partido todas las coyunturas de los dedos. A ambos los habían rematado de un disparo en la cabeza.

 

MAURO:

Nunca se castigó a los asesinos aunque todo el mundo sabía quienes eran y lo mismo va a pasar ahora que han matado a Monseñor Romero.

 

LORENZA:

Mientras tanto el gobierno de este país continúa dándoles ayuda militar para que nos puedan seguir matando. ¿Es acaso eso justicia?

 

MAURO:

Ya nos ha tocado cambiarnos de casa tres veces para que la migra no sepa dónde vivimos. No sé cómo hacen pero a cada sitio que nos cambiamos nos llega una carta diciendo que no somos refugiados políticos y que debemos volvernos para El Salvador.

 

LORENZA:

Será que tienen espías en todas partes.

 

MAURO:

Hoy en el trabajo hubo una redada. Me salvé porque estaba en el baño, o si no a mi también me habían llevado... Ya no me aguanto más este país. En el subway miro a cada persona que se me sienta al lado, pensando que ya me van a arrestar y por la noche me sueño que estoy solo en El Salvador y que hace un siglo que no te veo. Trato de llamarte por teléfono, pero el teléfono no funciona. Entonces me despierto y te veo a mi lado y le doy gracias al cielo de que sólo sea una pesadilla.

 

LORENZA: La señora para la que trabajo me dijo que tal vez me ayudaría a conseguir la visa de residente...

 

MAURO: Tal vez no sirve de nada... tal vez consiga un mejor empleo, tal vez se nos mejore la vida, tal vez, tal vez, tal vez... tal vez nos arresten y nos deporten y el coronel Carranza

estaría muy contento de tenernos de vuelta. Nosotros no tenemos las vidas de Miguel Mármol. Si nos salvamos una vez, tal vez la segunda no vivamos para contarlo...

 

SE ESCUCHAN GOLPES EN LA PUERTA. LORENZA Y MAURO QUEDAN PARALIZADOS. SE CALLAN Y MIRAN CON TERROR A LA PUERTA DEL APARTAMENTO. GOLPEAN OTRAS TRES VECES CON GOLPES SECOS. AMBOS RETROCEDEN COMO PARA ESCONDERSE. SE ESCUCHA UNA VOZ DE HOMBRE QUE VIENE EN DIRECCIÓN DE LA PUERTA.

 

VOZ:

Ya sé que están ahí, les doy dos minutos para que abran antes de que les tumbe la puerta.

 

LORENZA Y MAURO SE MIRAN POR UN INSTANTE INTERMINABLE. SE OYE OTRA VEZ LA VOZ DETRAS DE LA PUERTA.

 

VOZ:

Oigan bien guanacos mojados, si no me abren cuando cuente tres, la próxima ves lo estarán contando en un calabozo.

 

LORENZA SE ACERCA A LA PUERTA SIGILOSAMENTE Y LA ABRE DE UN JALÓN. COMO IMPULSADO POR UN RESORTE, ENTRA MANUEL AL APARTAMENTO.

 

MAURO:

Déjate de chistes malos. Ya sabemos quién eres aunque finjas la voz.

 

LORENZA MIRA A MANUEL QUIEN VISTE UN TRAJE DE CAMUFLAJE DEL EJERCITO Y TIENE LA CARA EMBADURNADA DE NEGRO. .

 

LORENZA:

Yo pensé que la gente sólo se disfrazaba aquí la noche de brujas.

 

MANUEL:

MIRANDO EL RETRATO DE MONSEÑOR ROMERO Por fin mataron al cura comunista. Lo acaban de decir en la televisión. Un solo balazo al corazón y la sangre se le elevó en un chorro y dejó un reguero rojo como un río, ahí mismo en la Catedral. Dios debe estar contento porque otro comunista se está quemando en el infierno.

 

LORENZA:

Dios nunca estaría contento con la muerte de nadie y mucho menos con la de Monseñor Romero. El era un santo y los que se van a freír en el infierno son sus asesinos.

MAURO: 

Mira Manuel, tú ya no estás peleando ninguna guerra. Además sabes que si Lorenza y yo tenemos la imagen de Monseñor Romero, es porque lo admirábamos.

 

LORENZA:

Él no era un cura comunista como tu dices. Solo quería servirle a los pobres como manda el Evangelio.

 

MANUEL MIRA POR LA VENTANA DEL APARTAMENTO. SE AGACHA Y RUEDA POR EL SUELO. SE PONE DE PIE Y GRITA:

 

MANUEL: Los guerrilleros comunistas tienen rodeado el edificio. Hace poco me tiraron una granada por la ventana del apartamento que por suerte no explotó. Por la noche se disfrazan de gato para que nadie los reconozca.

 

LORENZA:

MIRANDO POR LA VENTANA Lo único que rodea este edificio son las ratas y la basura.

 

MANUEL:

Nadie me cree lo que digo. Yo peleé en el Vietnam y sé que lo mismo pasa en tu país y si las cosas siguen así, van a tener que sacar al embajador americano colgando de una cuerda por el techo de la embajada, mientras los comunistas se apoderan de todo.

 

MAURO:

Mira Manuel, yo también estuve en una guerra, pero no eran los comunistas los que me estaban matando sino el gobierno. Hay que entender la realidad o un día cualquiera la realidad terminará matándonos.

 

MANUEL:

SALIENDO DEL APARTAMENTO Mira brother, esto no va conmigo. El que a hierro mata, a hierra termina y si el cura apoyaba a los comunistas, el santo fue el que lo mató a él

 

BAJAN LAS LUCES, SE ESCUCHA UNA CANCIÓN.

 

MÚSICA:

El padre Antonio Tejeira vino de España

buscando nuevas promesas en esta tierra

llegó a la selva sin la esperanza de ser Obispo

y entre el calor y entre los mosquitos habló de Cristo...(3)

 


ESCENA III

 

VEMOS A UNA MUJER DE UNOS 50 AÑOS SENTADA EN UNA SILLA GRANDE Y VIEJA. TIENE LOS PIES METIDOS EN UNA PALANGANA CON AGUA CALIENTE. SE ESCUCHAN GOLPES EN LA PUERTA. ALBA, LA MUJER, SE LEVANTA SIGILOSA, SE SECA LOS PIES, VA A LA PUERTA Y LA TRANCA CON UNA SILLA.

 

ALBA:

MIRANDO A LA PUERTA Ya te dije que aquí no hay nadie, vuelve mañana.

 

VOZ:

Cómo que no hay nadie, ¿quién es usted, acaso estoy habiéndole a un fantasma?

 

ALBA:

Yo sólo estoy aquí cuidando, además yo no vivo en este apartamento

 

VOZ:

Por lo menos me podría usted informar cuántas personas habitan el apartamento...

 

ALBA:

Esto ni siquiera es un apartamento. Es una pieza con cocina...

 

VOZ:

Si por lo menos me diera su número de teléfono...

 

ALBA:

El teléfono lo cortaron, además, ¿para qué quieres tú saber todo eso?

 

VOZ:

Ya le explique señora que soy de la Oficina del Censo y estamos contado...

 

ALBA:

LO INTERRUMPE A mi no me cuentes nada. ¿Por qué tú no preguntas todo eso en el apartamento de abajo? Allá se saben la vida de todo el vecindario.

 

 

VOZ:

Abajo sólo hay un hombre gritando como loco que las ratas vienen del Vietnam o algo parecido. ¿Usted sabe cómo se llama?

 

ALBA:

¿Seguro que tú eres del Censo?

 

VOZ:

Si abre la puerta le puedo mostrar mi identificación.

 

ALBA:

CORRE EL ASIENTO, ABRE UN POCO LA PUERTA, MIRA CON DESCONFIANZA. Está bien, adelante. Perdona la desconfianza pero es que en estos días uno nunca sabe.

 

ENTRA EN ESCENA HARRY LOPEZ, LLEVA COLGANDO AL HOMBRO UN PESADO MALETÍN AZUL DE PLÁSTICO, LLENO DE FORMULARIOS DEL CENSO. CANSADO LO DEPOSITA EN EL PISO Y SE SIENTA.

 

HARRY:

Buenas tardes y perdóneme que me siente. Mi nombre es Harry López y necesito que sea tan amable y me conteste unas pregunticas para llenar este formulario.

 

ALBA:

Pero cómo, si estás todo mojado. ALCANZÁNDOLE UNA TOALLA Sécate con esto.

 

HARRY:

Cuando subía las escaleras el loco ese me regó una lata de cerveza encima y dijo que hoy iba a acabar con todos los comunistas.

 

ALBA:

Pues no es la primera vez que hace y dice eso. A él no hay que ponerle cuidado. El cuerpo de ese señor puede que esté aquí, pero la mente la tiene en otra parte. ¿Tú dices que traes formularios? Yo para contestar preguntas no sirvo, mejor llamo a mi sobrino, que él es el que entiende de esas cosas. LLAMA ¡¡Efraín!!

HARRY:

Son unas preguntas muy sencillas que podría contestar hasta un niño de 5 años. Si el gobierno sabe cuantos hispanos hay de verdad, pues nos proporciona mejores servicios. Nombre de la señora...

 

ALBA:

Alba Rodríguez viuda de Morales. SEÑALANDO ENCIMA DE UNA CÓMODA ¿Ves ese retrato? Ese era mi difunto esposa.  Se veía tan guapo de uniforme. Ese retrato se lo tomaron antes de salir

 

del army. Pero tú  pareces muy cansado, ¿será que te tomas un café?

 

HARRY:

No se moleste señora, el café me afecta el hígado. Se trata tan solo de llenar un breve formulario. ¿Cuántas personas habitan el inmueble?

 

ALBA:

En el primer piso viven Manuel Méndez y María Romero, que creo que es el apellido de ellos. Ella es muy buenecita, pero ese hombre es un borracho, es el mismo que le arrojó la lata de cerveza  y le da muy mala vida a la pobre. Ella estaba casada antes, pero el marido como que le pegaba. Al marido que tiene ahora como que le pegaron un balazo en Vietnam y quedó como loco. Es de esos que llaman inválidos de guerra.

 

HARRY:

No solamente...

 

ALBA:

Y aquí al lado vive ese cubano, a mi se me mete que es pato parque el otro día lo vi con la boca pintada. Serafín es el nombre, no le he oído mentar el apellido. La otra gente del primer piso sí que es bien rara. Para mi que la hija de 15 años está embarazada...

 

HARRY:

Pero en este apartamento, o en esta pieza como usted dice, ¿quién más vive?

 

ALBA:

Sólo vivimos yo y mi sobrino Efraín. LLAMA ¡Efraín!... él está estudiando para electricista en la Oficina Hispana, porque el que no estudia se queda lavando pisos y platos. No más mírame a mí cómo tengo los pies de hinchados y en el verano se me ponen peor. Toda la noche de pies limpiando el piso 27 de ese edificio que parece un espejo de lo brillante. Eso que antes trabajé en una factoría, haciendo tarjetas, ¿sabes? y el papel cómo me cortaba las manos...

 

HARRY:

¿La señora es puertorriqueña?

 

ALBA:

De la Parada 23, pero me crié en el campo. Yo era una jíbara, la tierra nos daba todo lo que le pedíamos, hasta que llegaron los gringos y llenaron la isla de factorías y comidas

enlatadas y las latas no se sacan de los árboles, ¿sabes?, pues tocó emigrar...

 

HARRY:

¿Edad cumplida hasta la fecha?

 

ALBA:

Yo de edades no me acuerdo, antes en el campo éramos como animales que ni la fecha de nacimiento se anotaba. GRITA ¡Efraín!, ven para que me ayudes a contestar unas preguntas.

 

EFRAIN:

FUERA DE ESCENA Espérate vieja que estoy esperando a los muchachos porque hoy vamos a practicar.

 

ALBA:

Una vez que pone los callos encima de un cuero, es como una lengua viperina, no hay quién le calle la boca a esa conga.

 

ENTRA EN ESCENA EFRAIN CARGANDO UNA CONGA, LA INSTALA EN MEDIO DE LA SALITA Y SUELTA UNA DESCARGA. CANTA.

 

EFRAIN:    

La vieja tiene cincuenta

se le miran treinta y cinco

ella dice tener treinta

pero a mí me da lo mismo.

 

SALUDANDO

Efraín Sorongo, conguero y electricista a tu servicio.

 

HARRY:

Como le explicaba a la señora Alba...

 

EFRAIN:

¿Será que ya te contó el cuento del loco del primer piso? ¿No te han traído una taza de café? A ALBA  Yo se la traigo, vieja.

 

HARRY:

Por mi no se moleste que yo al café le tengo alergia…

 

EFRAIN:

Lo que tú necesitas es un Bacardi. Me acuerdo cuando yo trabajaba en la Bacardi de Puerto Rico. En un descuido nos guardábamos la botella y al salir del trabajo... LE ALCANZA UN VASO A HARRY, TOMA OTRO PARA SÍ... quién dijo miedo. ¿El caballero trabaja para "Wilfredo"?

 

HARRY: Mi nombre es Harry López Candelas y no conozco a ningún, Wil... ¿Cómo fue que dijo?

 

EFRAIN:

Wilfredo, el marido de todas.

 

HARRY:

Yo es la primera vez que vengo por aquí y no me sé los chismes del edificio.

 

EFRAIN:

Wilfredo es el Welfare que llaman.

 

HARRY:

Yo trabajo para el Census Bureau, estamos contando a la gente para...

 

EFRAIN:

¿Sensus Burro? Cuéntele a ese señor que el dueño de este bildin nos quiere echar a todos.

 

ALBA:

Gracias a Dios tenemos por fin con quien quejarnos. ¿Sabes lo último que hizo el dueño de este bildin? Quemó el apartamento donde vivían unos morenos y ahora quiere condenarlo todito.

 

HARRY:

¿No podrían simplemente contestar lo que pregunta el cuestionario?

 

EFRAIN:

MIRANDO POR LA VENTANA Si ahí viene Cheíto con la conga hembra, ahora me perdonan porque vamos a empezar a practicar.

 

ALBA:

¿Por qué no vuelves mañana por la noche y hasta te invitamos a un arroz con gandules? Ahora me tengo que poner a cocinarle la comida a Efraín…

 

HARRY:

SALIENDO DE ESCENA Mamá me dijo hace 10 años cuando salí de México. "En ese país te van a volver loco" y cómo no va a ser si ni tan solo le pueden responder a uno un cuestionario. MIRA EL RELOJ Media hora perdida y por este no me pagan.

 

SE APAGAN LAS LUCES, SE ESCUCHAN LAS CONGAS DE EFRAIN Y SU AMIGO PRACTICANDO. CANTAN: 

 

Es el tiburón que va buscando

es el tiburón que nunca duerme

es el tiburón que va acechando

es el tiburón de mala suerte.

Y se traga el sol el horizonte

el nervioso mar se va calmando

se oyen los arrullos de sirena

embobando al cielo con su canto.

Brillan las estrellas en la noche

la nube viajera va flotando

la luna reposa entre el silencio

de ese gran Caribe descansando...(4)


 

ESCENA IV

 

EN PRIMER PLANO VEMOS UNA CUERDA QUE CUELGA DE UN EXTREMO A OTRO DE UN APARTAMENTO. EN LA CUERDA, ALGUNAS PRENDAS DE VESTIR HACEN EQUILIBRIO TRATANDO DE SECAR SUS DESTEJIDOS COLORES. LA MADRE, LEONARDA, SENTADA EN UNA MECEDORA TEJE UN SAQUITO COMO PARA UN RECIÉN NACIDO. ROSA, SU HIJA, DOBLA ROPA Y CUELGA UNOS VESTIDOS. EN EL FONDO OÍMOS LA MÚSICA PROVENIENTE DEL APARTAMENTO DE ALBA Y EFRAIN.

 

LEONARDA:

(A su hija) Entonces yo le dije que se olvidara de eso, que las cosas malas que pasaron, mejor era echarlas al zafacón.

 

ROSA:

PELEANDO CONTRA LAS ARRUGAS DE UN VESTIDO TIESO TRAS LA LAVADA Esta ropa en vez de secarse se congela. Dentro de poco ya ni me servirá esta falda. SEÑALA LA QUE LLEVA PUESTA.

 

LEONARDA:

SIGUE HABLANDO COMO SI NO OYERA A LA HIJA pero no me hizo caso, siguió con el mismo cuento, bebiendo, fumando y andando con otras gebas. Con él yo no tenía ningún futuro.

 

ROSA SE DIRIGE A UN CAJÓN DEL QUE SACA UN ALBUM DE FOTOGRAFÍAS, PASA SUS PAGINAS ÉXTASIADA.

 

LEONARDA:

¿Qué miras?... ¿Otra vez esas mugres fotos?

 

ROSA:

Tenía un bigotico como los que usaban los galanes de las películas en blanco y negro.

 

LEONARDA:

No mires tanto esos retratos que de tanto mirarlos las personas se salen de las fotografías y por la noche se nos cuelan

en los sueños.

 

ROSA:

Se miraba tan guapo, con ese sombrero alón y tocando la guitarra. ¡Tenías buen gusto!

 

LEONARDA:

SE PONE UNAS VIEJAS GAFAS DE CAREY CON GRUESOS LENTES,

COGE UN RETRATO QUE LE PASA ROSA. Claro que me acuerdo, esta fue la foto que le tomaron en el puerto, recién desembarcado en Nuevayor. Traía una tula color crema donde cargaba la guitarra. Siempre decía: "cuando nos devolvamos será con esta tula cargada

de billetes". El se murió y yo me quedé aquí enterrada, sabes, como los muertos que dejan sus espíritus cuidando las casas.

LAS LAGRIMAS SE LE ESCURREN POR LAS MEJILLAS, SACA UN PAÑUELO Y SE LAS SECA.

 

ROSA:

GUARDA EL ÁLBUM Y TRATANDO DE CAMBIAR DE TEMA, SACA UNA CARTA DE UNA GAVETA. Todavía no has leído la carta de la prima Esneida. Aquí dice que acompañó a  Alfonso a hacer cola en la puerta de la embajada, cuando él iba a pedir la visa y se la negaron.

 

LEONARDA:

Qué afán de echar para acá, todos somos como náufragos en el desierto y cuando el espejismo se nos rompe, quedan tan sólo los sueños sin persona, vagando por el mundo como si tuvieran vida propia.

 

ROSA:

CON LA CARTA EN LA MANO. Aquí dice que cuando estaban haciendo cola, llegó un hombre con una radio a todo volumen y el vigilante le dijo: LEE "Ese ruido está prohibido al frente de la embajada americana", y a que no adivinas lo que le contestó uno

de los que estaban en la cola...

 

LEONARDA:

Pues yo de adivina no sirvo…

 

 

ROSA:

Le dijo: "Si no más aquí en la puerta le prohíben la alegría, cuando lleguen allá, de seguro le cortan el órgano de la felicidad". SE RÍE Y SE AGACHA A RECOGER UNA PRENDA QUE SE LE CAYÓ AL PISO.

 

LEONARDA:

No te agaches mal que eso puede ser malo para el nene. Hay que rezarle a la Virgen para que sea un varoncito.

 

ROSA:

¿No te pareció chistoso? SORPRENDIDA ¿Un varoncito? No, quiero que sea una hembrita, una mujercita. La vamos a bautizar Flor, como la bisabuela. También le vamos a poner mi nombre. Se llamará Rosa Flor.

 

LEONARDA:

¿Y de qué sirve nacer mujer? ¿No oíste lo que dijo el reverendo Iglesias en la prédica del domingo? Desde la misma Biblia estamos condenadas. Este mundo es un valle de lágrimas y nosotras somos las que las regamos. Antes del pecado original el mundo era un paraíso donde no había que pagar arriendo ni salir a trabajar a la factoría. No había ni pobres ni ricos. Entonces el demonio dijo un día: "seguro que si me disfrazo de culebra, engaño a la mujer", y como un vendedor de baratijas nos ofreció la tal manzana... nosotras siempre metiendo la pata.

 

ROSA:

A ese reverendo yo no le creo ni la bendición que se echa. ¿Acaso para predicar hay que primero comulgar con Bacardi? Y mejor no te cuento más de él para que no te enfades. Dicen que las mujeres sostenemos la mitad del cielo, pero yo creo que lo sostenemos entero, porque sabes madre… TOCÁNDOSE EL ESTOMAGO …aquí dentro hemos llevado a la humanidad entera.

 

LEONARDA: 

Parirás con dolor, dijo el Señor, hasta que nazca el varón que le ha de aplastar la cabeza a la culebra de un buen escobazo.

 

ROSA: 

La cabeza se la aplastamos nosotras mismas, porque si nos ponemos a esperar, nosotras somos las que resultaremos con la cabeza aplastada.

 

SE ESCUCHA A ALGUIEN GOLPEAR A LA PUERTA

 

LEONARDA:

EN VOZ BAJA Mejor será que no abras, debe ser otra vez don Osmundo.

 

ROSA:

Ese nunca golpea. MIRANDO POR UNA RENDIJA No, no es él. EN VOZ ALTA ¿Quién es y qué quiere?

 

VOZ:

Mi nombre es Harry López, vengo de la Oficina del...

 

ROSA:

Aquí no compramos galletas para perro, ni blanqueador de pañales...

 

LEONARDA: 

Dígale a don Osmundo que el arriendo ya está pago.

 

VOZ:

No se trata de eso, soy un funcionario encargado de censar a los hispanos.

 

ROSA: Pues aquí todos somos puertorriqueños. La señora española con el marido colombiano se mudó para Somerville hace un mes.

 

VOZ:

¿Me pueden abrir la puerta para llenar un cuestionario?

 

ROSA:

EN VOZ BAJA ¡Qué abuso! ese hombre qué se ha creído. EN VOZ ALTA Ahora estamos muy ocupadas, vuelve otro día.

LA ESCENA DEL APARTAMENTO SE OSCURECE. SE ILUMINA EL CORREDOR Y VEMOS A HARRY LOPEZ MALETÍN EN MANO, QUEJÁNDOSE.

 

Harry:

Aquí nadie le colabora a uno, por eso es que esta gente no progresa, si los estamos censando es por su propio bien, pero los malditos chingados, ni para decir quiénes son sirven. ANOTA EN UN FORMULARIO Y DICE EN VOZ ALTA Dos mujeres, una de 48 y otra de

24, cero años de educación escolar.

 

APARECE EN EL CORREDOR REUTILIO SANTACRUZ, FUNCIONARIO DEL WELFARE. VISTE ELEGANTEMENETE, CON UNA CHAQUETA DE CUERO NEGRO Y PIEL EN LAS SOLAPAS, LLEVA UN GORRO GRIS GRIEGO DE MARINERO. TIENE PUESTA UNA BUFANDA DE SEDA. EN LA TRAE MANO UN MALETÍN DE CUERO BRILLANTE.

 

REUTILIO:

SALUNDADO A HARRY Buenas tardes caballero, bonito día hace por allá afuera.

 

HARRY:

MIRANDO EL MALETÍN Usted debe ser el que vende las galletas para perro. Pues se fregó porque aquí tampoco compran blanqueador de pañales.

 

REUTILIO:

PARA SI ¿Y qué mosca picó a este hombre que me vio

cara de vendedor de... pañales? HACE UN GESTO DE INTERROGACIÓN. GOLPEA INSISTENTEMENTE A LA PUERTA DE LEONARDA Y ROSA. NADIE LE ABRE. HARRY LO OBSERVA MIENTRAS ACABA DE LLENAR EL FORMULARIO. ENTRA MANUEL EN ESCENA, CAMINA VIGILANTE, COMO UN GATO AL ACECHO.

SE TOPA CON HARRY CARA A CARA. LOS DOS SE MIRAN POR UN SEGUNDO SORPRENDIDOS.

 

HARRY:

Usted fue el mismo que me atacó con la lata de cerveza. ¿Acaso no sabe que es un acto criminal hacerle eso a un funcionario del gobierno?

 

MANUEL: ¿De cuál gobierno?

 

HARRY: 

De cuál gobierno va a ser, ¡del nuestro!

 

MANUEL:

¿De dónde tú eres, del sur o del norte?

 

HARRY:

Soy de la Oficina del Censo. ¿Me podría acaso responder a unas pocas preguntas?

 

MANUEL:

¿Qué te crees tú que soy yo?, ¿un delator? Preguntas yo no respondo y menos en el hallway. Vente a mi apartamento y ahí tenemos el interrogatorio.

 

SALEN DE ESCENA. ENTRE TANTO, REUTILIO SANTACRUZ SILBA, GOLPEA A LA PUERTA Y HACE PERIPECIAS PARA COLARSE EN EL APARTAMENTO DE ROSA Y LEONARDA. FINALMENTE, ROSA ABRE LA PUERTA.

 

ROSA:

Vete con tus cuestionarios a la mmmm...

 

REUTILIO:

Buenas tardes, buenas tardes.  SE METE EN EL APARTAMENTO Qué milagro que hoy si me abrieran la puerta.

 

ROSA:

Cuando no abrimos es que no estamos.

 

LEONARDA:

Y a veces no estamos para cierta gente...

 

REUTILIO:

Como les dije la vez pasada, la Oficina del Welfare no quiere antagonismos con ustedes… SACA UN SANDWICH Perdonen si como delante de ustedes, pero en este trabajo ni tiempo para almorzar tengo. CON LA BOCA LLENA  ¿Me firmaron los papeles médicos?

 

ROSA:

Esa autorización yo no la firmo.

 

LEONARDA:

Después de que nació Rosa, a mi me esterilizaron dizque porque ya éramos muchos y ahora ustedes quieren...

 

REUTILIO: 

Las historias pasadas las discutimos otro día. LIMPIÁNDOSE LA BOCA CON UNA SERVILLETA El caso concreto es que la Oficina del Welfare tiene graves sospechas de que su hijo puede nacer retardado mental y por eso se hace necesario que le practiquemos la prueba de Misk-Riage, es un procedimiento sencillo en que se le inserta una aguja por el ombligo...

 

ROSA:

Lo mismo le hicieron a Jovita y después tuvo un aborto y le dijeron que eso no había tenido nada que ver, pero yo nunca lo creí.

 

REUTILIO:

No seamos testarudos, ¿Acaso quiere usted a los 18 años echarse la carga  de un hijo idiota para el resto de la vida? Eso es solo aumentarle una carga más al estado y con ustedes dos ya es suficiente. Por eso es que ustedes nunca progresan. Cuando llegue el año dos mil será muy tarde. Hay que reducir la población aquí y ahora.

 

LEONARDA:

¿Cómo? ¿Asesinando a nuestros nietos?

 

ROSA:

¿Matándonos los hijos? Sale más barato matarlos de una vez que tener que mandarlas después a las cárceles, ¿verdad?

 

REUTILIO:

No nos pongamos melodramáticos que eso es para las telenovelas de la tarde. BUSCA DONDE BOTAR LOS PAPELES Y DESPERDICIOS DE LA COMIDA. Cálmense, dejen esas acusaciones falsas que la Oficina del Welfare no mata a nadie. Lo que es más, si no fuera por nosotros, cuántos desposeídos no se estarían muriendo de frío en el invierno. Ahora bien, si su hijo le llega a salir tonto…

 

LEONARDA:

Lo meten en el army o le dan un empleo como el tuyo...

 

REUTILIO:

Por favor, sin ofensas personales.

 

ROSA: 

Entonces sal de aquí y llévate tus papeles. Yo no voy abortar a mi nene porque el Welfare crea ofensivamente como tú dices que va a ser idiota. Los idiotas útiles como tú son dos veces idiotas. Ahora vete de aquí ya mismo.

 

LAS LUCES BAJAN, SE ESCUCHAN LOS PASOS DE REUTILIO AL SALIR. EN EL SILENCIO DEL EDIFICIO UN NIÑO LLORA. VEMOS A ROSA Y A LEONARDA SEGUIR CON SUS ACTIVIDADES COTIDIANAS. ROSA SOSTIENE EN LA MANO UNA DIMINUTA CAMISA DE BEBE. SUAVEMENTE ENTRA LA MÚSICA.

 

Canción:

Sólo el tiburón sigue despierto,

solo el tiburón sigue buscando,

solo el tiburón sigue intranquilo,

solo el tiburón sigue acechando,

tiburón, ¿qué buscas en la orilla?

tiburón, ¿qué buscas en la arena?

tiburón, ¿qué buscas en la orilla?

tiburón, lo tuyo es mar afuera...(5)

 


 

ESCENA V

 

EL APARTAMENTO DE ELVIA STONE. UNA MUÑECA DE TRAPO CUELGA DE UNA PARED, AL LADO SE VE UN COCHECITO DE BEBE EN EL CUAL HAY UNA MUÑECA ARROPADA CON UNA MANTA DE COLORES. EN EL AIRE HAY UN OLOR A TAMALES RECIÉN COCIDOS. RENATA, SU HIJA DE 8 AÑOS, HACE LAS TAREAS.

 

ELVIA:

Quién iba a pensar que por aquí que yo iba a aprender a cocinar tamales. En Honduras yo los veía hacer, pero me parecía que eso no iba conmigo.

 

RENATA:

SEÑALANDO A SU LIBRO DE ESTUDIOS Mami, ¿cómo se pronuncia este palabra?

 

ELVIA: ¡Esta palabra!

 

RENATA:

Sí, esa.

 

ELVIA:

Repite, esta palabra.

 

RENATA:

Ah, esta, no este palabra.

 

ELVIA:

A ver....mmmmm ¿y qué palabra es esa am...am.....mer, ni siquiera sé lo que significa, mañana se  lo pregunto a mi maestro, porque yo también quiero aprender aunque sea de vieja.

 

RENATA:

En español es un martilla.

 

ELVIA:

Ah... martillo, se dice martillo, no martilla.

 

RENATA:

Hoy aprendí una canción en la escuela...

ELVIA:

¿Me la cantas?

 

RENATA:

CANTA Row, row, row your boat, gently down the stream,

merrily, merrily, merrily, life is but a dream.

 

ELVIA:

Lo que es la vida, yo aquí en 8 años no he aprendido el idioma y mi nena ya hasta canta en inglés. ¿No huelen rico estos tamales?

GOLPEA EN EL TUBO DE LA CALEFACCIÓN Afuera la temperatura está bajo cero y el heater apagado. Cuando no le están subiendo a la renta le están bajando a la calefacción.

 

RENATA:

Hoy se rieron de mi en la escuela porque estaba hablando en español. ¿Está mal hablar el español, mami? VA AL COCHECITO, SACA SU MULATA MUÑECA, LA ARRULLA, LE CANTA LA MISMA CANCIÓN EN INGLÉS.

 

ELVIA:

No está mal hablar el español, pero mejor hablar bien el inglés, así cuando usted sea grande, la matricula en un college. Mírenme a mí, por no hablar inglés, apenas puedo

trabajar de cleaner.

 

RENATA:

Papá no ha vuelto.

 

ELVIA:

Y qué va a volver, si cuando vio que yo me estaba poniendo vieja, se consiguió una de veinte y se la llevó a vivir a Miami. Así son los hombres, para que usted aprenda y se cuide.

 

RENATA:

Ricardo no es así. Cuando crezca nos vamos a casar.

 

ELVIA:

¿Ricardo?, ¿quién es Ricardo, el morenito de abajo?

 

RENATA:

Sí.

 

ELVIA:

Y si tienes hijos te van a salir...MIRA A LA MUÑECA

 

RENATA: A mí no me importa.

ELVIA:

Estos tamales ya están. Tengo que separar uno para llevarle al maestro. Ahora sí vamos a comer.

 

JUNTAS PONEN LA MESA, SE DISPONEN A COMER, SE ESCUCHAN GOLPES EN LA PUERTA Y VOCES QUE VIENEN DE AFUERA.

 

VOZ 1

(OSMUNDO CASASBUENAS): Oye comemierda, agárrate los calzones que por más Vietnam al que hayas ido, ya no soy un amarillo de esos y conmigo la cosa es a otro precio.

 

VOZ 2

(MANUEL): El comemierda serás tú que naciste de una miada.

 

VOZ 1:

Si no te parto en cuatro las bolas de una patada es por no ensuciar el piso contigo...

 

ELVIA ABRE LA PUERTA DEL APARTAMENTO

 

ELVIA:

¿Y qué es este escándalo? ¿No ven que aquí hay niños? Qué ejemplo que están dando con esas palabrotas.

 

VOZ 1:

Más tarde nos vemos porque de esta jungla no sales entero.

 

 

VOZ 2:

Eso te crees tú, seguro que nos vemos.

 

OSMUNDO CASASBUENAS, EL CASERO, ENTRA EN EL APARTAMENTO DE ELVIA. TIENE UNOS 55 AÑOS DE EDAD. VISTE UN TRAJE CON CORBATA Y JUEGA CON UN PARAGUAS QUE LLEVA EN LAS MANOS.

 

OSMUNDO:

¿Será que ya encontraste un sitio para vivir?

 

ELVIA:

Por ley me tiene que dar más preaviso. ¿Los ratones me los llevo también o forman parte de la propiedad?

 

OSMUNDO:

Este edificio lo voy a demoler con o sin ustedes adentro. Aquí se va a construir un banco. Después no digan que no se les aviso.

 

ELVIA:

¿Para eso fue que se largó usted de Cuba? ¿Para venir a atormentarnos la vida por aquí a los demás? Bonito favor nos hicieron admitiendo a la gusanamenta.

 

OSMUNDO:

Cuídese señora y dele gracias a Dios que no le ha tocado vivir bajo la dictadura comunista como me tocó a mi. Por pura compasión le doy dos semanas más, pero óigalo y entiéndalo que este bildin está condenado. Ahora me voy a arreglarle las cuentas al comemierda ese de abajo. Que tenga buen día. SALE

 

ELVIA:

¡Dictadura comunista!... pensar que a ese hombre le tocó fugarse de Cuba por ser traficante de cerdos.

 

RENATA:

¿Nos tenernos que mover del bildin? A Mireya no le va a gustar. MIRANDO A LA MUÑECA  My poor baby, without a father and without a home. CANTA Row, row, row your boat…           

 

SE ESCUCHA EL TRONAR DEL SUBWAY, LAS LUCES BAJAN LENTAMENTE, SE ESCUCHA UNA MEZCLA DE DIÁLOGOS APENAS ENTENDIBLES. EL RUIDO SE DISUELVE LENTAMENTE EN MÚSICA.

 

CANCIÓN: 

Palo pa' que aprenda

que aquí si hay honor

pa’que vean que en el Caribe

no se duerme el camarón

si lo ven que viene

palo al tiburón

vamos a darle duro

sin vacilación

que en la unión está la fuerza

y nuestra salvación

si lo ven que viene

palo al tiburón. (6)


ESCENA VI

 

El APARTAMENTO DE SERAFÍN ORTIS. ESTE, SENTADO EN UNA SILLA, SE CONTEMPLA EN EL ESPEJO. SE LEVANTA, RECOGE TRAJES Y ENSERES. SE PRUEBA LOS TRAJES, SE PEINA, SE DESPEINA Y SE VUELVE A PEINAR. ES UN CUBANO SOLITARIO EN SU MONÓLOGO DE ADVERSIDAD. PRENDE UNA VELA Y COLOCA MÚSICA SUAVE. SONORA MATANCERA, AÑOS CINCUENTA. CANTA CON LA MÚSICA.

 

CANCIÓN:

Aún guardo las dos blancas azucenas que me diste al despedirme de ti recuérdate  cuando fuiste a decirme adiós... (7)

 

LA MÚSICA BAJA, SERAFÍN, METIDO EN UN TRAJE DE MUJER ROJO, SE PASEA POR LA ESTANCIA.

 

SERAFÍN:

Coño, porque el que está allá arriba, Él, sólo Él, Él que todo lo ve y todo lo sabe... miren para allá arriba, que allá arriba está Él. Una caja de cigarros dos pesos. Dónde se había visto eso. Lo único que me hace falta de esa isla de mierda son los helados Copelia, 28 sabores naturales. Mientras que uno no tenía derecho ni a un bluyin, las hembras se lo daban a cualquier cabrón extranjero por unos Lee o unas nylon. Se la ensañaron conmigo, porque yo no era  comunista, porque yo no era cederista, porque yo no era, porque yo sí era... todo lo que hice fue robarme un carro para llevar a pasear a la hembra. Todo por un carro. Y se estrelló el hijueputa. Pero el de allá arriba sabe que eso no es así. A la cárcel por comemierda. No me podía vestir a mi gusto, mientras que los cabrones rusos andaban en shorts, pero el de arriba sabe que eso no es así. ¿Acaso tenía uno derecho a un saco a cuadros? En el hospital me dijeron que había quedado loco del golpe y comienzan los electrochoques. Claro y dicen que el loquito este para arriba y el loquito este para abajo. !Que el loquito ese! Más locos estaban ellos. SE CAMBIA DE TRAJE, SE PRUEBA UNA FALDA Y UNA PELUCA, SE MIRA AL ESPEJO En este país una si se puede vestir como le dé la puta gana. Porque yo confío en el de arriba fue que salí de allá. Me metí en la embajada en un descuido de la guardia. Y para los Unites. Pero no me querían dejar salir, así que me hice pasar por escoria. AL PÚBLICO ¿No me ven acaso la pinta de loca? Y los comemierdas esos, que le toca traer recomendaciones. Hasta para ser marica hay que tener recomendaciones. Si fue en esa maldita cárcel donde me volvieron loca. Como ven, no soy feo y le gustaba a los hombres. Al principio yo no quería, pero después... salir por escoria. Pero el que está allá arriba sabe que no fue culpa mía. Cuando mi novia lo supo, tan solo dijo: "están locos de la envidia. Serafín es un hombre de 10 polvos cada noche, el más macho que he conocido". Después no quiso saber nada de mí. Cuando llegué a Miami, me metieron en un hospital y me pusieron una camisa de loco y me dieron más electrochoques. Seguramente esos médicos también eran comunistas. Un complot comunista azota el mundo. Comunistas escondidos en las alacenas de la cocina, rápidos como cucarachas, se apoderan del planeta. En Miami me estudiaron por tres meses. Me ponían empeloto encima de una mesa para que los médicos me examinaran. Me hacían cuestionarios y me ponían a ver fotos raras. De una joven que parecía una vieja y de una vieja que parecía una joven. Hasta que me escapé por la ventana del baño y llegué a Boston. El que me vea retratado en el carro que tengo ahora, seguro no me reconoce. Mañana mismo le mando la foto a mi madre. Sí, porque Dios está allá arriba, mirándolo todo y todo lo sabe. Y el sabe que no estoy loco. Él lo sabe very well, very bien, muy well, oh God, ¿entiendes inglés?

 

SUENAN GOLPES EN LA PUERTA

 

SERAFÍN:

¿Quién es? LE BAJA A LA MÚSICA

 

VOZ:

Es de la Oficina del Welfare, estamos rectificando su solicitud...

 

SERAFÍN SE MIRA EN EL ESPEJO, SE COMPONE EL MAQUILLAJE Y SE ARREGLA EL VESTIDO APRESURADAMENTE. ENTRE TANTO SE HACE VISIBLE LA ESCENA DE AFUERA. APARECE MANUEL EN UN TRAJE DE MILITAR DE CAMUFLAJE, SORPRENDE A REUTILIO SANTACRUZ POR LA ESPALDA. LE COLOCA UN CUCHILLO EN LA GARGANTA.

 

MANUEL:

De esta no te escapas. LE DA UN EMPUJÓN, REUTILIO LO MIRA SORPRENDIDO. Estás capturado rata vietnamita. LE DA OTRO EMPUJÓN Y AMBOS SALEN DE ESCENA.

 

SERAFÍN:

ABRIENDO LA PUERTA. Pero si no hay nadie, ¿por qué será que hoy todos golpean y se van?

 

SE ESCUCHAN LAS ULTIMAS NOTAS DE LA CANCIÓN DE LA SONORA MATANCERA, SERAFÍN BAILA AMACIZADO CON SU SOMBRA.


 

ESCENA VII

 

EL MINISTRO JUVENTINO IGLESIAS SE TOMA UN RON, MIENTRAS ENSAYA FRENTE AL ESPEJO SU SERMÓN DEL DOMINGO. VESTIDO TAN SOLO EN CALZONCILLOS Y CAMISETA, AGUARDA MIENTRAS SU ESPOSA, EN LA OTRA HABITACIÓN, LE PLANCHA LA ROPA.

 

JUVENTINO:

La sabiduría del Todopoderoso se pone de... a esa vieja le toma toda la mañana planchar una camisa. No le toca hacer nada más en esta casa que limpiar el desorden que ella misma hace y plancharme la ropa y ni para eso el tiempo le alcanza... porque el Todopoderoso, en su sabiduría infinita, dijo...

 

NATALIA:

FUERA DE ESCENA, GRITANDO ¡Ya casi le tengo la camisa lista!

 

JUVENTINO:

Es más fácil que pase una aguja por la cola de un camello que un avaro conquiste el reino de los cielos.

 

ENTRA NATALIA EN BATA Y CON RULOS EN LA CABEZA. ES BASTANTE MÁS JOVEN QUE EL MINISTRO. TRAE UNA CAMISA PLANCHADA EN LA MANO.

 

NATALIA:

¿No era al revés?

 

JUVENTINO:

¿Cómo, que los camellos entren al reino de los cielos? MIRANDO LA CAMISA. Por aquí quedó arrugada. COGE POR DETRAS A LA ESPOSA, ELLA LE HACE EL QUITE.

 

NATALIA:

Más tarde que ahora tengo que acabar de planchar la ropa. Esa parte va dentro del pantalón y las arrugas no se notan. Es más fácil que pase un camello por el ojo de una aguja. Lo dijiste al revés.

 

 

JUVENTINO:

Si eso mismo dije, que ningún camello va a entrar al cielo. Tanto tiempo que paso en calzoncillos me trae tentaciones. Jehová me perdone. ¡Los pantalones mujer, los pantalones, antes de que el demonio me haga caer en pecado!

 

NATALIA:

Ya vengo que les tengo que coger el ruedo.

 

JUVENTINO:

Y es que la sabiduría infinita se manifiesta hasta en el peso del elefante. ¿Por qué hizo Dios cuadrúpedo al elefante y bípeda a la gallina? Por razones de peso. Cuatro patas sostienen a un elefante y dos son más que suficientes para una gallina. SE TOMA UN TRAGO, SE ACICALA EL CABELLO, SE MIRA EN EL ESPEJO ¿Por qué son las gallinas las que ponen los huevos y no los elefantes? Amados fieles míos, todas estas cuestiones de teología profunda, escapan la comprensión de la débil mente humana. ¡Natalia, los pantalones que se me ponen arrozudas las piernas!

 

NATALIA:

FUERA DE ESCENA Póngase la bata que le regalé para el cumpleaños porque todavía falta.

 

JUVENTINO SE PONE UNA BATA QUE SEMEJA LA VESTIDURA DE UN

ARLEQUÍN Y SE PASEA PRESUNTUOSO.

 

JUVENTINO:

Ya sé que hay cuestiones más maravillosas del orden natural que a todos nos asombran. ¿Cómo es posible, por ejemplo, que una vaca negra que come verde yerba, produzca leche blanca que al ser batida en mantequilla se pone amarilla?

 

ENTRA NATALIA CON LOS PANTALONES

 

NATALIA:

Usted que ni el café del desayuno se prepara, qué va a saber cómo se prepara la mantequilla.

 

 

JUVENTINO:

AGARRA A NATALIA POR LA CINTURA, LE BESA EL CUELLO,TRATA DE QUITARLE LA BATA Soy un ministro del Señor preparando cosas más importantes que almuerzos y desayunos. MIRA EL RELOJ Tenemos tiempo para echarnos uno rapidito.

 

NATALIA:

De sermones nadie come. Suélteme que ahora no tengo ganas.

 

JUVENTINO:

Desde el último sermón que no hemos... HACE UN GEST0 CON LOS BRAZOS ¡El saco, todavía falta el saco!

NATALIA:

Desde el último sermón que no se le... HACE OTRO GESTO CON LAS MANOS Si no bebiera tanto, no tendría que preparar los sermones a última hora.

 

JUVENTINO:

Jehová mismo me dicta las prédicas y Él no tiene horario.

 

NATALIA:

Pues dígale a Jehová que le quite la piquiña y le planche el saco. ¿Cómo se llama el sermón de hoy?

 

JUVENTINO:

Maravillas de la Naturaleza.

 

NATALIA:

Maravilla de la naturaleza es que podamos vivir en este edificio caído. Ya le traigo el saco. SALE

 

JUVENTINO:

En la asocial araña que labora noche y día, vemos como se teje la sapiencia divina. La mosca fue hecha para caer en la telaraña y la araña fue hecha para comerse la mosca. ¿Habíase visto mayor interpenetración mutua? Observad el reino social. Si no fuera por el patrón, no tendría el obrero donde trabajar y si la abeja reina no pusiera los huevos, se acabaría la colmena; los osos cuidan los cachorros como los padres a los hijos, de la misma forma, los países ricos ayudan a los países pobres.

ENTRA NATALIA CON EL SACO

 

NATALIA:

Esta plancha ya no funciona y el saco se le iba dorando.

 

JUVENTINO:

Lo único que me faltaba, mi saco de prédicas quemado por un descuido. Ya no me aguanto más... SE ABALANZA SOBRE LA MUJER, LA BESA APASIONADAMENTE, SE ENTRELAZAN EN EL PISO DE LA PIEZA. EN ESO SUENAN GOLPES EN LA PUERTA.

 

JUVENTINO:

SUBIÉNDOSE LA CREMALLERA DEL PANTALÓN ¿Quién es?

 

VOZ:

Osmundo, el landlord.

NATALIA:

Vuelva más tarde que estamos ocupados. SE PEINA, RECOGE LOS RULOS REGADOS POR EL PISO.

 

OSMUNDO:

Me abren o abro.

 

JUVENTINO:

SE VISTE DE PRISA, ABRE LA PUERTA ¿No le da pena interrumpir el diálogo Divino de un enviado del señor?

 

OSMUNDO:

Tú lo que hueles es a Bacardi, pero mira, tengo que advertirte que si no me pagas los chavos ahora mismo, te va a tocar a irte a rezarle a Jehová en la calle, porque bien sabes que yo los impuestos no los pago en oraciones.

 

JUVENTINO:

LO EMPUJA Se me va de aquí ahora mismo. El que profana mi casa es un vil mercader en el templo del Señor.

 

OSMUNDO:

¿Y yo de qué como, coño? ¿De hacerle favores a parásitos?

 

JUVENTINO:

Delante de Natalia no quiero discusiones, vamos al corredor. SALEN La misma Biblia lo dice, porque tuve hambre y no me diste de comer, porque tuve sed y no me diste de beber, porque no tuve para el arriendo y no me diste crédito.

 

ENTRA MANUEL EN ESCENA, AHORA LLEVA UN FUSIL Y UN CASCO RECUBIERTO DE FOLLAJE, LES APUNTA CON EL FUSIL.

 

MANUEL:

No se sigan escondiendo ratas asquerosas. Si se mueven, están muertos. Quedan hechos prisioneros de guerra, porque en esta selva, se entra pero no se sale. Muévanse ratas

vietnamitas.

 

TODOS SALEN DE ESCENA. SE ESCUCHA EL PITO DEL SUBWAY Y EL RETUMBAR DE LAS CONGAS. POR ENTRE EL ESTREPITO SE OYE LA VOZ DESAFINADA DE MANUEL, CANTA.

 

Cuidado en el barrio

cuidado en la acera

cuidado en la calle

cui dadondequiera

que te andan buscando

por tu mala maña...

 


ESCENA VIII

 

EL APARTAMENTO DE MARÍA Y MANUEL EN COMPLETO DESORDEN, LA CAMA PATAS ARRIBA SEMEJA UNA BARRICADA, LA HAMACA CUELGA DEL TECHO CUAL RED LISTA A CAPTURAR A SU PRESA, UN ESPEJO ROTO, LATAS DE CERVEZA REGADAS POR EL PISO. LA ESCENA ESTA VACIA. EL TOCADISCOS RONCO GRUÑE SU CANCIÓN. SE ESCUCHA EL RUIDO DEL SUBWAY QUE COINCIDENCEALMENTE PARECE UN BOMBARDEO. LAS LUCES SE PRENDEN Y SE APAGAN REPETIDAS VECES. TRAS DE LA CAMA, DE UN SALTO APARECE MANUEL EN ESCENA PORTANDO UN FUSIL.

 

MANUEL:

Cabo Iglesias, se inicia el desembarco. Cuando los marines ponemos pie en tierra, las putas y los cobardes rendijean por las ventanas. Cuidado con los güiscolotes que donde muerden no vuelve a salir la piel y por el hueco que queda se salen los cojones.

 

MIRA HACIA ATRÁS, NO VE A NADIE, REACCIONA VIOLENTAMENTE CORRIENDO UNA CORTINA, ALLÍ, RIDICULAMENTE VESTIDO, COMO NIÑO JUGANDO A LA GUERRA, ESTA EL MINISTRO JUVENTINO IGLESIAS, CON UNA OLLA DE ALUMINIO EN LA CABEZA POR CASCO Y UNA ESCOBA EN LA MANO POR FUSIL. LA ROPA RECIÉN PLANCHADA LA TIENE AHORA ARRUGADA Y SUCIA.

 

MANUEL:

Cabo Iglesias, ordene marchar al pelotón. El que no obedece órdenes en el army es hombre muerto. SE ARROJA SOBRE ÉL Y LO LANZA AL PISO Idiota, esa patrulla enemiga nos pudo haber visto y el desembarco habría fracasado. Sargento Santacruz, arreste inmediatamente a esto boludo.

 

SANTACRUZ SALE POR ENTRE UNAS COBIJAS QUE ESTÁN TIRADAS EN EL PISO. TIENE LA CARA TIZNADA Y UN GORRITO DE PAPEL. EN LA CABEZA.

 

 

 

REUTILIO:

Cuando la Oficina del Welfare se entere de esto, a usted y a su mujer leas quitan el dinero de la renta.

 

MANUEL:

Por idiotas como tú es que se pierden las guerras. ¿Es que tú no ves que estás metiendo el fusil en el agua?

JUVENTINO:

Los demonios del Apocalipsis se han apoderado de la débil mente de este incrédulo.

 

MANUEL:

Iglesias, Juventino. No te me distraigas cuando remas que se puede voltear el bote. Santacruz, ¿es que tú no sabes que las guerras no se pelean con la camisa desabotonada? Batallas completas se han perdido hasta por un zipper abierto a destiempo. SEÑALANADO EL BOMBILLO DEL TECHO Tengo sed, Santacruz, bájate ese coco.

 

REUTILIO:

¿Se refiere usted a ese foco?

 

MANUEL:

Las órdenes en el army se obedecen, no se cuestionan. Si yo te digo que la nieve es candela, tu deber es calentarte con ella, obedece.

 

JUVENTINO:

Oh Dios todopoderoso, Jehová Omnipotente, saca a Satán, murciélago tramposo que se ha apoderado...

 

MANUEL:

Oye coño de tu madre, cállate que aquí no se te está pagando por rezarle a murciélagos. Tráete a los prisioneros para interrogarlos.

 

JUVENTINO:

REFUNFUÑANDO Esta, es otra prueba, del Todopoderoso.

 

SALE DE ESCENA Y REAPARECE TRAYENDO AMARRADOS POR EL CUELLO A OSMUNDO, EL CASERO Y A HARRY, EL TRABAJADOR DEL CENSO. ESTE ESTA VESTIDO CON UN CHALECO DE COLORES Y TIENE LA CARA PINTADA DE ROJO, SEMEJA UN PAYASO POBRE. HARRY VISTE UNA GABARDINA LARGA Y VERDE DE ASPECTO MILITAR V VA DESCALZO.

 

MANUEL:

A REUTILIO No despegues el ojo de esa colina, si nos atacan por sorpresa el responsable eres tú.

 

OSMUNDO:

Pero, ¿qué jueguito es este? Yo ya estoy muy grande para andar vestido de payaso y hoy es el día que cobro los arriendos atrasados. Si no me sueltas ya mismo, los inquilinos no me van a pagar nunca y el que va a resultar pagando eres tú.

 

MANUEL:

A callar, perro comunista: Contesta, ¿la estación de radio alcanzó a comunicar del desembarco? ¿Cuántos hombres estaban contigo? ¿Qué medidas tomaron después de los bombardeos de ayer?

 

OSMUNDO:

Mira chico, que si yo me fui de Cuba fue porque no me aguantaba el comunismo. A mí los mismas comunistas me quitaron las cuatro casas y los dos carros que tenía y si tú estás mal de la cabeza es por meter tanta droga...

 

MANUEL:

La jeta cerrada  que de Cuba nadie se ha ido. Estamos desembarcando en Playa Girón. El presidente Kennedy en persona autorizó los bombardeos de ayer, y a doce millas de esta playa están el Essex y el Eaton, listos a pulverizarlos, comunistas cobardes. Cabo Santacruz, ¿reporta novedades? A HARRY ¿Ese cabrón que está contigo acaso es ruso que no entiende ni una palabra?

 

HARRY:

Yo con esto no tengo nada que ver. Yo voy de casa en casa llenando cuestionarios del censo. Además, mire, yo soy ciudadano americano, yo me nacionalicé en los Estados Unidos...

 

 

 

REUTILIO:

MIRANDO POR LA VENTANA Están golpeando en la puerta de abajo. MANUEL LO QUITA DE UN EMPUJÓN DE LA VENTANA Y SE ASOMA

 

MANUEL: ¿Osmundo? Se fue hace dos horas con los dineros del arriendo. Seguro que estará por ahí emborrachando. CIERRA LA VENTANA.

 

OSMUNDO:

Mira que yo sí peleé en Bahía Cochinos. Cuando regresamos a Miami, el presidente Kennedy nos saludó de mano y nos entregó una medalla. Tú en ese año ni habías nacido. Estamos del mismo lado, ¿por qué no me dejas al ir de aquí?

 

MANUEL:

A HARRY  Conque haciéndote pasar por americano, mexicano maricón, estás que te cagas del susto. A los prisioneros de guerra yo los capo con un cuchillo... ¿Todavía no tienes nada qué confesar? LO AMENAZA CON UN CUCHILLO QUE SE SACA DE ENTRE LA BOTA

 

HARRY:

No sé por qué no me quedé en México. Ahora como soy americano, en México me odian y en este país soy un alien. Mamá me decía que en este país...

 

MANUEL:

La jeta cerrada que aquí sólo habla al que se le interrogue. Agacharse todo el mundo, un avión comunista en el horizonte. TODOS SE TIRAN AL PISO, MANUEL COGE UNA BOLSA DE PAPEL, LA ARROJA AL AIRE, LA HABITACIÓN SE LLENA DE CONFETI. Casi nos alcanzan con esa bomba, nos vamos de esta isla de mierda. Esta invasión es un fracaso.  SE COLOCA UNOS AURICULARES, SIMULA UNA TRANSMISIÓN DE RADIO Nombre, John Wayne, Kilo Company, Tercer Batallón, radioperador en Ca Liqu, Colina 512, Vietnam.

 

SACA UN REVÓLVER, REPTA POR LA HABITACIÓN. LOS CUATRO HOMBRES LO MIRAN ASUSTADOS HASTA QUE DESAPARECE DE LA VISTA

 

OSMUNDO:

Ahora se cree en Vietnam, lo mejor es seguirle la cuerda hasta que consigamos ayuda.

 

REUTILIO:

Nos puede matar si se convence de su propia fantasía.

 

HARRY:

¿Por qué no intentamos desarmarlo?

 

JUVENTINO:

Recen conmigo. Oh Jehová, Eterno Espíritu del bien, has que el malvado Satanás que ha tomado cuerpo en la mente atormentada de este fariseo...

 

MANUEL:

SORPRENDIÉNDOLOS POR LA ESPALDA Conque conspirando, ¿no? rápido, identifíquense todos, nombre, rango y posición. APUNTA AL CASERO

 

OSMUNDO:

Osmundo Pérez del Pino, comerciante...

 

MANUEL:

Comerciante no, soldado. Síganme todos. Es nuestro segundo día en el campo de batalla. Tenemos una misión muy importante. ¿Ven esos árboles? SEÑALA AL REVERENDO, A HARRY Y A REUTILIO Ahí detrás los Viet-Cong nos dejaron unas bombas enterradas. Vamos a detonarlas. ¿Quieres que te vuelen la cabeza? ARROJA A OSMUNDO DE UN GOLPE AL PISO Agáchate bien. A LOS OTROS TRES Ustedes idiotas, no se queden ahí parados. ¿No oyeron mi orden? ¿No saben que son árboles? LOS TRES PERMANECEN INDECISOS. EL REVERENDO SE ARRODILLA Y ABRE LOS BRAZOS EN CRUZ PARA REZAR Ustedes dos, SEÑALANDO AL REVERENDO imiten a ese árbol o me veo obligado a podarles el pelo con una granada. Eso que están haciendo se llama insubordinación y en el campo de batalla se castiga con la muerte.

 

HARRY Y REUTILIO ADOPTAN RIDICULAS POSTURAS DE ARBOLES. MANUEL Y OSMUNDO REPTAN ENTRE ELLOS. SE ESCUCHA UNA EXPLOSION, LA CARA DEL CASERO SE TIÑE DE ROJO

 

MANUEL:

Explotó la trampa. No tuve tiempo de avisarle cuando vi la tierra reblandecida. Las esquirlas le volaron las orejas y un ojo me miraba sin cara desde la rama de un árbol. Tiene el cuerpo lleno de huecos, se los tapo con plástico, pero antes de que acabe, se desangra.

EL CASERO QUEDA INMÓVIL EN EL PISO. JUVENTINO, REUTILIQ Y HARRY SE LEVANTAN

 

JUVENTINO:

Se acabó el juego, este hombre es un criminal.

 

HARRY:

LEVANTA LA CABEZA DE OSMUNDO, MIRA LA CARA MANCHADA DE ROJO. GRITA Está muerto. CORRE EN DIRECCIÓN A LA PUERTA

 

MANUEL:

Tú lo mataste y ahora huyes como una rata. LO ALCANZA, LO ARROJA AL PISO DE UNA PATADA, SIMULA QUE LE SUELTA UN CARGADOR EN LA CARA

 

MANUEL:

Veinte disparos en la cara, lo acabé, le desaparecí el rostro y tan solo era un niño de 10 años. A JUVENTINO ¿Capellán, admite el Todopoderoso hombres sin rostro en el cielo?

 

EL CASERO SE LEVANTA ATURDIDO, SE LIMPIA UNA PASTA ROJA QUE LE EMBADURNA LA CARA.

 

REUTILIO:

No estaba muerto. SE TOCA LA CARA… Y yo tampoco.

 

JUVENTINO:

 

A MANUEL Usted mismo tendría entrada al cielo si se arrepiente y nos suelta ahora mismo.

 

HARRY:

Por hacerle esto a un empleado del gobierno, son 20 años de  cárcel.

 

MANUEL:

¿Y a mí que mierdas me importa que me metan 20 años de cárcel? Cuando yo era empleado del gobierno, me pagaban por matar y nadie me mandó a la cárcel, ni a nadie parecía importarle. Un cabrón más o un cabrón menos en este mundo le cuesta lo mismo al gobierno. ¿Acaso creían que por una medalla de bronce y 78 dólares de pensión mensuales yo me iba a olvidar de lodos los muertos del Vietnam si todavía los veo caminando por el barrio y persiguiéndome en los sueños?

 

OSMUNDO:

Si nos sueltas ya mismo, te dejo vivir gratis en este apartamento por seis meses...

 

REUTILIO:

Ni más faltaba, cómo va a perder ese dinero, nosotros le colaboramos...

 

HARRY:

Yo tengo un Mustang modelo 72, un poco viejo, pero se lo puedo...

 

MANUEL:

Pelotón, hemos sido trasladados a An Wai , mejor conocida como "Booby Trap Island". Enfermero, inyécteles Thorazine a estos cobardes a ver si por fin le pierden el miedo a la guerra. SACA UNA JERINGA, SEE LA PASA A HARRY.

 

HARRY:

Como ordene mi sargento.

 

MANUEL:

Mi capitán…

 

HARRY:

Mi capitán. SIMULA INYECTAR A LOS DEMÁS

 

 

 

MANUEL:

Síganme. CORREN, TROTAN, REPTAN POR LA HABITACIÓN Por entre los poros de los árboles respiran esas ratas vietnamitas. Como lombrices de tierra se arrastran por entre el fango de la jungla, se disfrazan de culebra y se cuelgan de los árboles, de repente se nos asoman por la espalda y se ríen de nosotros con sus dientes de cocodrilo. Dos voluntarios que vengan conmigo. Dos soldados enemigos acaban de pasar en esa dirección. HARRY Y OSMUNDO SE LE UNEN, SE ARRASTRAN, DAN UN RODEO Y SALEN DE ESCENA

 

REUTILIO:

Si de esta escapo y no me muero, nunca más al gallinero. Eso me pasa por buena gente, por querer hacer un bien a estos chingados. Como decía mi santa madre, el que se mete de redentor, sale crucificado.

 

JUVENTINO:

Mi mujer ya me debe estar esperando con la comida caliente y ahora se me va a enfriar. Pero Jehová me protege, a mí no me pasa nada.

 

REUTILIO:

Pues yo con Jehová no tengo negocios. Mejor me escapo ahora mismo. SE ALEJA EN DIRECCIÓN A LA PUERTA DETRÁS DE ÉL APARECEN LOS TRES QUE HABÍAN SALIDO DE ESCENA

 

MANUEL:

Comunista de mierda, detente ahí mismo. ¿Para qué defiendes tu país si la guerra la llevan perdida?

 

OSMUNDO:

Exactamente, confiesa.

 

HARRY:

¿Dónde está tu campamento?

 

JUVENTINO:

Ahora todos están locos. SE SANTIGUA

 

 

 

REUTILIO:

Espero que en caso de herida, esto lo cubra el seguro. SE DEVUELVE CON LOS BRAZOS EN ALTO

 

MANUEL:

SACANDO UNA GRANADA DE MANO ¿Ven esto? Con una igualita a ésta exploté una choza de jíbaros vietnamitas. El sargento, me dijo que la lanzara, que la choza estaba llena de vietcongs listos a masacrarnos. Yo lancé la granada por el techo. Cuando fui a contar los cadáveres, lo único que encontré fue una madre con un nene pegado a la teta. Ambos tenían el cráneo destrozado. Ahora recemos juntos porque vamos a volar en coro hacia el reino de los cielos.

 

JUVENTINO:

ARRODILLÁNDOSE No estamos en Vietnam, tenga compasión de nosotras como el Divino Maestro la tuvo de... de... NO ENCUENTRA QUE DECIR de... de los leprosos..

 

OSMUNDO:

No nos mates. Te regalo este apartamento y te doy un sueldo mensual por cuidarme el edificio. Además mira que si me muero, ¿quién le va a cobrar la renta a los inquilinos?

 

REUTILIO:

Prometemos no decirle nada a nadie. Yo les digo a los del Welfare que usted y la señora ya no viven juntos.

 

HARRY:

Nos va a matar, mírenle los ojos, está loco, no nos está escuchando. GRITA ¡Auxilio!

 

SE APAGAN LAS LUCES, LA ESCENA QUEDA EN SILENCIO. OÍMOS TAN SOLO EL ESTRUENDO DEL TREN SUBTERRÁNEO AL PASAR.  EN LA OSCURIDAD SE ESCUCHA LA VOZ DE MANUEL.

 

MANUEL: 

¡Quítense la ropa, payasos! Voy a poner una canción, cuando se acabe prendo la luz y al que  esté vestido le pego un tiro en medio de los ojos. ¡Obedezcan, cabrones!

OÍMOS RUIDOS DE GENTE QUE SE DESVISTE DE PRISA. SE ESCUCHA UN DISCO EN UN TOCADISCOS DESAFINADO..

 

CANCIÓN:   

Palo pa' que aprenda

que aquí si hay honor,

pa' que vea que en el Caribe

no se duerme el camarón

si lo ven que viene

¡palo al tiburón! (8)

 

EL DISCO SE RAYA Y REPITE SIN CESAR LA ULTIMA ESTROFA. SE PRENDEN LAS LUCES VEMOS A TODOS LOS PERSONAJES COMPLETAMENTE DESNUDOS. MANUEL HA DESAPARECIDO DE ESCENA. LOS PERSONAJES SE MIRAN UNOS A OTROS SORPRENDIDOS Y CONFUSOS. BUSCAN A MANUEL CON LA MIRADA. SE FIJAN EN LA VENTANA ABIERTA, REUTILIO SE ASOMA A LA MISMA Y LES COMUNICA A SEÑAS A LOS DEMÁS QUE MANUEL SE HA IDO POR  LA ESCALERA DE INCENDIOS.  LOS 4 HOMBRES DEAMBULAN ENTONCES POR EL ESCENARIO BUSCANDO SU ROPA. REUTILIO TROPIEZA CON UN BOTE VACIO DE PINTURA. UNA GRAN SONRISA LE LLENA LA CARA, SE DETIENE, TOCA SU CUERPO Y

 

GRITA:

REUTILIO: ¡Coño, estamos vivos! ¡Estamos vivos, coño!

SE SIENTA EN EL PISO, TOCA EL BOTE CON LAS PALMAS COMO SI FUERA UNA CONGA. LOS OTROS PERSONAJES LO MIRAN SORPRENDIDOS. REUTILIO TOCA FRENÉTICAMENTE Y CANTA:

 

REUTILIO:

¡Coño, estamos vivos!

 

UNO A UNO, LOS OTROS TRES IMPROVISAN OTROS INSTRUMENTOS. DOS TAPAS DE OLLA FORMAN LOS PLATILLOS, UNA BOTELLA VACIA, UN PITO Y UN TUBO DE METAL,  UN CENCERRO... TODOS CANTAN FRENÉTICAMENTE CON REUTILIO.

 

 

TODOS: 

¡COÑO, ESTAMOS VIVOS! ¡ESTAMOS VIVOS, COÑO!

SU CANTO SE DISUELVE CON UNA BANDA DE SONIDO, LOS PERSONAJES SE TOMAN DE LA MANO Y OLVIDÁNDOSE POR COMPLETO DE SU DESNUDEZ, BAILAN EN UN CIRCULO. SE ESCUCHA UNA CANCIÓN.

 

CANCIÓN:        

Esta historia aquí termina

siendo primero de abril

les pudo pasar a mil

o haber comenzado en mayo

pero sucedió aquí

y le pasó a Manuel Robayo

pudo pasar en la China

en Vietnam o en Puerto Rico

pero pasó en esta esquina

y en este mismo edificio.

Parece que terminara

Lo que apenas es comienzo

porque después de este cuento

sigue otro y no termina.

 

BAJAN LAS LUCES, LA ESCENA QUEDA EN SILENCIO. OÍMOS LA VOZ DE MANUEL, DESESPERADO.

 

MANUEL:

¡Dios, viejo jodido, responde! ¿Recibes hombres sin rostro en el cielo? SE ESCUCHAN UN GRITO Y UNA EXPLOSIÓN.

 

 

 

FIN

 

 


Glosario

 

Mailman (p.108): cartero, en la escena Manuel espera un cheque mensual, tal vez una pensión del ejército.

Parque de los bones (p.108): parque de los vagabundos, la palabra inglesa "bum", vagabundo se españoliza, como bon y su plural, bones.

Zafacón (p.109): para los puertorriqueños, caneca de basura, proviene probablemente del inglés, "safety can".

Lay-down (p.110): tírese al piso.

Subway (p.110): tren subterráneo

Coquis (p.111): ranas, (en Puerto Rico).

Entra mojado y sale seco (p.113): los "mojados", del inglés "wetbacks", son aquellos que atraviesan la frontera a nado y llegan mojados o "ilegalmente" a los Estados Unidos. La expresión quiere decir que se le legaliza su situación de inmigración.

La Migra (p.115): nombre con que se conoce en Estados Unidos entre los latinos a los agentes del gobierno encargados de arrestar y echar del país a los indocumentados.

Guanaco (p.116): apodo que se les da en Centroamérica a los salvadoreños.

Hispanos (p.128): latinos en general, termino acuñado por la Oficina del Censo en 1980 cuando incluyo a los latinos en sus listas.

Army (p.121): ejército

Welfare (p.106): Literalmente, "bienestar", la Oficina del Welfare o del bienestar social, es la encargada de dar auxilios monetarios y cupones de alimentación a las familias desempleadas con niños pequeños.

Census Bureau (p.123): Oficina del Censo.

Bildin (p.123): del ingles "building", edificio.

Hallway (p.130): corredor.

Heater (p.134): aparato de calefacción.

College (p.134): universidad.

Cleaner (p.134): limpiadora.

Landlord (p.144): casateniente.

Zipper (p.147): cremallera

Alien (p.149): nombre que les dan en inglés por igual a los seres de otro planeta o a los extranjeros.Booby Trap Island (p.49): la isla de los campos minados.

 

 

 

CANCIONES

1.         "Te están buscando", por Rubén Blades, en "Canciones del Solar de los Aburridos", por Willie Colón y Rubén Blades, 1981.

2.         "Tiburón" por Rubén Blades, Ibid.

3.         "El Padre Antonio y el Monaguillo Andrés", por Rubén Blades, en "Buscando América", 1983.

4.         "Tiburón", Ibid.

5.         Ibid.

6.         Ibid.

7.         "Blancas Azucenas" por Pedro Flórez, en "La Sonora Matancera del Ayer y sus cantantes", Volumen I.

(8) "Tiburón", Ibid.

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

LA PIÑATA MÁS GRANDE  DEL MUNDO

 

 

 

 

 

 

Mención de Honor,

Concurso de Dramaturgia Infantil, Colcultura, Colombia

 


Personajes

 

Cipriano: Fabricante de piñatas. Tiene unos sesenta años, es moreno de baja estatura, manos duras curtidas por su trabajo. Su cabeza es ligeramente calva, viste un delantal rojo y una camisa de manga corta.

 

La Burrita: Es una piñata de flecos blancos y mirada dulce.

 

La Mujer Maravilla: Es la piñata del personaje de las caricaturas, tiene un vestido azul con flecos dorados, la cara es una máscara de papel rosado.

 

El barquito de papel: Es un barquito de papel dorado con velas blancas.

 

La Piñata del Presidente: Es la piñata de un charro, tiene un traje azul con botones dorados, un sombrerón con cinta, grandes cejas de cabuya y una estrella dorada de alguacil en el pecho.

 

El padre: Tiene unos 40 años y viste deportivamente.

 

El niño: Va a cumplir siete años y viste un pantalón corto y una gorrita azul.

 

Las piñatas serán representadas por actores que tendrán máscaras o partes de su cuerpo en forma de piñata. La piñata del presidente será reemplazada en la escena VIII por una piñata de verdad cuando cuelgue del techo y en la última escena, durante la fiesta.

 

 

 


Introducción

 

Esta es una obra de ficción, pero está basada en un hecho real. En los años años 80, trabajaba como director de voluntarios del Festival de Culturas Populares del Instituto Smithsonian, en Washington, D.C. Los invitados especiales ese año eran representantes de la cultura tradicional mexicana, entre otros bailarines, músicos, trabajadores del cuero y un fabricante de piñatas, venido de Laredo, Texas.

 

Su nombre era Cipriano Cedillo, y durante las dos semanas que duró el festival, demostró al público cómo se fabricaba una piñata de principio a fin, desde que solo era un esqueleto de bambú, hasta que forrada de papel crepé y adornada con papel brillante se convertía en toda una señora piñata.

 

Ese año, Cipriano decidió hacer la piñata de un presidente, pero de tamaño natural. Para ello se inspiró en el presidente Reagan, que en esos años era el inquilino de la Casa Blanca.

 

La piñata fue tomando forma, tal como se describe en la obra, acompañada por otras piñatas que Cipriano tejía a la vez con sus manos maravillosas, dándole forma al bambú, que con papel crepé, engrudo e imaginación, producían piñatas fantásticas que iban desde una Mujer Maravilla hasta una burrita de papel o un barquito colorido que navegaba por mares de papel picado.

 

Fue así cómo de su labor surgió un cuento con el mismo nombre de esta obra y que más tarde con el engrudo de la imaginación, se convertiría en obra de teatro. En Colombia recibió una Mención de Honor del Instituto Colombiano de Cultura en un concurso de teatro infantil que contaba con un jurado internacional.

 

La obra circuló por muchos años por Internet y la leyeron miles de personas, pero nunca había sido llevada al teatro, hasta que veintitanto y más años, recibí un email de México pidiéndome permiso para montar la obra. Complacido respondí que sí, y unos meses más tarde estaría en Hermosillo, México, conociendo a Blanca Sosa, que con su grupo de teatro, había hecho el sueño de las piñatas realidad.

 

Queda para su lectura el texto de la obra, pero si los pica el gusano de la curiosidad y quieren saber cómo quedó la obra en el escenario, al final de la obra está el enlace a YouTube donde verán un espectáculo musical, donde las piñatas de Cipriano que tanto me impactaron, cobraron vida y se convirtieron, gracias a la magia del teatro, en fantasías reales que cantan, bailan, suspiran y nos devuelven a ese mundo maravilloso donde todo lo imposible parece normal y lo normal se vuelve fantástico.

 

 


Escena I

 

Estamos en el taller de Cipriano, es temprano de mañana y Cipriano no ha llegado a su trabajo. En primer plano vemos una mesa de trabajo donde reposan diversos implementos de la piñatería, tales como papel de colores, bambú seco, una olla con engrudo, etc. Al fondo, recostadas en la pared están las piñatas que Cipriano ha venido trabajando, entre ellas vemos a nuestros personajes: la burrita, la mujer maravilla y el barquito de papel. Junto a la mesa de trabajo vemos la armazón de la piñata del presidente. La escena está a media luz y con las luces se simulará la salida del sol. Por el lado derecho del escenario aparece Cipriano.  Se escucha una música tropical, Cipriano abre una puerta y aparece en el escenario, bailando animadamente. Se dirige al público:

 

Cipriano (mientras se viste su delantal):

Qué hermoso es estar

En mi taller de Piñatas

Las piñatas no se quejan

Y nos alegran el alma.

 

Y, ¿saben ustedes cómo se hacen las piñatas?

 

Cipriano se dirige a su mesa de trabajo y desde allí dice:

Para hacer una piñata

Sólo se necesitan tres cosas:

 

Papel con noticias

Mejor alegres que quejosas,

 

Engrudo, se mezcla la harina

con agua y un poquito de cariño

 

y además…

esa cosa tan bonita

que tienen todos los niños,

rima con canción,

pero se llama

¡Imaginación!

 

Cipriano canta y baila

 

Papel, engrudo e imaginación

todos se mezclan

con el cora, cora, corazón

se da una vuelta

y aparece una oreja

se dobla una vara

y aparece una cara

se dan tres vueltas

con engrudo bien disuelto

para que peguen

bien las manos en el cuerpo

papel, engrudo e imaginación

todos mezclados

con el cora, cora, corazón…

so son, so son,

so, so, so, son

todo se mezcla

con el cora, cora, corazón…

 

Para la música, Cipriano cuelga su delantal y se dirige al público:

Ahora tengo que salir a llevar unas piñatas para la fiesta de Miguelito.

¿Conocen a Miguelito?

¿No lo concoen?

¡Miguelito es mi nietecito!

 

Cipriano sale de escena por la puerta del escenario. Lo vemos pasar por la ventana de fondo. De repente se devuelve y dice a sus piñatas:

 

Se me van a portar todas muy bien, ¿no?

La escena se oscurece, escuchamos sonidos de la noche, grillos y ranas que cantan. La escena se va a aclarando y escuchamos el canto mañanero de las aves... Cipriano pasa de nuevo por la ventana, ya aclarando el día y lo vemos entrar de nuevo en escena. Se pone su delantal rojo y de un rincón, toma una escoba. Suavemente entra la música de un vals, al ritmo del mismo, Cipriano baila al tiempo que barre. Deja la escoba de lado y recoge un plumero, continuando con su baile, limpia una por una a sus piñatas. Cierra los ojos y soñador se queda quieto por un momento junto a la Mujer Maravilla. La toma entre sus brazos y la Mujer Maravilla cobra vida y deviene en una bailarina joven y hermosa, con la que Cipriano baila emocionado.

 

Cuando la música termina, Cipriano vuelve a la posición que tenía al principio de su fantasía, lo mismo que la piñata. Abre los ojos y se dirige a sus piñatas:

 

Si mis piñatas

cobraran vida

haríamos una fiesta

con una orquesta de burritas

y una mujer maravilla

que bailaría en mis brazos

las más bellas melodías.

¡Ay mis locas fantasías!

Piñatero a tus piñatas,

que el día es corto

y la vida larga.

 

Dicho esto, Cipriano se dirige a su mesa de trabajo, echa un vistazo a la armazón que tiene al lado y dice:

 

Bueno, es hora de trabajar. ¿Cómo está hoy nuestro futuro presidente? Ésta va a ser la piñata más grande del mundo y va a ser nada más ni nada menos que nuestro mismo presidente, Perico de los Palotes, una piñata hermosa que adornará la mejor fiesta de cumpleaños de este lugar. (Mirando a sus otras piñatas) No se hagan las ofendidas, yo sé que ustedes también son piñatas muy hermosas, pero la  piñata más grande del mundo ha sido el sueño de toda mi vida y hoy, por fin, la voy a terminar. (Mirando a la burrita) ¡Déjate de esos rebuznos melancólicos! Ni más faltaba, ¡una burrita celosa de un charro! Esos lagrimones de confeti nadie te los va a creer.

 

Suena de nuevo la música y vemos cómo embadurna con engrudo el papel azul con que recubre las piernas y el torso de la piñata, con paciencia infinita recubre la cara con papel rosado, de cabuya negra hace las cejas y dos óvalos de color negro se convierten en los ojos. Con papel dorado adorna el sombrero de charro que viste el presidente y para terminar, con el mismo papel hace una estrella de cinco puntas que le cuelga en el pecho. Extasiado, Cipriano contempla su obra maestra, le da los últimos toques, la acomoda y con un cordel la cuelga a secar. La piñata del presidente gira en su cuerda. (Ésta es una piñata real que será reemplazada después por un actor.)

 

Cipriano:

¡Sólo le falta hablar! Si las piñatas hablaran, ¿Qué dirían? Algún día estas piñatas se tienen que volver personas o yo me tengo que volver piñata, para tener una fiesta y divertirnos de lo lindo. (Mirando por la ventana) ¡Caramba, cómo pasa el tiempo!, ya se está oscureciendo.

 

(Cantándole a la piñata del presidente)

Huesos de palo

cejas de cabuya

piel de papel picado

y corazón de luna,

sonrisa de caramelo

ojos de aceituna,

¿por qué es el cielo azul

y blanca la espuma?

 

El escenario se oscurece lentamente y vemos a Cipriano recoger sus implementos, los cuales coloca con cuidado sobre la mesa, tras lo cual sale por una puerta lateral.

 


 

Escena II

 

 

Se escucha una música suave de carnaval, voces y algarabía, las luces suben poco a poco, lo mismo que la música. Vemos que todas las piñatas (menos la del presidente) se han humanizado y están teniendo una fiesta, bailan entre sí, ríen y cantan. La música baja un poco y escuchamos las palabras del barquito de papel.

 

Barquito de Papel:

Cómo me gusta navegar por estas olas de papel,

llegar a islas de cartón, bajo cielos de tela y algodón,

pelear contra monstruos pintados en la pared,

llevar de pasajeras mariposas de origami,

con piel de estrella y ojos de corcel...

 

Burrita:

Si no fuera por el papel picado, no tendría qué comer. Me gusta el papel mantequilla,

porque me hace cosquillas en la cola y en la barriga.

Le tengo alergia al papel periódico,

me marean las noticias amarillas,

me enferman los titulares y los discursos,

pero me como una tira cómica porque me causa tanta risa, ¡que me río hasta por la camisa!

 

Mujer Maravilla:

Yo peleo contra villanos de todos los colores y sabores,

ojirrubios en aeroplanos,

marcianos venidos de la India,

marineros de piscina en traje de fatiga

y fatigados en traje de oficina.

Me duelen la injusticia y las rodillas,

sobre todo cuando bailo con prisa...

 

Repentinamente, la música se suspende, las piñatas se quedan estáticas y se escucha una voz ronca que nadie parece saber de dónde viene.

 

Voz:

Ya basta de tonterías, tanto baile y tanta risa

me enferman del sombrero,

me causan hepatitis de alegría,

me ponen amarillo de contento,

hacen que me dé envidia de 40 grados

y que me salgan viruelas en los dedos.

 

Las luces bajan y un foco ilumina a la piñata del presidente, quien sonríe siniestramente.

 

Presidente:

Yo soy la piñata del presidente y por consiguiente,

soy el presidente de las piñatas.

Teniendo en cuenta mis facultades y sus dificultades,

decreto:

Artículo ventiúnico:

Queda prohibida la alegría,

la risa será castigada, el baile no será permitido

y mucho  menos las carcajadas.

Todo sueño es declarado subversivo,

de ahora en adelante, todo será

trabajo e impuestos,

quedan abolidos los domingos...

el sol saldrá una hora antes...

antes será después y se suspende la hora

del almuerzo.

A trabajar todo el mundo en lo que yo diga,

vamos a barrer el aire

y a desplumar hormigas,

mi reino será ordenado patasarriba.

Favor presentarse siervos y

esclavos de 9 a 8 en mi oficina.

 

La piñata del presidente improvisa un escritorio en la mesa de trabajo de Cipriano. Las piñatas se miran sorprendidas y de mala gana hacen fila para recibir las órdenes del presidente. El presidente lee el periódico y las ignora.

 

 

Barquito de papel:

Hace una hora que esperamos en fila,

queremos que se nos diga cuál es nuestro trabajo.

 

Mujer Maravilla:

(A las otras piñatas)

¿Qué es esta falta de abuso?

Yo no me recuerdo haber elegido a este intruso presidente de nada,

todas las piñatas fuimos hechas del mismo material,

¿qué tiene ésta de especial?

 

Presidente:

(A través de un hueco que ha hecho en el periódico)

Basta de murmurar y escuchen lo que digo.

Lo primero que hay que hacer

para trabajar conmigo es esperar sin nada que hacer,

rascarse el ombligo, a ver,

todo el mundo, a hacer lo que yo digo.

 

(Las piñatas se rascan el ombligo y siguen haciendo lo que el presidente les ordena. Esto lo harán al ritmo de una música de fondo e imitando malamente lo que hace el presidente. Los cuatro formarán un ballet.)

 

 

 


 

Escena III

 

Ballet del aburrimiento

 

Presidente:

Mirar para el techo como si se fueran a caer,

recostarse en la pared,

hacer aviones de papel,

bostezar una y otra vez,

morirse de tedio y de hastío,

quedarse dormidos,

tomar grandes tazas de café,

leer papeles muy aburridos,

cogerse los dedos de los pies,

saltar al derecho y al revés,

hacer cara de fastidio,

gruñir, refunfuñar, tener una rabieta y patalear,

ensayar miradas de furor, oír sin escuchar, hacer ruido, mirar para el techo otra vez,

hacer lo que ya hicimos al principio,

ir y volver, sin llegar a ningún sitio.

Cansarse sin hacer nada...

y ahora a trabajar

porque mi reino patas arriba

no puede funcionar

sin que ustedes hagan lo que yo les diga.

 

Para la música, las piñatas parecen muy cansadas, el presidente sonríe con una mueca malvada. La mujer maravilla da un paso adelante y exclama:

 

Mujer Maravilla:

Ya vas a ver, villano de pacotilla,

la mujer maravilla te va a detener,

porque en este reino de papel,

no hay esclavos ni esclavistas ni presidente...

 

Presidente:

Tampoco hay clavos ni repelente

ni tomates con dos cabezas

ni jirafas con dientes verdes.

Alto ahí, yo soy la piñata del presidente

y por consiguiente, el presidente de las piñatas.

 

(Amenazante se acerca a la mujer maravilla)

Piñata insubordinada, queda usted arrestada

por ordenar la conmoción pública,

por violar el desorden establecido

y por pronunciar discursos aburridos.

 

(Con sus manos gigantescas, el presidente atrapa a la

mujer maravilla y la amarra con una serpentina.)

 

(A las otras piñatas): Y que sirva esto de mal ejemplo,

porque como dice el dicho,

ojos que no ven, corazón contento.

 

(Mira hacia la ventana y hace un gesto de fastidio): Pero cómo pasa el tiempo, se nos está haciendo temprano

y ustedes todavía no han trabajado, a trabajar todo el mundo, porque en este mundo, mando yo, yo soy la piñata del presidente y por consiguiente, el presidente de las piñatas.

Barquito de papel, a cargar viento, burrita de cartón, a subir y a bajar montañas de algodón... y sin un lamento.

 

(El presidente observa al par de piñatas trabajando, al ritmo de sus movimientos, cantarán:)

 

Piñatas:

Trabajo de arriba a abajo

cargando nubes

y encendiendo soles

trabajo de abajo a arriba sembrando flores

y cosechando ortigas,

trabajo y no me pagan

sólo me apagan la luz del día...

 

 

Presidente:

Más trabajo y menos canto,

no gasten la voz

que ustedes tienen dueño

y tanta canción (restregándose los ojos)

me causa sueño...

 

Piñatas: (Cantando)

La piñata del presidente

tiene dos dientes

el cielo tiene

una estrella

y el pájaro

tiene un nido

el presidente

tiene sueño

y está dormido.

 

El presidente se duerme parado. La burrita y el barquito de papel se miran entre sí, caminan en puntillas y liberan a la mujer maravilla. Bajan las luces y vuelven a su posición de piñatas.

 

 

 


Escena IV

 

Es de mañana y Cipriano llega a su taller. Entra alegre y sonriendo, empieza a ordenar sus enseres. De espaldas a las piñatas, se dirige al público:

 

Cipriano:

Si ustedes supieran

que además de piñatero

yo soy el mejor cocinero

de Laredo,

cocino chivo relleno

queda tan rico

que uno se chupa

hasta los dedos...

(Girando la cabeza)

A ver cómo amanecieron mis piñatas.

(Con cara de asombro)

Pero si están cansadas

y ojerosas

como si no hubieran dormido

(Mira al presidente quien sonríe)

Sólo el presidente sonríe

con sus blancos dientes,

la burrita está pancicaída

y el barquito de papel

tiene pálidas las velas

y el timonel

y la mujer maravilla

tiene sin color

las mejillas.

Tranquilas mis piñatas

yo las dejaré como nuevas.

Se dirige a sus piñatas y empieza a trabajar en ellas, quita ojeras, arregla sonrisas, repara velas. Las piñatas vuelven a animarse y de nuevo quedan felices y contentas.

 

Cipriano:

No hay problema que no tenga respuesta

ni respuesta sin problema.

¿Por qué tienen colores las flores y la gente dos orejas?

¿Para qué fabrican miel las abejas?

Cuando está llena la Luna, ¿de qué está llena?

¿A qué hora duermen las ballenas?

¿Por qué durmieron mal mis piñatas

y amanecieron con ojeras?

(Mirando al presidente) ¿Será que están tristes porque tienen celos de la piñata más grande del mundo?

Cipriano hala una cuerda y del techo descienden lentamente pequeñas piñatas que cuelgan de sus respectivos hilos. Vemos piñatas en forma de planeta, estrellas, flores, cometas y abejas. Como un titiritero de piñatas, Cipriano hace que éstas suban, bajen y den vueltas. Cipriano canta la canción de los celos.

 

Cipriano:

Érase un planeta

que quería ser estrella

y sintió celos,

érase un cometa

que quería ser planeta y sintió celos,

érase una abeja

que quería ser cometa

y sintió celos,

érase una flor

que quería ser abeja

y sintió celos,

érase una estrella

que soñaba con ser flor

y sintió celos...

(Deja de cantar y mira a la piñata del presidente) En este paraíso de piñatas no hay manzanas ni serpientes, otra vez es un mundo feliz, con sonrisas llenas de dientes.

(Cipriano sale de escena y las luces bajan.)

 

 


Escena V

 

La piñata del presidente está muy quieta y duerme. Las otras piñatas se van despertando, vemos cómo se desperezan lentamente. Oímos al barquito de papel murmurar mientras se estira:

 

Barquito de Papel:

Tuve una horrible pesadilla,

soñé que el presidente,

¡Dios me asista!

era un odioso fascista...

 

Burrita: (Bostezando)

¿Un fascista?

¿Qué es eso?

Alguien que no come queso?

 

Mujer Maravilla:

Pues no era un sueño,

hablen pasito,

un fascista es el que

se hace dueño

en un momento

de tu vida

y hasta de tus pensamientos

 

Presidente:

(Despertándose) Prohibido hablar sin permiso

o se les quita la voz,

porque en este reino patas arriba

yo soy el dueño de los medios de comunicación, no se puede cantar ni una canción

a menos que así yo lo decida,

yo soy la piñata del presidente

y por consiguiente,

el presidente de las piñatas...

 

Mujer Maravilla:

Nos han quitado hasta el derecho

a tener derecho

en este reino torcido,

a este fascista

nadie lo ha elegido...

 

Presidente:

No me obliguen a volverlos

una pulpa de papel,

¿Y qué insecto ha picado

a esta mujer,

que protesta como si llevara

por dentro toda una orquesta?

A trabajar todo el mundo

porque en este reino mío,

lo que no está alquilado,

está vendido.

 

(Las piñatas pretenden trabajar en cámara lenta, el presidente las supervisa y continúa:)

Venderemos papel a Israel,

y chocolate a la China,

calzoncillos a Argentina,

y jabón al Japón,

importaremos nieve de los Alpes

y alpiste de los Andes,

astronautas de Alemania

y alemanes de España,

arroyos de Guatemala

y tamales de Ucrania,

entonces vendrá el desarrollo

y en cada olla, habrá un pollo,

porque yo soy la piñata del presidente

y por consiguiente,

el presidente de las piñatas...

 

Barquito de Papel:

¿Seré entonces dueño de una compañía pesquera?

¿Ministro de guerra?

¿Pescador de ministros?

¿Yate presidencial?

¿Residencia real?

 

Presidente:

Serás todo lo que tu imaginación quiera,

menos lo que eres en realidad,

para empezar,

te nombro asesor del secretario

del dignatario encargado

del arte de improvisar,

y como si esto fuera poco

te coloco este escudo de metal

y esta bandera de tela

para que en caso de guerra

puedas morir por ellas.

 

El presidente cuelga una bandera pirata llena de estrellas y un escudo con un águila del mástil del barquito de papel. Éste se pasea orgulloso por el escenario, mira con altivez a sus compañeras piñatas. Se detiene frente al presidente. Implorante:

 

Barquito de Papel:

¿Ahora yo también puedo dar órdenes desordenadas,

suspender los derechos

y promover los torcidos,

decir mentiras verdaderas y verdades mentirosas,

trabajar sin moverme

y moverme sin trabajar,

hablar sin decir nada

y nadar sin agua?

 

La mujer maravilla y la burrita miran con asombro a su traidora compañera, el presidente sonríe con una amplia sonrisa de cartón.

 

Presidente:

Peores palabras

yo no podría haber dicho,

podrás hacer todo lo descrito

y además de lo anterior,

te nombro preso y carcelero,

embajador en la Ciudad Perdida

cocinero mayor

ministro de minas y maremotos

y guardia encargado

de vigilar que estas ingratas piñatas

se pongan ahora mismo a trabajar.

(Bostezando) Tanto trabajo

me tiene agotado,

me voy a trabajar acostado.

 

El presidente se acuesta en un rincón. El barquito de papel se pavonea y encara a sus compañeras piñatas:

 

Barquito de Papel:

(En voz alta)

Ya oyeron al señor presidente,

yo, el barquito de papel

he sido ascendido a coronel

y por este escudo de metal

ahora soy general,

encargado de vigilar

el desorden establecido.

(Mira al presidente que cabecea y da

grandes bostezos, mientras los ojos se le abren y se le cierran)

 

Mujer Maravilla:

Eres un traidor que se ha vendido

por una medalla de hojalata

y una bandera pirata

no eres barco sino veleta,

te soplan como si fueras

una trompeta...

 

Burrita: (Lanzando un rebuzno)

A este presidente falso

yo lo despierto de un mordisco

y hasta lo dejo bizco,

lo levanto de una coz

que hasta le quito la voz,

¡Dios me asista,

no hay mal que dure cien años

ni burro que lo resista!

 

Barquito de Papel: (En voz baja)

Hablen pasito

que despiertan

al presidente

y además

yo tengo un plan

para parar

a este delincuente...

 

Burrita: (En voz baja y asombrada)

¿Quiere decir

que no te has vendido

al presidente de lo torcido?

 

Barquito de Papel:

Seré barquito de papel

pero nunca seré infiel,

no seré general del mal

ni yate presidencial...

escuchen, éste es mi plan...

 

Las piñatas hacen un corrillo y el barquito de papel les explica en voz baja su plan, la mujer maravilla sonríe y la burrita tira coces de alegría.

 

 

 


Escena VI

 

Vemos a las piñatas recorriendo con prisa el escenario, recogen pintura, bambú y papel, trabajan laboriosamente, sin que veamos lo que están haciendo. Cuando terminan lucen agotadas y contentas, contemplan su trabajo orgullosas. El barquito de papel se dirige entonces al rincón donde duerme el presidente.

 

Barquito de Papel:

Despierte señor presidente,

perdone que le interrumpa el sueño,

 

(El presidente abre los ojos y gruñe)

quiero decir, el trabajo

le tenemos un regalo

para que usted se siente,

un presidente no debe dormir en el piso

 

(Quitándole el sombrero de charro)

Por medio de este acto lo corono

y le hago entrega de este trono...

 

(La burrita y la mujer maravilla le

muestran al presidente el fruto de

su trabajo y éste sonríe entre sorprendido

y satisfecho. Es un trono recubierto de papel

dorado y estrellas plateadas.)

 

Burrita:

Nosotras las piñatas

hemos humildemente pensado

que un presidente de su talla,

si es que hay ley,

debe ser además rey.

 

Mujer Maravilla:

Y usted, su majestad

desearíamos que fuera,

no sólo la piñata

más grande del mundo,

pues eso sería poca cosa,

sino además, la más hermosa...

 

El presidente orgulloso se dirige a su trono, lo examina para asegurarse que en verdad se trata de un trono. Una vez que está seguro de ello, se sienta en él con cuidado. Las piñatas aplauden, el presidente les hace señas para que dejen de aplaudir.

 

Presidente:

Es para mi una falta de deshonor

sentarme en este trono

que tenía tan merecido,

ya sé que fui por ustedes elegido

porque soy el mejor,

el más grande y el más bello,

y además de ello

puedo confundirlos con mis palabras

y refundirlos con mi habla,

porque tengo una maestría en discursos

y he hecho cursos

de economía, magia y anatomía,

¿Ven esta mano?

Nada por un lado, nada por el otro, (Cierra la mano, la abre y aparece una flor de papel)

Puedo hacer que sientan calor cuando haga frío,

o que llueva y no se mojen

porque en este reino mío

lo más derecho

es lo que está torcido.

(Se mete la flor en la boca y ésta desaparece)

 

Barquito de Papel: (Al público)

Y arriba está abajo

y el orden es el relajo.

 

(Al presidente)

De charro a emperador

todo es asunto de traje

con un poco de maquillaje

y ayudado por un guión

el idiota es presidente

y el ignorante doctor.

 

Mujer Maravilla:

No hay vejez que el maquillaje

no convierta en juventud

aquí los defectos son virtud

todo es asunto de ropaje

por eso le hicimos este traje...

 

La mujer maravilla desenvuelve una túnica blanca y se la presenta al presidente, el cual la mira complacido.

 

Burrita:

Permítame que le rebuzne mi más indigna admiración

porque este traje

de la más falsa seda,

no sólo no lo trajimos

de la China,

sino que es de ordinaria tela

y aunque el burro se vista de seda,

burro se queda,

por eso lucirá su majestad

como siempre ha lucido,

es decir, feo, petulante y engreído...

 

Presidente:

Ya basta de adulación,

me quedo con el traje,

con la corona y el trono

mas no traten de engañarme

que no soy bobo, sé que ustedes no quieren trabajar

y por eso me regalan tanto adorno,

 

(Como si mirara su imagen en un espejo, el presidente se pasea prepotente)

Ahora a trabajar todo el mundo,

porque yo soy la piñata del presidente

y por consiguiente,

...el emperador.

 

 

Las piñatas simulan hacer un mecánico trabajo, mientras el presidente se compone su nuevo traje. Bajan las luces y las piñatas se quedan quietas. La escena se oscurece.

 

 

 

 

 


Escena VII

 

Suben las luces, las piñatas están quietas y parecen muy cansadas, tan sólo la piñata del presidente parece fresca y contenta. Oímos un silbido y es Cipriano que llega a trabajar.

 

Cipriano: (Entrando al escenario, canta y alista sus enseres)

Sonríe Luna, cara de tortilla

rellena de queso y frita en manteca,

la mira el sapo en la laguna,

la luna baila en el agua pura,

la mira el niño desde su cuna,

le guiña un ojo la vieja Luna,

le gruñe el cerdo, el búho ulula,

el señor burro su amor rebuzna,

sonríe Luna que el sol se acerca,

Luna cansada, duerme y se acuesta.

(Hablando) No hay nada como levantarse

bajo el calor de las estrellas

y la luz mágica que regala la Luna.

Veamos ahora cómo están mis piñatas,

 

(Contando) Una, dos, tres...

parecen muy cansadas y me falta una...

¿Qué se hizo el presidente?

 

(Mira por todas partes y no lo encuentra, finalmente, mira hacia el techo y ve la piñata

del presidente, como si fuera un dios, colgando en su trono. Exclama admirado)

 

¿Cómo pasó esto?

No sólo tengo la piñata

más grande del mundo,

sino la más hermosa del universo,

ahora sé por qué mis piñatas

amanecían cansadas

trabajaban de noche

para darme la mayor sorpresa de mi vida,

¡mis piñatas están vivas!

el presidente es emperador

y gobierna desde arriba.

 

(Mirando a sus piñatas)

Ahora para premiarlas,

haré una recua de burritas,

una flota de barquitos de papel

y un ejército de mujeres maravilla,

¡Y que el dios de las piñatas las bendiga!

Cipriano parece muy contento, suena la música del principio y baila con la mujer maravilla. Apenas acaban el baile, aparecen en escena el padre y el hijo, saludando:

 

El padre:

Buenos días don Cipriano,

como le había prometido,

vengo a comprarle una piñata

pero no queremos una piñata cualquiera,

 

El niño: Tenemos como 100 invitados

y necesitamos una piñata

tan grande como una nevera.

El padre: (Mirando las piñatas)

No tiene sólo que ser grande

sino hermosa

queremos una piñata con flecos

y adornos...

 

El niño:

Una piñata que adorne la fiesta

con alma de elefante

y cara de orquesta...

 

Cipriano: Puedo ofrecerles esta burrita,

no es la más grande,

pero es muy bonita...

 

El niño:

Ya tuvimos burrita

en la fiesta pasada

y me dio una coz tan dura

que todavía tengo la pierna morada...

 

Cipriano:

¿Qué de la mujer maravilla?

le caben miles de dulces

y de noche brilla...

 

El padre:

La última nos salió llena

de hormigas,

qué descaro, todavía me rasca

donde me picaron...

 

Cipriano: (Un poco desconsolado)

Éste es el mejor barquito de papel

que haya navegado

por una fiesta de cumpleaños...

El niño:

Un barquito como ese

nos hizo una vez muchos daños,

navegó por la tina, e inundó el baño...

 

Cipriano: Está bien, está bien,

entonces les ofrezco mi mejor piñata,

la más grande, la más hermosa

y la más barata...

 

El niño:

¿Y dónde está esa piñata que no la veo?

¿Acaso nos va

a caer del cielo?

 

Cipriano: (Señalando hacia arriba)

He aquí mi última y mejor creación

la piñata del presidente

sonrisa falsa y dientes de cartón

por dentro charro y por fuera emperador,

le encantan el engrudo y la adulación...

 

El niño: (Mirando al papá)

Ésa es la piñata que quiero,

la más grande que Cipriano ha hecho,

¿podemos bajarla del cielo?

quiero decir, del techo...

 

Cipriano hala la cuerda, suena una música celeste y en medio de una nube, el presidente desciende. Una vez en el piso, las luces se prenderán y apagarán rápidamente y la piñata será sustituida por el actor que la interpreta. Vemos su cara de orgullo por haber sido elegida entre todas las piñatas. Bajan las luces y una luz enfoca por unos segundos la cara feliz del niño quien contempla su piñata, entonces las luces se apagan.

 

 


Escena VIII

 

Estamos en el taller de Cipriano, las piñatas que aparecieron en la escena V, cuelgan de nuevo a la vista del público, la escena está a media luz. Escuchamos una música infantil. En una esquina aparece la escena de la fiesta de cumpleaños del niño. Entre otras cosas, vemos al niño soplando siete velas y al padre aplaudiendo. La música baja y la burrita, la mujer maravilla y el barquito de papel entran en el escenario bailando cogidas de la mano a la vez que cantan.

 

En la esquina opuesta, la piñatas hacen un juego, cada cual está cogida de la cintura de la otra y bailan haciendo un semicírculo. Cambiarán repentinamente de dirección, de manera que la última sea la primera y viceversa.

 

Coro de Piñatas:

Arriba está el sol

abajo hay una orquesta

y la piñata del presidente

está en su fiesta...

 

Burrita:

Piñatas y piñatero

como cabeza y sombrero

(Invitando a Cipriano) bailamos juntos...

 

Barquito de Papel:

Juntos bailamos, la rueda, rueda

el último pase al frente

y el que se queda es el presidente...

(Dan la vuelta, la mujer maravilla queda de

última)

 

Mujer Maravilla: Yo no me quedo atrás ni al frente

la rueda, rueda, está caliente,

porque Cipriano es el presidente...

 

(Dan la vuelta, Cipriano queda de último)

Cipriano: Demos la vuelta en la rueda, rueda,

nadie se queda atrás ni al frente...

 

(Cipriano y las piñatas hacen un círculo. En un extremo del escenario vemos de nuevo la escena de la fiesta, la piñata del presidente cuelga del techo y el niño que cumple años, con un gorrito de papel en la cabeza, la miran con ansias de recibir los regalos.)

 

Todos:

Arriba está el sol

abajo hay una orquesta

y el presidente

está en su fiesta...

Al decir esto, en la esquina opuesta, el niño que cumple años con los ojos vendados y un palo en la mano, a punto de propinarle un garrotazo al presidente.

 

El padre:

A ver, Pedrito, pégale duro a la piñata.

 

Las piñatas salen bailando cogidas de la mano con Cipriano. Se apagan las luces.

 

 

 

FIN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

MEDIA HORA DE AMOR

obra de teatro en un acto y múltiples desacatos

 


(¿Obra de teatro, sueño, recuerdo?)

 

Personajes:

 

Sorayda, edad madura, viste sobriamente, sonrisa entre la nostalgia y la esperanza

 

Marcelo, de 50 a 60 años, escritor en el hilo del abismo

Mesero, como voz en off

 

Pequeña alcoba de motel de amantes de medianoche. Una cama doble, un cuadro lobo en la pared, una música suave de un aparato de radio. Y todo a media luz. La escena está vacía, la música sube de volumen y escuchamos "Solo" de Caetano Veloso en saxofón con acompañamiento de guitarra.

 

Vemos a una pareja de edad madura que entra a la pieza del motel. El hombre se dirige a la ventana, las luces de neón bañan su cara de rojo. La mujer se quita lentamente unos guantes y un pañolón oscuro. Ambos se sientan al borde de la cama. Se miran, baja la música lentamente. El hombre se quita los zapatos. Se sirve de una mesa de noche un vaso de agua, le ofrece a ella. Ella niega con la cabeza.

 

Marcelo:

Dime, Sorayda, cuánto cobras por la hora.

 

Sorayda:

Yo no cobro por la hora, cobro por el polvo.

 

Marcelo:

Entonces me salvé, porque yo me demoro como tres horas en echarme un polvo.

 

Sorayda:

¿Qué te pasa, estás un poco oxidado?

 

Marcelo:

¿Cuánto fue que dijiste que cobrabas por el polvo?

 

 

Sorayda:

¿Y cuánto fue que tú dijiste que pagabas por la hora?

 

Marcelo:

Verás, me… me da pena decirlo pero la verdad es que… MARCELO SE LEVANTA, SE AFLOJA UN POCO LA CORBATA

 

Sorayda:

SE RETOCA EL MAQUILLAJE CON UNOS POLVOS DE BOLSILLO

…¿que no tienes plata?…

 

Marcelo:

La verdad es que nunca me he acostado con una puta…

 

SORAYDA:

RIÉNDOSE Si tienes cara de abuelito, ¿qué hombre en su sano juicio no se ha acostado alguna vez con una puta?

 

Marcelo:

Exactamente, ese es el problema… ARROJA LA CORBATA EN UNA SILLA, SE SIENTA MIRANDO A SORAYDA… Nunca he estado en mi sano juicio.

 

Sorayda:

No me digas que acabas de salir de un manicomio…

 

Marcelo:

Exactamente, ¿cómo lo sabías? ¿Se me nota mucho la cara de loco?

 

Sorayda: A decir verdad, no. Hasta me pareces demasiado cuerdo.

 

Marcelo: Acabo de salir del manicomio… del manicomio del matrimonio. Cuarenta años, como quien dice, cadena perpetua.

 

Sorayda:

¿Te divorciaste, se te murió la mujer?

 

 

 

Marcelo:

RIÉNDOSE No, me conmutaron la pena. SERIO La muy puta me había engañado todos estos años y yo, ingenuamente, nunca me había dado cuenta. Fue mi novia de toda la vida. Tenía 20 años cuando nos casamos. Tuvimos 4 hijos, y cinco nietos. Está bien, tengo cara de abuelito, pero además de idiota…

 

Sorayda:

Maridos cornudos hay por todas partes, las hembras nos volvimos muy putas.

 

Marcelo: Luego aceptas que tengo cara de idiota…

Sorayda:

Por el contrario, tienes una mirada muy inteligente.

 

Marcelo:

Gracias… MIRANDO A SORAYDA A LOS OJOS Lo último que sospeché de ti cuando te vi en el café es que fueras una puta. Podrías haber sido simplemente la abuelita de mis nietos.

 

Sorayda:

¿Comparándome con tu esposa?

 

Marcelo:

No, en absoluto, tú estás muy bien conservada, a ella los años le fueron arrugando el alma y esas arrugas le brotaron en la piel…

 

Sorayda:

Gracias por lo de conservada. ¿Eres psicólogo o poeta?

 

Marcelo:

Dicen que de músico, poeta y loco, todos tenemos un poco. Y tú, ¿has sido puta toda la vida?

 

Sorayda:

SE RÍE, SE PONE DE PIE, SUBE EL VOLUMEN DE LA MÚSICA DE LA RADIO. RECOGE EL PAÑOLÓN DE LA CAMA Y ENVUELVE A MARCELO CON EL MISMO Y LO ATRAE HACIA SÍ. SORAYDA SE MUEVE SENSUALMENTE.

 

Marcelo:

No me contestaste mi pregunta.

 

Sorayda:

¿Y qué diferencia hace? ¿No acabas de decir que tu mujer era una puta toda la vida? Simplemente vas de puta en puta.

 

Marcelo:

SE SIENTA AL BORDE DE LA CAMA, SE AGARRA LA CABEZA CON LAS MANOS. Yo la tenía en un pedestal. Para mí, era la mujer perfecta. La buena madre, la buen esposa, la buena abuela, la buena ama de casa…

 

Sorayda:

SE SIENTA A SU LADO ¿La buena amante?

 

Marcelo:

LA MIRA FÍJAMENTE, PAUSA POR UN MOMENTO. ¿Y es que además de puta eres bruja?

 

Sorayda:

Los dos estereotipos que le han asignado a la mujer cuando no se acoge a las normas de una sociedad que la discrimina, o es puta o es bruja.

 

Marcelo:

¡Además de puta, feminista! Ni más faltaba.

 

Sorayda:

Gracias por recordarme el tercer estereotipo, ¡feminista! Entonces no era buena en la cama…

 

Marcelo:

Sí y no.

 

Sorayda: ¿Sí y no? Explícate.

 

Marcelo:

Era muy bueno echarle un polvo, pero ella parecía no disfrutar.

 

 

Sorayda:

¿Tuvo alguna vez un orgasmo contigo?

 

Marcelo:

¿Ahora eres tú la psicóloga? Yo era de una generación en que eso no se preguntaba. ¿Por qué no empiezas más bien a hacer ahora lo que se supone que tiene que hacer una puta?

 

Sorayda:

Ninguna puta empieza a hacer nada si no le pagan por adelantado.

 

Marcelo:

¿O sea que ya te debo intereses? SACANDO LA BILLETERA Leí en un sitio Web que una puta cara cobraba dos millones. Pero una de 20 años. ¿Qué opinas si te doy la tercera parte de eso ya que debes tener el triple de años?

 

Sorayda:

Una puta de 20 años tiene un tercio de la experiencia que yo tengo, ¿qué opinas si me pagas el triple?

 

Marcelo:

SE RÍE COMO UN LOCO Estás empezando a llegarme, me gusta tu sentido del humor. Tarifa de puta cara. SACA UN FAJO DE BILLETES Y LOS PONE ENCIMA DE LA MESA DE NOCHE. ¿Y ahora, qué?

 

Sorayda:

El cliente generalmente se desnuda y se mete debajo de las sábanas.

 

Marcelo:

Eso sería para un cliente sin imaginación y además muy aburridor. Recuérdate que te dije que era escritor.

 

Sorayda:

Marcelo Fernández, escritor, poeta y loco… ¿qué locura quieres hacer?

 

Marcelo:

¿Qué opinas si te hago un striptease?

 

 

Sorayda:

Pero faltan la música, las luces… el vestuario

 

Marcelo:

Si me esperas un minuto te doy una sorpresa… voy al cuarto de baño. SALE DE ESCENA CON UN MALETÍN EN LA MANO

 

Sorayda:

HABLANDO SOLA Espero que no me pida que también le haga un striptease... LO PIENSA Pero, no está mala la idea, ¿cómo haría un striptease una ex monja? UNA LUZ AZUL ILUMINA EL ESCENARIO; SORAYDA SE IMAGINA QUE ESTÁ HACIENDO UN STRIPTEASE PARA MARCELO, SE ESCUCHA LA MÚSICA DE SWEET DREAMS (CON LA QUE DEMI MOORE BAILA EN SU PELÍCULA “STRIPTEASE”) SORAYDA SE DESNUDA SENSUALMENTE, TIENE EN LA CABEZA UN TOCADO BLANCO DE MONJA. MARCELO ES COMO EL CLIENTE DE UN CLUB DE STRIPTEASE EN LA PRIMERA FILA, SORAYDA SE LE ACERCA PROVOCATIVAMENTE, MARCELO PONE UN BILLETE ENTRE SU ROPA INTERIOR. FINALMENTE ELLA SE DESPOJA DEL BRASIER Y LO LANZA A LA CARA DE MARCELO, LA ESCENA QUEDA A OSCURAS, LA MÚSICA SIGUE POR UNOS MOMENTOS. SUBEN LAS LUCES SUAVEMENTE, SORAYDA ESTÁ VESTIDA Y CONSERVA TODAVÍA SU POSE SOÑADORA

 

Marcelo:

ENTRA EN ESCENA. SACANDO UN iPOD DEL MALETÍN Aquí está la música. ¿Te gusta Jane Birkin?

 

Sorayda:

DESPERTÁNDOSE DE SU SUEÑO ¿Jane, quién?

 

Marcelo:

Jane Birkin... La de la famosa canción, Je T'Aime...

 

Sorayda:

¿La de los orgasmos musicales?

 

 

 

Marcelo:

La misma, pero esta es otra canción que ella cantaba. Nunca le hice un striptease a mi esposa, pero siempre tenía esa fantasía en la cabeza.

 

Sorayda:

¿Por qué no se lo hiciste?

 

Marcelo:

Porque al final pasaría lo mismo, haríamos el amor mecánicamente y yo me imaginaría que no le estaba haciendo el amor a ella sino a Jean Birkin…

 

Sorayda:

Ahora entiendo, el “marido fiel” le era infiel a la esposa en sus pensamientos…

 

Marcelo:

¿Acaso si me imagino que te maté tú te caes muerta? Cualquiera puede tener fantasías… el problema es actuarlas…

 

Sorayda:

Empieza de una vez que para eso me estás pagando. ¿Tengo que darte al final una propina?

 

Marcelo:

Solo si te gusta…

 

MARCELO PRENDE EL iPOD Y SUENA LA MÚSICA DE “POUR UN FLIRT AVEC TOI”.

 

EMPIEZA A BAILAR Y A DESNUDARSE LENTAMENTE. SU LENGUAJE CORPORAL SE TRANSFORMA, PARECE REJUVENECIDO Y SENSUAL. SE QUITA LA ROPA, PRENDA POR PRENDA, VA ARROJÁNDOLA A LA CAMA, CERCA DE SORAYDA. QUEDA EN ROPA INTERIOR, DE ESPALDAS A SORAYDA. SE VOLTEA. SORAYDA SE RÍE LOCAMENTE.

 

Sorayda:

Esa es la ropa interior más chistosa que he visto en mi vida.

 

Marcelo:

¿Te gusta?

 

Sorayda:

¿Siempre usas eso?

 

Marcelo:

La encontré hace unos días en una tienda y me pareció que sería divertida para un striptease.

 

Sorayda:

Es la primera vez que veo la trompa de un elefante entre las piernas de un hombre. ¿Será para compensar por lo que no hay debajo?

 

Marcelo:

El sexo no está en el tamaño sino en la mente. VISTIÉNDOSE Me imagino que como puta ya habrás visto de todo.

 

Sorayda:

¿Sabes que esta es la décima vez que me llamas una puta? Me deshumaniza.

 

Marcelo:

¿Acaso no eres una puta?

 

Sorayda:

Supongamos que no.

 

Marcelo:

¿Es que no lo eres?

 

Sorayda:

Veamos, imagínate que no soy una puta y que me quieres seducir. ¿Por qué no empezamos otra vez desde el principio?

 

Marcelo:

¡Pero si ya te pagué!

Sorayda:

Se dirige a la mesa, toma los billetes, camina hacia la ventana, la abre y los echa a volar con el viento.

 

Marcelo:

SE LEVANTA DE LA CAMA, MIRA LOS BILLETES CAER EN LA CALLE.

¡Botaste tu dinero y ahora hay docenas de personas recogiéndolo!

 

Sorayda:

Querrás decir tu dinero, porque nunca me lo gané. Ahora sí, empieza a seducirme y deja de llamarme puta.

 

Marcelo:

¡Fuera de puta, loca!

 

Sorayda:

¿Cuál de los dos es más puto, la que peca por la paga o el que paga por pecar?

 

Marcelo:

Está bien, Sor Juana Inés, no te llamaré puta más. ¿Te han dicho alguna vez que tienes una mirada hermosa?

 

Sorayda:

¿Solo la mirada?

 

Marcelo:

Bueno, eres una mujer muy atractiva… si tuvieras veinte años menos…

 

Sorayda:

Si tuviera veinte años menos, ¿qué? Así no se seduce a una mujer, ya veo porque tu esposa te era infiel…

 

Marcelo:

¿Por qué crees que mi esposa me era infiel?

 

Sorayda:

¿Qué tipo de libros escribes? ¿Eres famoso?

 

Marcelo:

No contestaste mi pregunta…

 

Sorayda: Ni tú la mía.

Marcelo:

Si te respondo, ¿prometes contestármela? SORAYDA ASIENTE CON LA CABEZA No soy famoso ni nunca lo seré, soy un escritor fantasma.

 

Sorayda:

No me digas que eres el fantasma de Vargas Vila...

 

Marcelo:

Verás, escribo novelas para mujeres ricas y aburridas de la vida que quieren que algo excitante pase en su existencia. Ellas pasan por grandes autoras y yo paso por un gran cheque.

 

SORAYDA:

SE RÍE A CARCAJADAS ¿Y por qué no escribes una novela bajo tu propio nombre?

 

Marcelo:

Me alegra que te divierta la historia de mi vida. Publiqué una novela con mi nombre. Se vendieron doscientos ejemplares. Los compré yo mismo. PAUSA Pero, nos estamos desviando del tema, ¿no se suponía que yo iba a seducirte? Ah, y además me ibas a decir por qué creías que mi esposa me era infiel.

 

Sorayda:

¿Fuiste su primer amante?

 

Marcelo:

Era virgen cuando la conocí…

 

Sorayda: Es obvio. No la satisfacías, quería tener experiencias eróticas con otros hombres, estaba aburrida de lo mismo, quería saber si con otro hombre sentiría algo distinto. Bueno, ahora te daré una oportunidad para seducirme. Cuéntame un cuento erótico y te lo inventas sobre la marcha.

 

Marcelo:

Contar no es lo mismo que escribir, cada acción de creación sucede en diferentes partes del cerebro…

 

 

Sorayda:

Yo te digo el comienzo y tú sigues… Un hombre de mediana edad, digamos como tú, se encuentra una mujer interesante en un café. El hombre está deprimido porque se acaba de divorciar de su mujer, entonces…

 

Marcelo:

Ese no es el comienzo de una historia erótica, es lo que nos pasó esta misma noche… PAUSA Ah, ya veo… la mujer le sonríe y…

SORAYDA Y MARCELO SE SIENTAN EN DOS SILLAS APARTE. SIMULAN LA ESCENA DEL CAFÉ.

 

Marcelo:

CAMBIANDO LA VOZ ¿Qué le provoca hoy, don Marcelo? CON SU PROPIA VOZ Gracias, Felipe, lo mismo de siempre. Un capuchino bien espumoso. CON LA VOZ DEL MESERO ¿Canela o cardamomo, don Marcelo? CON SU PROPIA VOZ ¿Podrías hacerme un favor, Felipe? No me llames más “don” o si no te empezaré a llamar también “don Felipe”. CON VOZ DEL MESERO Pero, do…, don Marcelo, son órdenes del jefe de cómo debemos tratar a los clientes. CON VOZ DE MARCELO ¿Acaso el cliente no tiene siempre la razón? No más “don” y con canela por favor. MIRA A SORAYDA, QUIEN SONRÍE. EN VOZ BAJA A FELIPE ¿Ya atendiste a la dama de aquella mesa? Llévale, por favor, un capuchino a mi nombre.

 

Sorayda:

¡Pero yo no pedí ningún capuchino! VOZ DE FELIPE Es cortesía del caballero de la mesa del frente, don Marcelo.

 

MARCELO LE SONRÍE A SORAYDA, ELLA LE DEVUELVE LA SONRISA, SE DIRIGE HACIA ELLA.

 

Marcelo:

¿Sería mucho atrevimiento sin compartimos un café juntos?

 

Sorayda:

Encantada, siéntese. Y, gracias por el capuchino.

 

Marcelo:

LE TIENDE LA MANO Marcelo Fernández, un servidor.

 

 

Sorayda:

Sorayda Zúñiga, no sé si seré su servidora, pero estoy encantada de conocerlo.

 

VOLVEMOS A LA ESCENA DEL MOTEL

 

Marcelo:

Hablan por media hora de cosas triviales. Empieza a llover y él se ofrece a llevarla a su casa. Cuando están en el auto, ella lo acaricia suavemente entre las piernas, el hombre se excita y de pronto se da cuenta de que en verdad está con una puta y le propone que si quiere ir a un motel…

 

Sorayda:

Ahí está el punto central de tu escena erótica. Ella lo acaricia y él decide que si lo está acariciando debe de ser una puta…

 

Marcelo:

¿Quieres decir que en verdad no eres una puta?

 

Sorayda:

Si soy una puta… desde que te conocí en el café. Me gustó tu forma de tratar al mesero y presentí que eras una persona interesante… Para decirte la verdad, nunca me he acostado con un hombre…

 

Marcelo:

SORPRENDIDO ¡No me digas que además eres virgen!

 

Sorayda:

Estuve en un convento por treinta años. “Las Adoratrices de las Llagas de Cristo”. No sé cómo lo pude soportar. Mi esposo moral era Jesucristo y había decidido que a él dedicaría mi vida. En ese convento pasaban cosas raras.

 

Marcelo:

¿Cómo qué?

 

Sorayda:

Lo supe por el jardinero… me dijo que había fetos enterrados entre las rosas del jardín… No quise creerlo, hasta que un día, desapareció una hermana. Era joven y atractiva. Había sangre en su habitación. El cadáver fue encontrado mutilado y desmembrado días más tarde. Acusaron del crimen a su compañera de alcoba… pero según el jardinero, había sido un crimen pasional y la otra monja no había tenido nada que ver, la habían usado de chivo expiatorio… al poco tiempo despidieron al jardinero… mucho más tarde, la otra hermana fue puesta en libertad por falta de pruebas y nunca se encontró al verdadero culpable…

 

Marcelo: SE ACERCA A ELLA, LA MIRA FIJAMENTE, LA TOMA ENTRE LOS BRAZOS. LE ACARICIA LA CARA, EMPIEZA A RECORRER SU CUERPO CON SUS MANOS, LA BESA EN EL CUELLO, TRATA DE BESARLA EN LA BOCA

 

Sorayda:

SE LEVANTA DE LA CAMA Escuché los gritos aquella noche. Había una gran tempestad y estaban cayendo rayos. Me asomé a mi puerta y alcancé a distinguir la figura de un hombre, un hombre de sotana que salía de la habitación de Sor Alicia… La policía me interrogó, pero no le dije nada, sabía que si hablaba, la otra muerta sería yo… LLORA, SE AGARRA LA CABEZA CON LAS MANOS

 

Marcelo:

SE LEVANTA DE LA CAMA, SE ACERCA A SORAYDA, EN SU iPOD PONE UNA CANCIÓN, SE ESCUCHA UN BOLERO, “SABOR A MÍ”. BAILAN HASTA QUE TERMINA LA MÚSICA, SIGUEN ABRAZADOS. Tu historia en verdad me ha conmovido. Querías servir a Dios y estabas sirviendo al diablo.

 

Sorayda:

Nunca había bailado amacizada con un hombre… algo vibró en mi cuerpo, pero mi mente se niega a aceptarlo…

 

Marcelo:

ACARICIA LA BARBILLA DE SORAYDA; LA MIRA FÍJAMENTE A LOS OJOS El demonio de la carne. La religión convirtió el sexo en pecado y penalizó el placer. Mira lo que crearon en verdad con sus prohibiciones, demonios vestidos de ángeles. La religión nos hizo sentir culpables por sentir placer… ¿Alguna vez te has masturbado? ¿Has tenido un orgasmo?

 

 

 

Sorayda:

No, pero sé lo que es el deseo. En mis sueños un hombre apuesto entraba en mi celda y me encontraba desnuda en la cama, masturbándome con una vela bendita. El hombre se desnudaba y yo sentía su miembro que me penetraba hasta lo más profundo del alma. Cuando estaba a punto de tener un orgasmo, abría los ojos y el hombre guapo se había transformado en un demonio. Sus ojos eran de fuego y era mitad humano y mitad animal. Me tenía atrapada con sus cuernos contra la almohada. Trataba de gritar y no me salía la voz. El hombre me besaba y su lengua, bifurcada como la de una culebra me atravesaba la garganta. Finalmente, lograba alcanzar la vela bendita que se había caído al piso y lo golpeaba con ella… entonces, el demonio se desvanecía, y yo me despertaba sudorosa y temblando… y con una vela bendita resquebrajada en la mano… SORAYDA LLORA

 

Marcelo:

TOMA A SORAYDA EN SUS BRAZOS, LE ACARICIA EL CABELLO Por suerte solo era una pesadilla, no te voy a decir que no llores porque así logras sacar todos esos sentimientos encontrados que llevas dentro. La religión te hizo ver el sexo como algo demoníaco y eso te producía esas pesadillas… Sabes, cuando yo me masturbé por primera vez me sentí infinitamente culpable. Me sentía sucio y pecador. Yo estudiaba en un colegio de curas y había aprendido muy bien la lección: masturbarse era un vicio y un pecado…

 

Sorayda:

Eran algo más que pesadillas, cuando me despertaba sentía chorrear de mi vagina un hilo de leche blanca…

 

Marcelo:

Si un demonio te hubiera eyaculado por dentro, ¿no crees que en algún momento habrías quedado embarazada?

 

Sorayda:

Yo no quedé embarazada, pero a otra hermana que nunca había tenido relaciones con ningún hombre, de repente le empezó a crecer el vientre… había tenido mi misma pesadilla… además, yo soy estéril… decidí entrar a un convento después de que tuve una histerectomía. Quería ser una mujer como todas las mujeres, tener un esposo, ser madre y de repente mis sueños se fueron a la deriva, como una hoja arrastrada por el viento…

 

Marcelo:

LA ATRAE HACIA SÍ Y LA ABRAZA Una mujer siempre será mujer, ningún ser humano está definido por el aparato reproductivo que tenga o no tenga. Hay mujeres estériles que se casan y adoptan hijos, viven la maternidad y son abuelas, llevan una vida completamente normal…

 

Sorayda:

SE APARTA DE MARCELO No me consueles. Mi vida ya pasó, y aquí estoy, contándosela a un perfecto desconocido que vio en mí una puta y la trajo a un motel para satisfacerse con ella. Nada te hace mejor que el demonio de mis sueños. Debo marcharme. Llamaré un taxi.

 

Marcelo:

¿Puedo confesarte algo?

 

Sorayda:

Confiesa lo que quieras, pero no soy cura para absolverte. Entonces llamaré el taxi.

 

Marcelo:

Me estoy enamorando de ti.

 

Sorayda:

Ya lo sé. Quieres tu media hora de amor y después deshacerte de mí con cualquier excusa. Voy a llamar el taxi.

 

Marcelo:

Pensé al principio que la que quería media hora de amor eras tú. Yo no te puse primero mi mano entre tus piernas. No lo puedes negar, me deseaste y ahora el demonio de la religión quiere que me golpees en la cabeza con la vela bendita de la negación del deseo… ¿No tiene sentido? Sorayda, mírame a los ojos. No soy ningún demonio. Está bien, lo acepto, pensé al principio que me acostaría contigo y que te pagaría por ello. No te estaba viendo como un ser humano… ahora te veo con otros ojos… los ojos del amor…

 

Sorayda:

SE RÍE Señor escritor, ¿no se da cuenta de que el guión de su historia es muy predecible? Usted acaba de sufrir una decepción amorosa, se siente solo, busca compañía. Confunde la soledad con el amor y le dice a la primera mujer con la que tiene la oportunidad de estar solo que se está enamorando de ella… Tal vez sienta lástima de mí, tal vez usted necesite compañía, pero, ¿amor? ¿Cómo me va a amar si apenas me conoce?

 

Marcelo:

Ahora me tratas de “usted”… pero te tengo que confesar algo más. No era completamente cierto cuando dije que nunca había estado con una puta…

 

Sorayda:

SE RÍE ¡El gran marido fiel sí andaba de putas! Y, ahora dice que me ama…

 

Marcelo:

Por favor, un momento, no saltes a conclusiones. Fue mucho antes de casarme. Tenía 18 años y acababa de ingresar a la universidad. Mis amigos se burlaban de mí porque era virgen… así que un día hicieron una colecta y me invitaron a una casa de citas. Por fuera parecía un bar, con portero, luces y sitio para parquear. Todo estaba en penumbra, nos llevaron a una salita y las mujeres comenzaron a desfilar frente a nosotros, éramos tres, conmigo. Nos decían sus nombres y se sentaban en la sala a esperar para ver si las elegíamos. En esa oscuridad escasamente se podían ver sus caras. Parecían mujeres normales, como las que uno se encontraba en la calle. No estaban maquilladas en exceso ni vestían ropa para excitar a los clientes. Solo quería salir de allí. Una de las mujeres se me acercó y me dijo: “¿Quieres subir conmigo?” Me dio pena rechazarla. Se llamaba Alicia. Subimos a una pequeña habitación. Yo me empecé a desnudar. Me quité la ropa interior y ella se quitó el vestido, se quedó con los pantaloncitos y el brasier puestos. Nos trajeron media botella de aguardiente. Bebimos una copa. Yo traté de tocarle los senos y ella me dijo: “Por favor, no me toques los senos que estoy amamantando”. Entonces, empezó a contarme la historia de su vida. Había sido desplazada por la violencia, el hombre con el que vivía la había abandonado embarazada y ahora tenía que sostener a su pequeña hija. Recuerdo que dijo que era de Armero, parecía más interesada en hablar que en hacer el amor. Su historia me fascinó. Entonces decidí volverme escritor, escuchar lo que la gente tenía para contar y ponerlo por escrito. Solo hablamos, sentí pena por ella, ¿cómo podría yo hacerle el amor por dinero a una mujer que tenía que vender su cuerpo para poder amamantar a su hija? Le pagué el dinero y le agradecí que me hubiera contado la historia de su vida. Ella, sin saberlo, estaba cambiando el rumbo de mi vida…

 

Sorayda:

Ya lo veo. Ahora sientes compasión por mí, escribirás una historia que llamarás “Media hora de amor” con lo que yo te he contado y se la venderás a alguna de esas mujeres ricas y desocupadas que quieren ser escritoras famosas. Es muy claro el paralelo… la puta de tu juventud y la puta de tu senectud… y a ninguna de las dos le hiciste el amor…

 

Marcelo:

Sentí compasión por Alicia, por ti no siento compasión. Veo algo muy intenso dentro de ti, el amor contenido por años de represión en un convento, adorando a un Dios que nadie ha visto y rodeada por demonios con sotana. ¿Será que tu alma se está rebelando por haberle prohibido las caricias a tu cuerpo?

 

Sorayda:

Está bien, acaríciame…

 

Marcelo:

¿Alguna vez te han besado?

 

Sorayda:

Solo el perro del jardinero.

 

Marcelo:

No tienes por qué insultar al jardinero…

 

Sorayda:

¡El jardinero tenía un perro! MARCELO SE RÍE Y ABRAZA A SORAYDA

 

Marcelo:

Te entendí perfectamente, solo quería hacer un chiste… LA ATRAE HACIA SÍ Y LA BESA INTESAMENTE EN LA BOCA. SE ESCUCHA DE NUEVO EL BOLERO “SABOR A MÍ”. MARCELO LA SIGUE BESANDO CON PASIÓN. BAJA LA MÚSICA, SORAYDA SE DESPRENDE ÉL.

 

Sorayda:

Ahora soy yo la que te tiene que confesar algo…

 

 

Marcelo:

Puedes confesarme lo que quieras, será como una catarsis para sacar de tu alma lo que te esté atormentando…

 

Sorayda:

Todo empezó cuando me fui a confesar con uno de los sacerdotes que iban al convento a oficiar misa. A las adoratrices nos inculcaban o más bien lavaban el cerebro, diciéndonos que éramos las novias espirituales de Cristo, que nuestra virginidad era el mejor regalo que le podíamos dar al Señor y que los deseos sexuales eran la lucha entre el demonio y la carne… El confesionario era tan solo un reclinatorio cubierto por un velo transparente. Yo empecé a contarle al sacerdote los sueños que me atormentaban, cuando sentí que su mano subía por mis piernas hacia mis muslos, por debajo del hábito. Me quedé congelada, no sabía qué hacer. La capilla estaba en penumbras, solo las velas de las adoratrices alumbraban tenuemente la imagen de Cristo. No podía correr, no podía gritar. Cuando sentí sus dedos en mi vagina y levanté la vista, vi al demonio de mis sueños, entonces salí corriendo de la capilla y me acosté en mi celda a llorar…

 

MARCELO SE ACERCA A SORAYDA; LA TOMA SUAVEMENTE DE LA MANO.

 

Sorayda:

Me sentía desesperada, un hombre me había tocado y ahora yo no sería nadie a los ojos de Cristo, tan solo una pecadora más. Pensé en suicidarme, me clavé las uñas en las muñecas y comencé a sangrar. En ese momento sentí que golpeaban a mi celda. Abrí la puerta y era la hermana Camila. Me dio un abrazo y me dijo que lo había presenciado todo desde una esquina oscura de la capilla. Me besó en las mejillas y me dijo que me tranquilizara. Me vendó las muñecas y me dijo que no fuera a cometer una locura. Comenzó a visitarme cada noche, me contó la historia de su vida y me dijo que iba a abandonar el convento. Estaba ahora tan decepcionada como yo con la vida religiosa… entonces pasó lo que nunca pensé que me pasaría… empezamos una relación lesbiana, solo nos acariciábamos y nos abrazábamos… pero eso hizo que me remordiera aún más la conciencia… entonces decidí abandonar el convento. Y aquí me ves, la vida pasó por mí sin que yo pasara por la vida.

 

 

 

Marcelo:

MARCELO LA ATRAE HACIA SÍ, LA BESA EN LOS LABIOS LE ACARICIA EL CABELLO Todo eso ya quedó atrás, ahora vas a empezar otra vida…

 

Sorayda:

Lo siento, no puedo seguir. Me siento como una puta dejándome besar por un desconocido. Además, ahora tú sabes más de mí que lo que yo sé de ti.

 

Marcelo:

¿Te gustó el beso?

 

Sorayda:

¿Cuál de los dos?

 

Marcelo:

Sólo te di un beso largo.

 

Sorayda:

Te olvidaste de la vez que me besó el perro del jardinero.

 

Marcelo:

SE RÍE Sabía que tenías buen sentido del humor…

 

Sorayda:

Confieso que me gustó, por eso no te pude seguir besando…

 

Marcelo:

¿Por qué?

 

Sorayda: Porque terminaríamos haciendo el amor y yo dejaría mi virginidad tirada en un motelito, en las manos de un desconocido que no sé si jamás volvería a ver…

Marcelo:

No soy un desconocido. MIRA EL RELOJ Nos conocimos hace dos horas, 38 minutos y 33 segundos…

 

Sorayda:

Quiero saber más de ti. ¿Por qué te casaste con tu mujer? ¿Cómo se llamaba? ¿Qué te gustaba de ella? ¿Qué libros escribes?

 

Marcelo:

¿No quieres saber también si tengo un perro?

 

Sorayda:

¿No me quieres contestar?

 

Marcelo:

Sí, se llama Tor, es medio pastor alemán y medio despistado…

 

Sorayda:

Ahora sí llamaré el taxi. TOMA SU CELULAR, MARCA UN NÚMERO

 

Marcelo:

Conocí a una mujer en la universidad. Fue un encuentro verdaderamente casual. SORAYDA INTERRUMPE LA LLAMADA Y GUARDA EL CELULAR Era mi primer semestre y vi un letrero acerca de una reunión del grupo de teatro de la universidad. Querían nuevos actores. Era una noche de lluvia, la reunión era en una capilla antigua en lo alto de una colina. Solo llegamos dos nuevos aspirantes a actores, Verónica y yo…

 

Sorayda:

Verónica… ¿Te casaste con ella?

 

Marcelo: Lo sabrás cuando caiga el telón. Cuando conocí a Verónica me sentí como si estuviera inmerso en una película francesa. Parecíamos predestinados a encontrarnos y en el sitio más inesperado del mundo. Tenía los ojos verdes y tristes, el cabello largo y negro, era menuda y sutil… me enamoré de ella al verla…

 

Sorayda:

Parece que te enamoras con facilidad…

 

Marcelo:

Más bien con felicidad… pero, ¿quieres que te siga contando?

 

 

Sorayda:

No te interrumpiré más.

 

Marcelo:

Empezamos a salir juntos, y ella me contó la historia de su vida. Era de una familia burguesa, adinerada, pero vivía descontenta con las desigualdades del mundo. Yo también lo estaba, había visto mucha miseria e injusticia con solo ir por las calles. Esa visión del mundo nos unía. En aquella época yo todavía era virgen y rebelde. Jamás había besado a una mujer ni tenido una novia. Verónica era como un sueño para mí. Me enamoraba de ella cada día más y más… sin atreverme a confesárselo…

 

Sorayda:

¿Eras muy tímido?

 

Marcelo:

¡Timidísimo! Participamos juntos en una obra de teatro, escrita por el grupo mismo. Ambos teníamos ideas libertarias… el grupo de teatro era maoísta…

 

Sorayda:

¿Un grupo de teatro maoísta en una universidad burguesa?

 

Marcelo:

Eran los años setenta, la fiebre de la liberación hacía erupción en todos los movimientos estudiantiles del planeta. Juntos íbamos a manifestar y a lanzarle piedra a la policía. Nunca supe si fuimos novios o qué éramos. Salimos juntos por dos años. No me atrevía a confesarle mi amor…

 

Sorayda:

Por lo menos la besarías…

 

Marcelo:

Jamás le di un beso ni le toqué una mano… Me contó que la habían violado siendo una niña. El trauma de la violación la había dejado recelosa de los hombres. Se había casado, se había divorciado y ahora tenía un novio… pero no era yo.

 

 

 

Sorayda:

Una combinación perfecta, un tímido sexual con una mujer desconfiada de los hombres. ¿En qué acabaron?

 

Marcelo:

Todo pasó como un relámpago. Tenía un amigo extranjero, un joven que estudiaba español en la universidad y me invitó a pasar un fin de semana en el campo con otras estudiantes extranjeras…

Sorayda:

Me lo imagino, tu virginidad se quedó bajo las estrellas…

 

Marcelo:

Si ya te lo imaginas todo, paro de contar…

 

Sorayda:

Discúlpame, no te interrumpiré más…

 

Marcelo:

Eran como tres o cuatro chicas, más o menos de mi edad. Estuvimos tomando aguardiente, yo masticaba el francés y ellas rasguñaban el español, en verdad no sé cuánto nos entendíamos. El caso es que al final una de ellas resultó conmigo en la cama. Me besó tiernamente. Sentí como si el universo entero me entrara y me saliera por el cuerpo. Ella tenía una blusa sin brasier y unos shorts con la cremallera abierta. Nos desnudamos… sentí sus senos cálidos como un par de azucenas meciéndose al sol del mediodía… puse mis dedos entre su vagina y entonces su aroma sexual me enloqueció, se apoderó de todos mis sentidos. Era una sensación que jamás había sentido, era un almizcle de hembra en celo que me hizo perder la noción del tiempo y del espacio. Tenía que probarla con mi boca y su aroma sexual se penetró por cada uno de los poros de mi cuerpo… después, ella puso mi pene en su boca y le mordió la punta suavemente… entonces me dijo que esperara un momento, iba a hacer algo que no entendí. Regresó a los pocos minutos y me dijo algo más en francés a lo que yo asentí. Había llegado el momento de la verdad… y yo no sabía exactamente qué hacer… traté de penetrarla, pero por más que intentaba no lograba encontrar el sitio exacto donde estaba la vagina. Ella tomo mi pene entre sus manos y se lo introdujo… sentí su vagina cálida y jugosa y tuve inmediatamente un orgasmo. ¡No habíamos empezado a hacer el amor cuando ya habíamos terminado!

 

Sorayda:

Querrás decir que tú habías terminado…

 

Marcelo:

Pero eso no fue lo peor, lo que me había dicho en francés era que no le eyaculara por dentro. Me preguntó en francés: “Te viniste”, yo le contesté que sí. Vi su cara de angustia: “Pero te advertí que no lo hicieras”, me dijo. Solo se había puesto una espuma anticonceptiva y no quería quedar embarazada… Nuestra relación empezó y terminó esa misma noche… jamás la volví a ver…

 

Sorayda:

¿Qué pasó con Verónica?

 

Marcelo:

Terminé inmediatamente esa relación que no existía. No me podía imaginar cómo había pasado dos años de mi vida sin recibir siquiera un beso y en una noche lo había recibido todo, de una perfecta desconocida. Entonces conocí a Raquel en una fiesta, fue amor a primera vista. Nos enamoramos locamente y nos casamos cuando terminamos la universidad. Toda una vida junto a ella y al final resultó que ni siquiera la conocía.

 

Sorayda:

Como a mí…

 

Marcelo:

No, los años han pasado y con el tiempo, uno aprende a leer el alma de la gente. Como dice uno de los versos de Neruda: “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”.

 

Sorayda:

¿Te gusta la poesía?

 

Marcelo:

Vivía enamorado del amor. Antes de enamorarme escribía versos hasta en los vidrios empañados en las tardes de lluvia…

 

Sorayda:

¿Has publicado algún libro de versos?

 

 

 

Marcelo:

SE RÍE Lo último que publicaría en mi vida es un libro de versos, cualquier cursi con un teclado y una conexión a Internet escribe un verso y lo publica.

 

Sorayda:

¿No serás tú uno de esos cursis?

 

Marcelo:

No sé si soy un poeta cursi, mi primer verso lo publicaron cuando tenía 16 años. Y, sí, décadas después lo puse en Internet.

 

Sorayda:

¿Me lo recitarías?

 

Marcelo:

Primero me baño desnudo en una pileta pública que declamar un verso, soy malísimo para ello…

 

Sorayda:

Podrías leérmelo de Internet…

 

Marcelo:

¿Para qué buscar en Internet lo que tengo guardado en al cabeza? Te lo diré, pero no lo declamaré, me echarías tomates…

 

Sorayda:

Soy toda oídos…

 

Marcelo:

MIRANDO EL RELOJ ¿Sabías que ya son las tres de la mañana?

 

Sorayda:

Y cantan los gallos en la montaña. ¿Es ese el verso?

 

Marcelo:

Está bien, ganaste. Pero recuerda que es un jovencito de 16 años el que dice estas palabras… ¿prometes no burlarte de mí?

 

 

 

 

Sorayda:

LE ACARICIA LA MANO SUAVEMENTE SE LA BESA Tienes unas manos muy delicadas, parecen haber sido hechas para acariciar… por favor, empieza…

 

Marcelo:

Óyeme, afuera está lloviendo

Y hace frío, es de noche

¡Qué oscuro está!

Mas aquí dentro, amor mío

Mi corazón calienta ya…

 

Sorayda:

Cómo suspiro,

No sé que hacer,

Tu amor me consume

invade mi ser…

 

Marcelo:

¡Es imposible! ¿Cómo te puedes saberte este verso?

 

Sorayda: Lo encontré en Internet, me gustó y me lo aprendí… ¡No puedo creer que haya sido exactamente tu verso!

 

Marcelo:

¿Es esto una coincidencia o una locura?

 

Sorayda:

Iambas cosas a la vez.

 

Marcelo:

¡Pero hay miles de páginas en Internet con millones de versos! ¿Cómo encontraste el mío?

 

Sorayda:

Estaba buscando poemas de Neruda y encontré uno de sus versos en el preámbulo de un libro de poemas de un escritor desconocido: “Para mi corazón basta tu pecho, para tu libertad bastan mis alas”. Después seguía tu poema… lloré de alegría al leerlo… ¿continúas?

Marcelo:

Si la lluvia está cayendo,

Mi alma en ardor inunda,

Mas mi corazón en penumbra,

No sabe llorar, ¿por qué?

 

Sorayda:

Siento frío, también pena…

¿Me consuelas?

Marcelo:

¡Te consuelo!

 

Sorayda:

No estoy triste... siento miedo,

De perderte a llegar puedo

 

Marcelo:

Si no puedo contener

Esta pasión, este ensueño

Que me hizo enamorar

 

Ambos:

De ti, de todo lo más bello

¡Que lo bello supo dar!

 

SORAYDA Y MARCELO SE BESAN APASIONADAMENTE. SE ESCUCHA UNA MELODÍA ROMÁNTICA. EN UN TELÓN ILUMINADO VEMOS LAS SOMBRAS DE LA PAREJA BAILANDO. POCO A POCO LAS PRENDAS QUE LLEVAN PUESTAS VAN CAYENDO AL PISO. LAS MANOS DE MARCELO ACARICIAN SUAVEMENTE EL CUERPO DE SORAYDA. OÍMOS LAS RESPIRACIONES AGITADAS Y EL JADEO CADA VEZ MÁS INTENSO DE SORAYDA. HACEN EL AMOR DE PIE. EL JADEO DE SORAYDA SE CONVIERTE EN UN GRITO ORGÁSMICO… LA ESCENA SE OSCURECE. SE ESCUCHA UNA CANCIÓN.

 

Solo quiero media hora…

de amor

Media hora de ternura

Media hora de locura

Media hora de pasión

Media hora

es un siglo en el corazón

Media hora es una vida

Si se vive con pasión

Media hora de ternura

Media hora de locura

Media hora de pasión

Solo quiero en esta vida

Media hora de tu amor

Y que nunca se termine

y que paremos para siempre

en medio de un beso ardiente

los relojes del amor…

Media hora de ternura

Media hora de locura

Media hora de pasión

Media hora de tu amor…

 

 

 

FIN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

songorocosongo@icloud.com